Los peligrosos cerebros detrás de Trump - Concepción Badillo | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017
Los peligrosos cerebros detrás de Trump | La Crónica de Hoy

Los peligrosos cerebros detrás de Trump

Concepción Badillo

Tres semanas de la nueva administración y la Casa Blanca ya es un caos. Empieza a desvanecerse la esperanza de que una vez presidente Donald Trump dejaría atrás la improvisación y la demagogia. Estamos viendo todo lo contrario, a un mandatario al que no le gusta estar solo y que constantemente está rodeado e influenciado, entre otros, por un individuo que cree en la supremacía de los blancos y odia a las mujeres; otro, que le escribe los discursos y redactó la Orden Ejecutiva prohibiendo la entrada a ciudadanos de siete países y quien es conocido por su desprecio hacia los inmigrantes, en particular los de origen mexicano.

Otro más, el general retirado Michael Flynn, a quien poco le duró el gusto de ser Consejero de Seguridad Nacional, encargado de guiar al presidente en política exterior, ampliamente conocido por su belicosidad, pero que fue obligado a dejar el cargo, luego de que se supo que tuvo tratos secretos con Rusia desde antes de la elección.

Alarmante también Jeff Sessions, su procurador de Justicia. Un racista al estilo del sur cuando la Guerra Civil, quien en una ocasión le advirtió a un abogado negro que aprendiera a dirigirse con reverencia hacia los blancos. Está en contra del matrimonio homosexual y es partidario de la tortura. Enemigo de los inmigrantes y partidario de que se obligue a los musulmanes a registrarse.

Pero ninguno con la cercanía a Trump que tiene Steve Bannon, su estratega en Jefe, uno de los individuos más extremistas de los Estados Unidos y quizás el hombre más poderoso en Washington hoy día, sobre todo después de que el mandatario firmó una ley autorizándolo, algo nunca visto, a estar presente en las reuniones de información confidencial clasificada.

Bannon, el único en la Casa Blanca a quien Trump le permite acudir sin traje ni corbata, y parece que también sin rasurar, diseña el plan de acción del presidente, es un gran conocedor del público estadunidense, dirigió la campaña y prácticamente a él le debe el triunfo. Es visto por el mandatario como un igual y no como un empleado. El decide lo que firma Trump y, a diferencia de otros, nunca aparece en televisión ni hace declaraciones. Tampoco asiste a eventos políticos o sociales y tiene fama de que es un empedernido maldiciente.

Descendiente de católicos irlandeses, tiene 63 años. Es graduado de Harvard y la Universidad de Georgetown y hasta hace poco dirigía el sitio digital Breitbart News asociado con los grupos nacionalistas de ultra derecha. Está en contra de que las mujeres usen el internet y le molesta que las empresas de Silicon Valley estén controladas por asiáticos. Ha sido acusado en Corte de ser antisemita. Su ex esposa, quien asegura que en una ocasión quiso ahorcarla, sostiene que Bannon no quería que sus hijas asistieran a escuelas donde había niñas judías. Y es precisamente él quien está detrás de toda la controversia que rodea el muro fronterizo que Trump quiere construir y nos quiere cobrar.

Está luego Stephen Miller, un derechista extremo de línea dura y sólo 31 años, autor principal de los discursos del presidente, incluyendo el tan divisivo y desalentador que pronunció en la Toma de Posesión. A pesar de su falta de experiencia, Trump lo nombró su consejero Político, ascendiéndolo de asistente de Michele Bachmann, la fundadora del Tea Party, y de Sessions, el procurador anti-inmigrantes, a una de las posiciones más influyentes en la Casa Blanca. Originario de California y egresado de la Universidad de Duke, donde al igual que desde la secundaria, se dio a conocer por escribir artículos en contra de México-Americanos, sus costumbres y tradiciones.

Otra a quien el presidente escucha y presta atención es Hope Hicks, la atractiva joven de 28 años y larga cabellera que constantemente vemos en las fotos del ejecutivo en la Oficina Oval y quien es la mejor opción para conseguir llegar a él y sobre todo para darle malas noticias, ya que, dicen, es la única que no le teme. En mucho, ella decide quién entra o no y qué llamadas le pasan. Ex modelo y publirrelacionista de la línea de ropa y joyería de Ivanka Trump, ha sido nombrada asistente Especial del Presidente y directora de Comunicaciones Estratégicas. El título le queda, Hope, que irónicamente significa Esperanza, es quien le ayuda a pensar en los 140 caracteres de los ya famosos tuits a través de los cuales Trump gobierna, sacude mercados, amenaza y bendice.

 

cbcronica@aol.com

Twitter@Conce54

Imprimir

Comentarios