Palabras proféticas del papa Francisco, hace un año - Carlos Villa Roiz | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017
Palabras proféticas del papa Francisco, hace un año | La Crónica de Hoy

Palabras proféticas del papa Francisco, hace un año

Carlos Villa Roiz

Se cumple un año de que el papa Francisco visitara México y algunos de los mensajes que nos dejó resultaron proféticos y útiles en ciertos rubros, como es el caso de los migrantes, ahora que se viven días de incertidumbre con la política emprendida por el presidente de Estados Unidos de Norteamérica, Donald Trump.
La emigración, ciertamente, es uno de los temas recurrentes del Papa y por supuesto considera que este es un derecho de todo ser humano, y más cuando este fenómeno se debe a causas como la pobreza, la falta de empleo y la guerra. Frente al muro fronterizo, en Ciudad Juárez, Chihuahua, el Santo Padre dijo que  “muchos dejan atrás las propias raíces  para aventurarse, aun en la clandestinidad que implica todo tipo de riesgos, en búsqueda de la luz verde que juzgan como esperanza. Tantas familias se dividen; y no siempre la integración en la presunta tierra prometida es tan fácil como se piensa”.
A los jóvenes mexicanos, a quienes calificó como la más grande riqueza del país, les dijo que se atrevan a soñar en el México que desean construir y el que desean legar a otras generaciones; les recomendó evitar caer en el pecado de la desesperanza y el desánimo, además de que les advirtió: “No se dejen pisar por nadie”.
A las autoridades civiles y religiosas les habló de la ética al servicio del bien común, la dignidad de la persona y de la justicia; también nos exhortó a alimentar nuestra memoria histórica y a no olvidar nuestras raíces. Luego habló de la causa común de promover el desarrollo nacional: “Es una tarea que involucra a todo el pueblo mexicano en las distintas instancias tanto públicas como privadas, tanto colectivas como individuales”. En otro momento de sus discursos, habló de echarle ganas a todo y a tener esperanzas.
El papa Francisco hizo varias referencias a quienes con frecuencia son excluidos de la sociedad: los enfermos, los ancianos, los marginados geográficos y físicos, y resaltó el compromiso social que se tiene con ellos. También condenó enérgicamente al narcotráfico, a la corrupción y a la economía del descarte.
Como ocurrió con San Juan Pablo II, el papa Francisco también se reunió con comunidades indígenas en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, a quienes dijo que “han sido incomprendidos y excluidos de la sociedad. Algunos han considerado inferiores sus valores, sus culturas, sus tradiciones. Otros, mareados por el poder, el dinero y las leyes del mercado, los han despojado de sus tierras o han realizado acciones que las contaminaban. ¡Qué tristeza! Qué bien nos haría a todos un examen de conciencia y aprender a decir: perdón”. En esta reunión, el Papa aprovechó para repetir algunos de los conceptos ecológicos y a favor del medio ambiente que aparecen en su Encíclica: “Laudato Si, el Cuidado de la casa común”.
A las personas privadas de la libertad, el papa Francisco los exhortó a revertir la situación de violencia y a convertirse en profetas de la paz social. Habló de solidaridad, misericordia y de la auténtica reinserción social de estas personas.
Durante el vuelo de regreso a Roma, el papa Francisco concedió una entrevista a los periodistas en el avión en el que viajaba, y en donde, a una pregunta ex profesa, refiriéndose al muro de Donald Trump, el papa respondió que la actitud cristiana consiste en construir puentes y no muros.

 

 

Imprimir

Comentarios