Nacional

Apura a una norma universal contra armas nucleares

Tras considerar que hay amenazas que siguen latentes como el poder destructivo de las armas nucleares, el presidente Enrique Peña Nieto consideró como urgente e inaplazable avanzar hacia una norma universal de proscripción de dichas armas.

“Los países de América Latina y El Caribe estamos comprometidos a contribuir sustantivamente en las negociaciones de un tratado mundial de prohibición de armas nucleares conforme al mandato de las Naciones Unidas”, dijo.

Al participar en la ceremonia conmemorativa del  50 aniversario de la firma del Tratado de Tlatelolco, ante representantes de los 33 países miembros del Organismo para la Proscripción de las Armas Nucleares en la América Latina y el Caribe (OPANAL), el Jefe del Ejecutivo consideró que si bien nuestra región ha logrado desterrar lar armas nucleares, debemos hacer ahora mayores esfuerzos para alcanzar la seguridad y la paz en todas sus expresiones; un gran reto es combatir el tráfico ilegal de armas.

En este sentido, el presidente Peña Nieto mencionó que a nivel mundial el 44 por ciento de las muertes violentas son provocadas por armas de fuego.

“Cada año mueren alrededor de 740 mil personas a causa de las armas; nuestra región es una de las más afectadas por este flagelo”, refirió. 

Subrayó que nuestra región es una de las más afectadas por este flagelo y aunque hemos construido un andamiaje multilateral para evitar el tráfico de armas y municiones, debemos redoblar esfuerzos, particularmente para hacer efectivo el tratado de comercio de armas.

Ante representantes de Zonas Libres de Armas Nucleares, de organismos internacionales, de organizaciones civiles, de los Estados Miembros del OPANAL, y del cuerpo diplomático acreditado en México, propuso: ”Refrendemos nuestro compromiso para lograr que América Latina y el Caribe continúen siendo una zona de paz y desarrollo; una zona libre de armas nucleares, pero también una zona libre de violencia, que continúe fortaleciéndose a través del diálogo, el derecho y la cooperación internacionales”.

Recordó que desde nuestra independencia, los países de América Latina y el Caribe hemos estado unidos por causas e ideales.

 “Pienso en la solidaridad que se expresaron nuestros libertadores, en el Siglo XIX; en nuestra búsqueda de la democracia y la igualdad, en el Siglo XX; en nuestro esfuerzo común para proscribir las armas nucleares, a través del Tratado de Tlatelolco”, expuso.

Imprimir