Recuperan con arcos 1 de cada 5 autos robados | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Recuperan con arcos 1 de cada 5 autos robados

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Uno de cada cinco autos robados en la Ciudad de México es recuperado por medio de arcos detectores que la policía capitalina instaló en accesos carreteros y distintas vialidades. En total, 65 de estos dispositivos vigilan las 24 horas del día 200 carriles de la urbe.

Cámaras y sensores observan placas, colores y modelos de millones de automóviles que a diario circulan por calles de la ciudad; guardan la información que consideran relevante y que después servirá para el combate al delito

Así, se establecen horarios, rutas y comportamientos anómalos, a tal grado que la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSP-CDMX) utiliza esta herramienta para dar con ladrones, secuestradores, homicidas, defraudadores, extorsión…

Cuando la dependencia recibe una denuncia ciudadana los datos suben en segundos a la base de datos. Y en cuanto un coche robado pasa por el arco, éste envía una alerta a los Centros de Comando y Control (C2), así como al Centro de Comando, Control, Comunicaciones, Cómputo, Inteligencia, Integración, Información e Investigación (C4i4), que a su vez pasa la información a policías del cuadrante cercano al arco. Es cuestión de minutos para que esta coordinación permita la detención de delincuentes; el trabajo de recuperación puede tomar incluso menos de 5 minutos.

En entrevista con Crónica, José Gil García, subsecretario de Información e Inteligencia Policial de la SSP-CDMX, explica cómo funcionan los arcos y las ventajas que la tecnología permite en el trabajo de la corporación.

“Los arcos no sólo nos sirven ahora, con trabajo de inteligencia, para detectar autos robados, ahora los utilizamos para el combate en distintos delitos con mucho éxito. En cuanto a robo de vehículo la recuperación es alta y la incidencia va a la baja años con año.

“Prácticamente uno de cada cinco vehículos robados es recuperado mediante el uso de los arcos; ahora los arcos nos permiten conocer vehículos que van en convoy, horarios en los que pasan por la ciudad, rutinas que tienen ciertos vehículos y que nosotros podemos detectar con oportunidad”.

Por ejemplo, explica el mando policial, si alguien cometió un homicidio en algún lugar y ni las cámaras ni patrulleros lo observaron, por el lugar o por la hora, es posible seguir la ruta del auto relacionado con el delito; basta conocer el color o marca.

“Lo que hacemos es buscar su paso por los arcos; ¿qué es lo que hacen? Utilizan un algoritmo, toman una imagen del vehículo y la van subiendo a una base de datos que se cruza con nuestros archivos y denuncias. Si fue robado y pasa por los arcos, y ya tenemos esa información, lo vamos a detener. El uso de esta tecnología, la combinación de las cámaras, los arcos, operación policial y la base de datos, hacen que el combate sea muy eficiente”, comenta.

La base de datos de la SSP es extensa y se nutre cada día con información de denuncias por distintos delitos, cometidas incluso en otros estados de la República, y con datos que se generan en la capital del país.

“Los arcos detectan los números y letras de las placas de coches, las veces que pasan por las vialidades y las horas en las que pasan; así se hace un seguimiento por cámaras y arcos y se identifican rutas, horarios, rutinas, si van juntos o si dos o tres autos pasan uno tras otro, con espacio, pero a final de cuentas por el mismo camino”.

Es decir, el hecho de que se registren las placas de tres autos en tres diferentes arcos es motivo de alerta para el sistema, que de inmediato guarda la información ante la posible comisión de algún delito.

CIFRAS. Según las estadísticas, de las 8:00 a las 15:00 horas la SSP recupera con mayor frecuencia los autos robados y desde la aplicación de los arcos en 2014 hasta el 22 de enero de 2017, Seguridad Pública ha logrado recuperar 7 mil 602 automóviles, lo que representa el 18.2 por ciento de los vehículos con averiguación previa por este delito.

De éstos 5 mil 342 fueron remitidos a la Fiscalía de Robo de Vehículos de la PGJ mientras que el resto, 2 mil 260, presentaron una carta de liberación o se trató de una denuncia infundada, por lo que su situación legal fue aclarada.

