La Esquina

Apenas han pasado tres semanas y la administración Trump ya se metió en camisa de once varas. Creyeron que Rusia les podía servir para deshacerse de Hillary, y que era fácil negociar con Moscú. Es evidente que, por querer jugar con Putin, que es un zorro comparado con ellos, los trumpistas van a salir trasquilados.

 

Imprimir

Comentarios