El turismo en la dimensión desconocida

Juan Manuel Asai

Acapulco.- El rasgo distintivo de la edición 2017 del Tianguis Turístico, que este año regresa a Acapulco, Guerrero, es que será el primero de la era Trump. Esto supone un cambio cualitativo en las condiciones en las que se desarrollará la industria de viajes en los próximos años a nivel mundial y, sobre todo, entre México y Estados Unidos.

El Tianguis es el evento más importante del año en el sector. Como cualquier tianguis su primer objetivo es comprar y vender, pero también es una ocasión única para tener juntos, bajo un mismo techo, a los turisteros, funcionarios, empresarios, prestadores de servicios, periodistas especializados, para reflexionar sobre los retos que encara la actividad. Con Donald Trump en la Casa Blanca el turismo entra a una dimensión desconocida. Cualquier cosa puede pasar.

¿La comunidad empresarial turística del país y las autoridades federales, estatales y municipales están listas para encarar a Trump? Esta pregunta será una de las que se plantearán durante el evento de Acapulco. En el Tianguis del año pasado en Guadalajara, en el tradicional desayuno-conferencia de prensa que ofrece Alejandro Zozaya, de AMResorts, le pregunté qué pasaría si Donald Trump ganaba la elección para presidente de Estados Unidos y construía el muro. Zozaya, acaso el empresario mexicano más exitoso del ramo, sonrió como si hubiera dicho un disparate. Me respondió que eso no iba a pasar. Que Trump ni siquiera ganaría la elección interna del Partido Republicano, mucho menos construiría un muro ni nada por el estilo.

Lo recuerdo porque es obvio que no se esperaba el triunfo de Donald y hoy la actividad atraviesa por un periodo de incertidumbre sobre lo que puede venir en el futuro inmediato. El Tianguis de Acapulco, que será del 27 al 30 de marzo en Mundo Imperial, debe servir para encontrar respuestas de manera conjunta y para ajustar el modelo de operación a las nuevas circunstancia, nada halagüeñas.

Mazatlán.- Siguiendo del modelo del Pow Wow, que es el nombre de una fiesta tradicional de los habitantes originales de lo que hoy es Estados Unidos, y que así se conoce a la feria turística más importante del país, la Secretaría de Turismo federal, en tiempos de la maestra Gloria Guevara, resolvió hacer itinerante al Tianguis. La edición 2018 será en Mazatlán, Sinaloa. La noticia se conoció hace unos días, coincidiendo con una gira de trabajo del secretario Enrique de la Madrid por aquellas latitudes. Los prestadores de servicios turísticos de la entidad están de plácemes. Ya comenzaron los trabajos de preparación, como un programa de modernización del Centro Histórico de Mazatlán con una inversión de 50 millones de pesos. Los sinaloenses han dicho que harán el mejor tianguis de la historia, lo que muestra, de entrada, buena actitud.

La obtención de la sede es el punto culminante de un arduo proceso de reposicionamiento a nivel nacional e internacional, que tomó varios años, después de una crisis derivada de un brote de violencia que afectó a los visitantes. Las consecuencias fueron desastrosas. Mazatlán emprendió un cuesta arriba muy fatigoso. Las líneas de cruceros le dieron la espalda y por años no hicieron escala en Sinaloa. Hoy, gracias a un despliegue de tenacidad, están de regreso en el juego. El nuevo gobernador del estado, Quirino Ordaz Coppel, integrante de una familia con muchos intereses en el sector, es un turistero de toda la vida. Sabe en lo que se metió al solicitar ser sede del Tianguis, pero también conoce los beneficios que se pueden obtener. Adelante.

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios