Gringos, rusos y mexicanos - Juan Manuel Asai | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017
Gringos, rusos y mexicanos | La Crónica de Hoy

Gringos, rusos y mexicanos

Juan Manuel Asai

Llegó el momento de que alguien le explique a Donald Trump, si es necesario con bolitas y palitos, o con peras y manzanas, quiénes son los amigos y quiénes los enemigos de Estados Unidos.

Su confusión sobre el tema no tiene explicación. Tal parece que no ha vivido en el planeta los últimos 70 años. No tiene que ser un académico de altos vuelos para saber que los rusos son la bestia negra de los estadunidenses. Que alguien le platique, a manera de cuento para que no se aburra, la crisis de los misiles que tuvo a gringos y soviéticos a muy poco, casi nada, un par de millas náuticas, de la tercera guerra mundial. Si eso no le funciona, que vea aquella película genial de Kubrick, el Dr. Strangelove, o cómo dejé de preocuparme y comencé a amar la bomba.

Los rusos tienen un alucinante arsenal nuclear listo para reducir a cenizas las principales ciudades de Norteamérica. Ahí está el arsenal modernizándose todo el tiempo. El New York Times publicó ayer que los rusos han desplegado en secreto un nuevo sistema de misiles de crucero que son aviones no tripulados diseñados para llevar una carga importante de explosivos, que podrían ser cabezas nucleares. Sí, nucleares. Los rusos recuerdan que la guerra fría entró en una pausa, pero sigue.

También le serviría a Trump que alguien le reseñara las hazañas de los agentes del Comité para la Seguridad del Estado, conocido popularmente como la KGB, uno de cuyos cuadros más destacados es Vladimir Putin, que se hace pasar por amigo de Trump cuando en realidad es un depredador jugueteando con un rival que no es de su nivel. Cuando Trump y algunos de sus colaboradores tomaron la decisión de aceptar la ayuda de los acomedidos rusos en su lucha contra Hillary Clinton, no imaginaron que se estaban echando un escorpión en la espalda. No digo que Trump ganó por la ayuda de los rusos, digo que los rusos lo tienen hoy en un puño por haberlos requerido para el trabajo sucio.

 

Labor de zapa. Trump ha tratado a los rusos como aliados y a México, que es su aliado histórico, lo trata como enemigo, al que hay que humillar todos los días, desestabilizar al gobierno, acorralar a sus migrantes. Es una cosa de locos. Descarrilar las instituciones mexicanas y detonar un periodo de caos al sur de su frontera es garantía de inseguridad para Estados Unidos. Si Trump consigue desfondar al gobierno mexicano, el más perjudicado será el gobierno de Estados Unidos, pues, entonces sí, la frontera entre ambas naciones se transformaría en tierra de nadie, territorio para aventureros, también conocidos como Bad hombres, venidos de todas las latitudes, incluido Oriente Medio y Rusia con ganas inmensas de dañar a los súbditos del Tío Sam.

Lo que le conviene al gobierno de Trump es un vecino estable, en control del territorio, próspero. Es algo tan obvio que no puede creerse que Trump siga adelante con su labor de zapa. México es socio comercial de Estados Unidos y los ejércitos de ambas naciones trabajan todos los días de forma coordinada. Los oficiales mexicanos se capacitan en escuelas castrenses norteamericanas.

En el Ejército gringo hay cerca de 150 mil efectivos de origen hispano. ¿Cuántos rusos hay?

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios