Mundo

Trump promete un trato “espectacular” a Canadá

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, mostraron ayer su voluntad de trabajar juntos y tender “puentes” para mejorar el comercio bilateral, en peligro por la deriva proteccionista del nuevo inquilino de la Casa Blanca.

Los dos líderes mantuvieron su primera reunión bilateral desde que Trump asumió la Presidencia el pasado 20 de enero y después ofrecieron una rueda de prensa en la Casa Blanca, en la que a ambos se les notó algo incómodos y que no contuvo muchos detalles sobre cómo y en qué van a cooperar en los próximos meses.

“Retoques”. Lo único que anticipó Trump, en respuesta a una pregunta sobre su promesa de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), firmado por los dos países junto con México hace más de 20 años, es que el comercio con Canadá es “espectacular” y que únicamente lo “retocará”.

“Tenemos una relación de comercio espectacular con Canadá. Vamos a retocarla, haremos ciertas cosas que van a beneficiar a nuestros dos países. Es una situación mucho menos grave que lo que ha ocurrido en la frontera sur”, afirmó Trump.

“Canadienses preocupados”. En Canadá, tanto conservadores como liberales consideran que el TLCAN, puesto en vigor en 1994, ha sido clave para el bienestar del país al multiplicar las relaciones comerciales entre Ottawa y Washington hasta convertirlos en los dos mayores socios comerciales del mundo.

Ayer, Trudeau enfatizó durante la conferencia de prensa que “millones de buenos empleos de clase media en ambos lados de la frontera dependen” de esa relación comercial.

La posible renegociación del TLCAN “es una verdadera preocupación para muchos canadienses, porque sabemos que nuestra economía depende mucho de nuestros vínculos, nuestra relación con Estados Unidos”, apuntó el primer ministro.

Tanto Trump como Trudeau subrayaron la relevancia de los lazos bilaterales, durante la rueda de prensa y en comunicado conjunto en el que aseguran que no hay otros dos países “que compartan unas relaciones más profundas o amplias que Canadá y Estados Unidos”.

Trudeau reconoció, no obstante, que las relaciones bilaterales son “bastante complejas” y que no siempre va a estar de acuerdo en todo con Trump.

Pero “no lo duden”, Canadá y Estados Unidos “siempre seguirán siendo los socios más esenciales uno para el otro”, apuntó a continuación.

“Canadá no roba empleos”. La declaración de Trump causó alivió en Canadá, donde uno de cada siete empleos en el país dependen del tráfico comercial con Estados Unidos.

En un comunicado, Teamsters Canada, uno de los principales sindicatos del país con 115 mil afiliados, elogió la reunión “y espera que ambos países sigan trabajando juntos para la creación de una relación comercial mutuamente beneficiosa”.

David Wilkins, embajador estadunidense en Canadá entre 2005 y 2009, declaró que, en su reunión con Trump, Trudeau “estableció con mucho éxito” un buen tono con el presidente.

“Canadá no se lleva empleos de Estados Unidos. Estados Unidos no se lleva empleos de Canadá. Lo que hacemos juntos es crear empleos. Lo que ha dicho hoy es reiterar eso”, concluyó el ex embajador.

Imprimir