Bienestar

Estrés auditivo severo afecta a niños

Con la tensión generada por el estrés, aumentamos la tensión muscular

El estrés auditivo puede causar sordera a largo plazo

El estrés no sólo impacta en la calidad de vida y en el estado de ánimo, también impacta directamente en la salud al detonar enfermedades del corazón como infartos o problemas auditivos.

De acuerdo con un estudio del Instituto Karolinska de Estocolmo, se especifica que el estrés es uno de los detonadores de problemas auditivos como la hipersensibilidad al sonido, problema que se ha agudizado en niños, debido a  los estilos y las condiciones de vida, así como de los hábitos de higiene, reveló  también el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

Este problema merma la calidad de vida de las personas porque con un ruido mínimo siente como si le perforaran los oídos, lo que genera aislamiento y angustia.

Y es que con la tensión generada por el estrés, aumentamos la tensión muscular, que a su vez y de manera directa afecta a los músculos faciales y el cuello. El estrés activa los músculos de la masticación y produce en ocasiones sensación de oídos tapados y zumbidos. Esto suele ser debido al apretamiento de los dientes durante la noche cuando estamos sometidos a una gran tensión, esto origina tensión en el músculo del oído, dolor y mal funcionamiento de las estructuras internas del oído llevando hasta una disminución sonora temporal.

Todo esto puede a la larga desencadenar enfermedades como el síndrome de Méniere que puede comenzar como un zumbido o sensación de oído tapado, con una disminución auditiva o vértigo.

La institución educativa privada señaló que realizar este tipo de diagnósticos en una población de esta magnitud, es un reto considerable en lo cual la plataforma Sonidoc responde con éxito a esta demanda.

 “Llegar a cinco mil niños diagnosticados en menos de cuatro meses es el objetivo inicial de este año, aunque la viralización de la plataforma Web permitirá tener un número muy superior con el apoyo de las aplicaciones móviles en iOS y Android, mismas que pronto serán liberadas “, expuso.

Refirió que las raíces de Sonidoc surgieron hace ocho años, en las clases de Física II de los programas de Ingeniería del Tecnológico de Monterrey, como una respuesta de Juan Manuel Campos Sandoval, Director Académico del área de Ingeniería.

El directivo del ITESM se hizo acreedor al Premio Nacional Profesor Inspirador 2016. Como parte del Modelo Educativo Tec21, el proyecto surgió inicialmente al tratar de ejemplificar varios principios físicos a través del funcionamiento de algunos dispositivos de instrumentación médica, señaló.

Posteriormente, apuntó, involucró a los alumnos de esta materia en una iniciativa que contribuyera al desarrollo o ejercicio de sus competencias ciudadanas e incluyera a la par a los sectores profesionales, productivos y de la gestión pública.

Destacó que al día de hoy, Sonidoc ha involucrado también a alumnos de materias del área de tecnologías de información, mecatrónica, matemáticas y arquitectura.

También cuenta con la participación adicional de alumnos voluntarios, alumnos becarios, alumnos de servicio social, profesores de otros niveles académicos e incluso, Exatec, añadió.

Detalló que el rango de audición humana se define clásicamente entre los 20 Hz –frecuencia mínima de escucha- y los 20000 Hz –frecuencia máxima-.

El ITESM explicó que la pérdida auditiva es una constante de la condición humana en el tiempo.

El reto, dijo, radica en caracterizar esta pérdida y determinar si su evolución exhibe un comportamiento normal de acuerdo a un modelo matemático científicamente comprobado o bien, si hubo o hay algún factor que la haya acelerado.

Manifestó que en sus comienzos, el diagnóstico de pérdida auditiva se realizaba de manera manual en ciertos lugares públicos y centros comerciales.

Esto se realizaba con el apoyo de instrumentación médica tradicional y ciertos programas informáticos de generación de frecuencias sonoras, en donde los estudiantes invitaban a los transeúntes a medir su capacidad auditiva y aprovechaban para tomarles la presión y peso, señaló.

Destacó que las posibilidades de Sonidoc son amplias en virtud de su accesibilidad y omnipresencia en la Web, y aunque puede ser usada por personas de todas las edades, está enfocada especialmente a niños y a profesores de escuelas primarias.

Pero sobre todo hay que evitar que los niños escuchen música a niveles altos, evitar gritarles, apartarlos de lugares ruidosos y evitar que usen audífonos a edades tempranas, por largos ratos y con sonidos muy elevados.

Imprimir