El otro México - Rigoberto Aranda | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017
El otro  México | La Crónica de Hoy

El otro México

Rigoberto Aranda

Visité los canales de Xochimilco, pero no el glamoroso, el de turistas y flores. Éste es otro Xochimilco, otro México.

En él viven más de 300 mil personas, pero aun los que vivimos experiencias en otras  zonas del país, en clasificadas como de alta marginación y pobreza se vive una realidad que no parece estar en la Ciudad  de México, la capital del país.

Igual que en algunas poblaciones de Chiapas o de Oaxaca, los habitantes de los canales tienen que caminar horas para tener agua que tomar. La diferencia es que en Xochimilco tienen que subirse a trajineras, como las llenas de flores  en la parte de turistas, para llegar a chinampas hacinadas, rodeadas de fauna nociva que convive con animales de granja  de autoconsumo y claro, humanos.

Es otra dimensión de la pobreza. Los que trabajan en otro lado tienen que navegar a veces más de una hora para llegar a su chinampa. Gas, ni pensarlo.

También llevan  con mucho esfuerzo a sus enfermos para ser atendidos. Ya tienen programas sociales que les acercan servicios médicos, y esfuerzo noble de la ciudad, sobre todo por la solidaridad de las brigadas que llevan  a pacientes condenados  al abandono.

No hay tienditas, mucho menos tiendas de conveniencia.

Ir a la escuela es toda una odisea. Tenía muchos años de no ver familias enteras conviviendo sin un celular o una computadora. Ahí, incluso tener televisión abierta es difícil.

Y  para ir a trabajar, algunas personas gastan hasta tres horas del centro de Xochimilco a sus chinampas. Todo en la oscuridad más profunda.  A sólo 31 kilómetros está Santa Fe o la zona comercial de Insurgentes. El México donde circulan autos de todo tipo, hay Metro, Metrobús.

Apretados entre mucha gente, hay pasajeros que observan con envidia a la pareja que va en un auto de lujo. Sin embargo, regresan a sus redes sociales y se olvidan de esta frustración.

Todos deberíamos conocer de este otro México, para no quejarse tanto, pero idealmente, para ser solidario. Hay crisis, sin duda, pero vivir en esas condiciones es otra dimensión de la pobreza. Para verlo, no hay que ir a las zonas marginadas de Guerrero, Veracruz, Chiapas o Oaxaca. Este medio millón de personas vive en nuestra propia ciudad.

Es el mismo México, pero en realidad es otro.

 

rigoberto_aranda@hotmail.com

 

Imprimir

Comentarios