Banco de México e inflación - Rosa Gómez Tovar | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017
Banco de México e inflación | La Crónica de Hoy

Banco de México e inflación

Rosa Gómez Tovar

El pasado 9 de febrero, el Banco de México (BM) anunció un incremento a la tasa de interés de 50 puntos base, esto es, si la tasa anteriormente era 5.75 por ciento ahora será 6.25 por ciento. Éste es el sexto incremento desde el año pasado (a principios de 2016 se inició con una tasa de 3.25, y hubo incrementos de 50 puntos en febrero, junio, septiembre, noviembre y diciembre, por lo que se terminó el año con una tasa de 5.75). Esta decisión es el resultado de dos hechos, por un lado, el informe sobre la inflación del mes de febrero, publicado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y, por otro lado, el aumento de las expectativas de inflación en la encuesta que hace el BM al sector privado cada mes.

En enero, de acuerdo al Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) de ese mes, la inflación se incrementó en 1.70 por ciento respecto a diciembre de 2016, mientras que, si se compara este valor con el del mes de enero de 2016, la previsión de inflación anual es de 4.72 por ciento. Para darnos una idea de la magnitud del aumento de los precios en este principio de año, en igual mes del año anterior los datos correspondientes fueron de 0.38 por ciento y de 2.61 por ciento de inflación anual.

El objetivo de inflación del BM es 3 por ciento, con un margen de más/menos uno por ciento, entonces, de continuar esta tendencia de los precios, la inflación se encontraría fuera del objetivo que se ha fijado esta institución.

Por otro lado, los especialistas en economía del sector privado, a quienes el BM entrevista de forma mensual, indicaron que las expectativas que tienen de inflación para el 2017 rondan en 5.25 por ciento, pronóstico mayor en al menos un punto porcentual de lo que pensaban en el mes de diciembre, y al mismo tiempo redujeron las previsiones de crecimiento económico para México a 1.5 por ciento.

En su análisis, los funcionarios de la junta de gobierno del banco, explican que estos incrementos son resultado del ajuste al precio de la gasolina y los efectos de la depreciación del tipo de cambio. Sin embargo, apuntan que los cambios en precios de energéticos “no deberían tener un impacto sostenido y generalizado en los precios de la economía”. En el caso del efecto del ajuste en el tipo de cambio, la variación en los precios relativos entre bienes comerciales y no comerciales se dará de forma gradual, por lo que su aportación será mantener la creencia entre los agentes que la inflación no se desatará, utilizando el ajuste a la tasa de interés.

El tipo de cambio no se estabilizará hasta que quede claro qué pasará con el comercio de bienes y servicios entre México y nuestro vecino del norte, que es igual de impredecible que el mandatario estadunidense. Además, no hay expectativas de que el precio de la gasolina vaya a bajar, en realidad se espera que vuelva a aumentar. Esto nos indica que el BM seguirá utilizando la tasa de interés tantas veces sea necesario para contener el aumento de precios este año. Esto, inevitablemente desincentivará la inversión de connacionales en el país (el crédito se hace más caro), aunado a la incertidumbre de lo que pasará con Estados Unidos, provocando que haya menor inversión extranjera.

Sin cambios en la política económica planteada por el gobierno y con un contexto económico más severo cada día, el único pronóstico es bajo crecimiento económico para nuestro país.

rosagomeztovar@outlook.com

 

Imprimir

Comentarios