Espectáculos

Ruge la Leona Dormida en el Auditorio Nacional

Pasó un año desde la última vez que Lupita D’Alessio piso un escenario, pero hoy dejó en claro que lo bien aprendido jamás se olvida. Hizo suyos los aplausos y vítores de 10 mil personas, quienes se dejaron conquistar por su potencia vocal y más aún la interpretativa, ésa con la cual sus canciones son verdaderos himnos de amor y dolor.

 

En el Auditorio Nacional su actitud altiva, con mano a la cintura, pelo corto y gris, vestido blanco con transparencia aderezada de entramados en coral, escote barco, manga larga, zapatos metálicos y discretos artes, la llamada Leona Dormida, rugió como siempre y derrochó energía.

 

“Muchas gracias por estar esta noche aquí Auditorio Nacional. Vamos a cantar toda la noche, ¿están listas todas y todos?, porque de que les va a tocar, les va a tocar”, fue la promesa de Guadalupe Contreras Ramos, su nombre verdadero. A partir de entonces cumplió a cabalidad el pacto y robó suspiros, larguísimos aplausos y admiración.

 

“¡Te amo Lupe!”, le gritaban con todo cariño sus fans hombres y mujeres por igual. Para todos ellos hizo gala de su talento, el cual la ha llevado a estar en la cima desde hace 45 años, cuando comenzó sus andanzas en los escenarios del país.

 

Apoyada de 10 músicos y dos coristas, D’Alessio hizo un repaso por su currículo musical, lleno de temas de grandes compositores, así como lírica que pega duro en los corazones doloridos. Más aún cuando llegó el turno de “sumergirnos en la nostalgia de un popurrí del maestro Eugenio Toussaint”, invitó. Intérprete y público hicieron una sola voz.

 

El agradecimiento fue una constante en los labios de D’Alessio por la presencia de las 10 mil almas en el Coloso de Reforma. “Está noche es muy importante para mí, primero por tenerlos en el Auditorio Nacional. Muchas gracias por su cariño y fidelidad a esta música que es de ustedes, por mi particular estilo de cantar, gracias por estar aquí”, expresó.

 

El momento más especial fue cuando su público se le entregó por completo, todos de pie la arroparon con un sonoro aplauso. Conmovida Lupita regresó el gesto con un sentido discurso: “Quiero agradecer a Dios que me dé la oportunidad de estar aquí, a pesar del tiempo, los años, los nietos y de que uno va tendiendo más edad.

 

“Ustedes siguen viniendo, muchas gracias por eso. Tengo que presumir, porque difícilmente se puede dar que los tres estén juntos conmigo; son mis tesoros, mis hijos, que a pesar de todo puedo decir que son hombres prudentes y cabales, que han aguantado vara muchos años”, dijo. Jorge, Ernesto y César se levantaron para recibir el aplauso de todos.

 

La recta final del recital se sintió plagado de emoción por las canciones seleccionadas por la cantante y cuando dedicó su show a “todas la mujeres que están esta noche aquí”. Así concluyó su recorrido por éxitos de siempre como “Aquí estoy yo”, “Ni guerra ni paz”, “Leona Dormida”, “Que ganas de no verte nunca más” e “Inocente pobre amiga”.

 

Para cerrar sonaron “Ese hombre”, “Acaríciame”, “Mudanzas” y “Mentiras”, con la que puso el punto final a las 22:18 horas.

Imprimir