De los 7 mil 602 autos recuperados, 4 mil 315 fueron robados, 288 estaban relacionados con el delito de fraude, 293 con abuso de confianza, 418 con robo de vehículo en el Estado de México, con el delito de secuestro 17 y 11 con extorsión.

De enero a diciembre de 2016, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX) inició 11 mil 658 averiguaciones previas y carpetas de investigación por robo de vehículo, mientras que del año 2015 se iniciaron 12 mil 615, que representa una disminución de 7.8 por ciento.

LOS MÁS ROBADOS. De acuerdo con el subsecretario de Información e Inteligencia Policial de la SSP, los vehículos más robados siguen siendo el Tsuru, de la marca Nissan, así como el Versa, y las camionetas Estaquitas, otro de los más robados es el Aveo de la marca Chevrolet.

SECUESTRO. Para el combate a este delito, detalla José Gil, la coordinación entre el personal que opera las cámaras y la tecnología con la que cuenta la Ciudad de México es fundamental; se establecen rutas y vehículos de posibles responsables y se detecta cuando salen de la ciudad o cuando entran, así como los autos que puedan fungir como “muro”. En muchos casos es suficiente el color y el modelo.

“Ubicamos el auto en el que probablemente se fueron y lo que hacemos es ir a través de las rutas que nos marca el C2 la ubicación de los coches. Aún cuando no tenga las placas, cuando ocurre el evento la gente (ya sea familiar o testigo) nos aporta datos. Nos dicen, es un Seat Ibiza rojo, y buscamos todas las placas de los Seat Ibiza rojo cerca del lugar y de esa forma ubicamos a los responsables de un secuestro.

El mando de la SSP cuenta que uno de los casos que más recuerda, y que ocurrió también en diciembre pasado, es el de tres personas que fueron secuestradas y asesinadas en la delegación Tlalpan, sus cuerpos fueron hallados en Álvaro Obregón y la dependencia sólo tenía los datos de un auto.

“Al hacer el análisis de inteligencia nos dimos cuenta de algo que las cámaras no habían detectado: que detrás de ellos iban otros dos autos y el arco tomó la foto de las placas, a partir de eso hicimos el seguimiento y rastreo; finalmente capturamos a los responsables”.

ROBA HOTELES. Hace poco más de un mes la policía capitalina capturó a un hombre que se dedicaba a asaltar hoteles en el oriente de la Ciudad de México.

Atracaba los martes y miércoles; salía desde Tláhuac, pasaba en esos días por las mismas avenidas: Anillo Periférico, Ermita Iztapalapa y Río Churubusco, entre otras. Siempre en los mismos horarios para dirigirse a asaltar hoteles de la misma zona. Cuando el arco les arrojó la alerta, policías lo capturaron antes de cometer el delito.

Previamente había un trabajo coordinado con la Procuraduría General de Justicia capitalina, lo que permitió reunir las pruebas suficientes para presentarlo ante el Ministerio Público.

ROBO DE TAXI. En diciembre pasado, uniformados que patrullaban colonias de la delegación Benito Juárez recuperaron un taxi robado en la delegación Magdalena Contreras y detuvieron al hampón.

Operadores del Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano (C5) replicaron la alerta emitida por un arco detector que ubicó el auto robado en el Eje 6 Sur Ángel Urraza. Era un taxi Nissan Tsuru, color rosa con blanco, que minutos antes había sido robado con violencia.

Los policías capitalinos cerraron la circulación del Eje 6 Sur para detener al conductor del vehículo, de 43 años de edad, a quien se le aseguró una réplica de arma de fuego, tipo escuadra.

El hombre subió al taxi en la calle Rómulo O’Farril y al circular por Anillo Periférico, amenazó con el arma al taxista para que se bajara del coche.

Hasta el momento la Secretaría de Seguridad Pública capitalina lleva colocados 65 arcos detectores en la ciudad, algunos de ellos casi imperceptibles, sin embargo, se encuentra en trabajos para instalar más dispositivos que permitan tener una mejor respuesta ante la comisión de ilícitos y aumentar las cifras de recuperación.

Imprimir