El Buzón

Lectores

Comentan notas más sobresalientes en las redes sociales

Señor director, los siguientes mensajes son una selección de los que los cibernautas están comentando a través de las redes sociales de nuestro diario:

 

En la columna Cuando el patriotismo da risa de Rafael Cardona, los lectores escribieron:

 

Me da la impresión de que, a diferencia de 2004 donde cientos de miles marcharon contra un problema común, la inseguridad en la capital (lo que les valió ser motejados como “pirrurris” por ya saben quién), ayer nunca quedó claro de qué se trataba. Sí, Trump es una amenaza, pero el hecho es que está expulsando paisanos con la misma velocidad con la que lo hacía Obama, contra lo que nunca nadie protestó, ahí no hay nada nuevo, y amaga con un muro, del cual no ha colocado ni una sola piedra, aparenta ser un plan a muy largo plazo. Son puros rounds de sombra, pues. Pero también había que protestar contra Peña, pedir su renuncia, si yo quería protestar contra uno pero no contra el otro, tenía que buscar al grupo de Miranda de Wallace, si quería protestar contra uno y pedirle al otro más firmeza, pero no su renuncia, tenía que ubicar al grupo de Morera, si quería protestar por el gasolinazo, los 43 de Ayotzinapa o la reforma educativa, pues ya no sabía donde colarme.

 

Heriberto Lugo

 

Me queda muy lejos la capital azteca para refutar lo que expone, o afirmar que sea verdad sobre la “marcha de la dignidad”. De lo que sí estoy cierto, es sobre su anécdota de sus intentos frustrados de cruzar a tierras, otroras nuestras, y a lo que a todas luces se le denomina en el argot tan de moda: discriminación. Lo interesante de ese sufrido pasaje por usted vivido, fue la venganza de micción, que es más afrentosa que la invasión de Villa a Columbus.

 

Rodrigo Barreda

Silva

 

Por vez primera no estoy de acuerdo con usted. Ayer estuve en esa marcha, a la que acudí con muleta y un tobillo aún fracturado, y una idea muy clara de lo que buscaba al hacer presencia ahí: efectivamente, tratar de mostrar unidad, demandar respeto para México por parte de los vecinos del norte (que no amigos), y pedir al gobierno federal transparencia en sus tratos y negociaciones con los ignorantes trumpistas. Pude percibir que muchos de los que estuvimos en la marcha ayer, coincidimos en estos puntos.

 

Lorena Ochoa

 

Imprimir

Comentarios