Mundo

Denuncian persecución política a Ernesto Cardenal en Nicaragua

Ernesto Cardenal.

Las organizaciones PEN Internacional, que promueve la voz de los escritores en todo el mundo, y Red Internacional de Escritores por la Tierra (RIET), con más de 800 miembros en decenas de países, reclamaron ayer al Gobierno de Nicaragua que retire una orden judicial que obliga al sacerdote trapense y poeta nicaragüense, Ernesto Cardenal, a pagar casi 600 mil dólares en indemnización por daños y perjuicios a una ex colaboradora suya con quien disputó la propiedad de un hotel.

“PEN Internacional quiere expresar su más rotunda solidaridad con el poeta y escritor”, informó ayer dicha organización. Por su parte, RIET señaló en un comunicado que “ha reclamado al gobierno de Nicaragua, liderado por Daniel Ortega, que interceda y retire la millonaria multa impuesta a Ernesto Cardenal”.

“Persecución”. “Creemos que sus posiciones valientes, directas y críticas a la situación de Nicaragua bajo el gobierno, desde 2007, de Daniel Ortega, son las que le han causado perjuicios y persecución”, sostuvo PEN Internacional sobre el edicto judicial promovido por el abogado Ramón Rojas, en representación legal de Arcia Mayorga.

Rojas es el mismo abogado que defendió a Ortega cuando fue acusado por el delito de violación por su hijastra Zoilamérica Narváez, en 1998.

PEN exhortó “a las autoridades nicaragüenses a cesar el hostigamiento al poeta Ernesto Cardenal, a declarar sin lugar esa demanda y a respetar el uso que él, como intelectual, ha hecho de su libertad de expresión para opinar y disentir con el actual gobierno de Nicaragua”.

El multipremiado poeta, autor de Epigramas y Oración por Marilyn Monroe, entre otras obras, participó en la lucha contra la dictadura de los Somoza y fue militante hasta 1995 del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), actualmente en el poder, y del que está distanciado.

Siendo ministro de Cultura recibió la amonestación pública del papa Juan Pablo II, al visitar Nicaragua (marzo de 1983), por mezclar la religión con la revolución sandinista.

Imprimir