Legisladores y funcionarios de tiempo completo

Israel Betanzos

Legisladores y funcionarios públicos tenemos la estricta obligación de representar los intereses ciudadanos y trabajar tiempo completo por el bienestar de la colectividad, sin distraer nuestras responsabilidades en intereses personales ni de partidos políticos.

Conforme se acerca el tiempo de definiciones para la postulación de candidatos a cargos de elección, crece la euforia de suspirantes y de quienes caminan con proyectos políticos en la búsqueda de posiciones en la administración pública.

Ambiciones legítimas, pero que no deben inhibir el desempeño de quienes ocupan un cargo público porque, lo dije al presentar la posición de mi partido en el cuarto informe de actividades del jefe de gobierno de la ciudad, no están a la altura de las grandes transformaciones de la capital y desoyen las exigencias ciudadanas.

Durante mi posicionamiento como coordinador del grupo parlamentario señalé a esos funcionarios que por omisión o comisión no dan resultados; a los tibios que ni para atrás ni para adelante y a los que nadan de a muertito.

Miguel Torruco, el ex secretario de Turismo, encajaba perfectamente en estas categorías. Cuidaba los intereses de su mesías y lo promovía desde esa dependencia del gobierno local, en un burdo juego de intereses.

Nadie, bajo ninguna circunstancia, puede utilizar el cargo que ostenta ni recursos públicos para promocionar su imagen o la del grupo o partido político con el que simpatiza. Quien anhele competir en la próxima contienda electoral, que renuncie a la responsabilidad delegada para que se ocupe de sus intereses y de sus aspiraciones.

Es momento de revalorar el desempeño de funcionarios y reemplazar a quienes ocupan recursos del erario con fines clientelares y grupales. Es tiempo de limpiar la casa, de eliminar a quienes no están comprometidos con las causas del servicio público y del bienestar social; a quienes viven colgados del presupuesto impulsando proyectos personales.

Por nuestra parte, los diputados debemos ser ejemplo de transparencia y evitar los grandes dispendios en la rendición de cuentas de nuestro quehacer legislativo; de nuestro trabajo en las comunidades, y garantizar nuestra solidaridad con las políticas de austeridad en estos tiempos complejos que vivimos.

* Coordinador del PRI en la ALDF

@IbetanzosMTDF

Imprimir

Comentarios