La resistencia apenas comienza

Raúl P. Lomelí-Azoubel

Vivimos actualmente en los Estados Unidos momentos de incertidumbre que se han acentuado por el tamaño del país, tanto geográfica como psicológicamente. Si nos enfocamos en su geografía, 3 mil kilómetros separan la ciudad de Atlanta de Los Ángeles; y otros más de mil 500 kilómetros la distancia entre Austin y Chicago.

Psicológicamente la distancia entre estos puntos geográficos ¡es mayor aún! Les comparto: En los estados de California e Illinois se respira una política de resistencia en contra de la nueva administración, el nuevo régimen de la Casa Blanca con tintes autoritarios y fascistas. Al mismo tiempo, en el estado de Georgia se vuelve a revivir su vitriolo pasado racista y discriminatorio, mientras que Texas permanece enfrascado en una “guerra fría” en donde las comunidades urbanas que brillan por su diversidad están en directo choque ideológico con su población rural, longeva, blanca y moribunda.

Y así, de Este a Oeste y de Norte a Sur, las comunidades latinas en los Estados Unidos vivieron momentos difíciles este pasado fin de semana. En las ciudades antes mencionadas, más de 600 arrestos —perdón, quiero decir aprehensiones ya que NO es lo mismo— fueron registrados por agentes de migración, y a su paso, fracturaron familias, y materializaron el temor de millones.

La movilización de organizaciones de derechos civiles fue ágil y eficiente, los medios de comunicación reportaron e investigaron los hechos, y la red consular de México en los Estados Unidos —especialmente en las ciudades en donde se registraron aprehensiones— estuvieron en los centros de detención para que los procesos legales se observaran y los derechos de los detenidos se respetaran.

Permítanme virar un poco, y de forma paralela a estos acontecimientos, informarles lo que está aconteciendo a la par de estos sucesos. Se reportó en el McClatchy Buró de DC que se están solicitando fondos federales para la construcción de un primer centro de detención migratorio de 800 camas en la ciudad de Gary, Illinois; por un costo de tan solo 80 millones de dólares. Y si les suena a hotel, digámoslo por lo que es: ¡No es un hotel lo que buscan construir, sino una cadena de hoteles! En palabras de mi amigo y periodista Víctor Landa, “se necesitarían al menos 90 de estos centros de detención, ¡saque usted la cuenta!”.

La realidad del futuro y no el espejismo del momento:

Les comparto algunos datos demográficos de la población hispana en los Estados Unidos: 55 millones de Latinos, 36 millones de ascendencia mexicana, de los cuales 11.4 millones nacieron en México. De estos, 2.9 millones son ya son naturalizados estadunidenses, y otros 3.3 millones cuentan con su residencia permanente.

Asimismo, los estudiantes de origen latino (menor de 18 años) representan ya 1 de cada 4 estudiantes en los Estados Unidos. La tendencia al corto y mediano plazo es irrevocable, y su importancia en el futuro es real e imprescindible. Y mejor aún, el 70% del estudiantado latino recién graduado de las escuelas preparatorias ya se matriculan en mayor proporción en colegios y universidades, en comparación con el 66% de estudiantes blancos (White non-Hispanic) y de estudiantes afroamericanos con 56%.

Diría Demetrio Macias en la novela Los de Abajo, de Mariano Azuela: “Mira esa piedra como ya no se para”… En efecto, estamos al inicio de una revolución, pero la nuestra es una revolución joven y pensante, la cual ganaremos primero en las cortes y después en las urnas.

 

*
Presidente del Consejo de Administración de SABEResPODER

rlomeli@saberespoder.com

Twitter: @lomeli_azoubel

 

Raúl es orgullosamente hijo de trabajadores migrantes, y laboró en los campos agrícolas en California los veranos de su juventud hasta su primer año de universidad. Es autor principal de 18 guías didácticas sobre temas de finanzas, salud, tecnología y civismo, con más de nueve millones de copias distribuidas en los Estados Unidos. Actualmente es Presidente del Consejo de Administración de SABEResPODER, una organización dedicada al empoderamiento de la comunidad Latina en los Estados Unidos.

 

Imprimir

Comentarios