Nacional

Suspenden 250 clínicas de cirugía estética “patito” en 12 años

Los cirujanos plásticos deben estar certificados por el Consejo Mexicano de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva (CMCPER).

Última parte

Si usted está pensando en practicarse alguna intervención estética o quirúrgica que le permita lucir un cuerpo más escultural, asegúrese de que el establecimiento al que acudirá cumpla con ocho requisitos mínimos indispensables con base en la normatividad de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, recomendó Álvaro Pérez Vega, comisionado de Operación Sanitaria de la Cofepris.

En materia médica, el doctor Eduardo Gutiérrez, presidente del Colegio de Cirujanos Plásticos del Valle de México, calificó como fundamental que la persona que se someterá a algún procedimiento quirúrgico o estético verifique que el médico sea un cirujano plástico profesional y certificado por el Consejo Mexicano de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva (CMCPER).

MÍNIMO 12 AÑOS DE ESTUDIO PARA SER CIRUJANO CERTIFICADO. Entrevistado por Crónica, Gutiérrez Salgado advirtió que ser cirujano plástico significa tener al menos 12 años de estudio para su especialización: “No hay otro modo de ser un buen cirujano, si no es con todos estos años de estudio”.

Primero deben tener la especialidad universitaria, después la certificación del Consejo, asociación ligada al Comité Normativo Nacional de Consejos de Especialidades Médicas (Conacem) y a la Academia Nacional de Medicina.

A su vez, la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva (AMCPER) brinda educación médica continua a los médicos que ya están titulados para que se certifiquen cada cinco años, tal como ocurre con el Consejo Mexicano de Cirugía Plástica. La gente puede llamar a esta asociación y tener la certeza de que su médico está certificado.

PROBLEMA A NIVEL MUNDIAL. El galeno reconoció que uno de los problemas que en la actualidad se vive, es que en todo el mundo hay residencias universitarias para especialidades, como es el caso de la cirugía plástica. Empero, de manera paralela, se han creado escuelas que no son de la especialidad, aunque dicen que preparan para cuestiones estéticas o cirugía cosmética.

“Éste es un conflicto mundial, no sólo en México, donde hay escuelas que no son de especialidades como tales,  sino que son escuelas relacionadas con la cirugía estética y con procedimientos de cirugía cosmética”, aunque no son especialistas en la materia. Es ahí, con ese tipo de estudios,  con los  que la gente debe tener cuidado y siempre verificar que la certificación sea por organismos mexicanos.

Refirió que si se algún especialista realizó estudios en el extranjero, éstos deberán estar avalados por la Asociación y el Consejo, para poder certificarse. Insistió en que si se trata de médicos extranjeros, aunque estén legalmente en el país trabajando, “no pueden ejercer la especialidad si no están naturalizados mexicanos y deben contar con la cédula de la Dirección General de Profesiones”. Esas acciones brindan la certeza a la gente de que en efecto están siendo atendidos por verdaderos profesionales.

LOS COSTOS. Cuando los costos son demasiado bajos es un indicador de alerta. Tal es el caso de los establecimientos en donde se ofrecen precios de cuatro o cinco mil pesos con una condición de riesgo muy alta. Lo mejor, dijo, es retirarse.

COMBATE A CLÍNICAS “PATITO”. Pérez Vega refirió que la Cofepris inició una estrategia para combatir el mercado ilegal de los servicios de salud de las llamadas “clínicas patito”. A partir de 2 mil 717 visitas a estos establecimientos en todo el país se suspendieron 250 clínicas y se aplicaron multas por casi 30 millones de pesos, de 2004 a la fecha.

Las zonas conurbadas de Guadalajara, Ciudad de México y Monterrey son las que tienen un mayor número de establecimientos de este tipo, además de la zona turística de Quintana Roo y la zona  fronteriza de Baja California.

Entre las principales irregularidades detectadas está la usurpación de profesión. Las personas se ostentan como médicos y no han terminado la carrera o ni siquiera han estudiado medicina, o estudiaron medicina general, pero no son especialistas en cirugía plástica y, por tanto, no pueden brindar este tipo de servicios.

También están los insumos sin etiquetado en español, de dudosa procedencia ni documentos de adquisición, los medicamentos caducos y la falta de higiene. En algunos casos, las áreas de separación ni siquiera existen (negra, gris y blanca) y se han encontrado lugares donde no existe un quirófano, sino apenas un cuarto acondicionado.

El comisionado Pérez Vega consideró que la demanda de este tipo de establecimientos se debe al afán de muchas personas por mantener cuerpos delgados, formados de manera escultural o musculosa, pero se quiere todo eso sin un régimen de actividad física “que es lo que está llevando a que la gente busque cambios mágicos, rápido y sin ningún esfuerzo”.

 Ante ello, insistió, es importante verificar que los establecimientos cumplan con los requisitos mencionados.La verdad es que son pocas las consultas que nos hacen en relación a estas clínicas.  “La gente, por lo regular, no acude a nosotros para informarse y tratar de encontrar el mejor lugar. Lo ideal sería que cada vez un mayor número de personas se acercara a la autoridad”.

EN QUÉ FIJARSE. La fachada es el primer punto importante, porque, dijo, no es posible que en una casa de una planta, exista un quirófano. Luego, los precios; si son costos muy bajos hay que sospechar, porque con un verdadero profesional, con cédula y certificación, si hablamos de una operación de busto, andará en mínimo 50 mil pesos y de ahí para arriba”, dijo.

En el teléfono 01800-033-50-50 o en la página en internet, www.cofepris.gob.mx, recomendó, se pueden realizar las denuncias, aunque esta práctica también es poco común, ya que del total de las tres mil denuncias que se presentaron ante la Cofepris, apenas el cinco por ciento fue sobre este tipo de establecimientos, es decir, apenas unas 150. Y todas han sido atendidas.

Garantía

Los ocho pasos a verificar en un establecimiento

El comisionado de Operación Sanitaria de la Cofepris, Álvaro Pérez Vega, resaltó que los establecimientos que ofrecen servicios de salud, además del personal certificado, deben cumplir ocho requisitos fundamentales:

1) La licencia sanitaria para llevar a cabo procedimientos quirúrgicos.

2) Que el médico que realiza los procedimientos tenga especialidad en cirugía plástica y que la documentación se encuentre a la vista del público.

3) Contar con procedimientos de atención de urgencia del paciente o de canalización a través de ambulancia para llevarlo a otro hospital con mayor atención o mayor cobertura.

4) También debe contar con medicamentos vigentes, etiquetas en español y con el registro sanitario, tanto de los productos como las medicinas o los químicos que pudieran utilizar en los procedimientos.

5) Para las intervenciones quirúrgicas es requisito imprescindible que esté separada el área blanca  (la zona del quirófano) del área gris (la de tránsito) y del área negra (donde se inicia la restricción de acceso).

6) El quirófano debe cumplir con tener paredes y pisos lisos, sin salientes o ranuras que puedan acumular polvo o bacterias, contar con una mesa especial para cirugías y lámparas empotradas en el techo, así como poseer un equipo especial para dar anestesia a los pacientes, operado por un anestesiólogo titulado y con especialidad en la materia.

7) Debe haber un área de recuperación post-cirugía.

8) Los medicamentos deberán presentar registro sanitario, etiquetas en español, no deberán estar caducos ni deberán suministrarse de manera fraccionada.

Imprimir