Academia

Las plantas con flores reinventaron a los árboles y hierbas: S. Magallón

La primera mesa estuvo a cargo de Antonio Lazcano y Susana Magallón. 

El Colegio Nacional puso en marcha el ciclo Los viernes de la evolución, que conformará una serie de conferencias organizadas por sus miembros José Sarukhán y Antonio Lazcano, dos de los biólogos más prominentes del país. El objetivo del ciclo es exponer aspectos novedosos de la teoría de la evolución y hacerla del conocimiento de estudiantes, académicos y público general.

En su primera sesión, el pasado viernes, Lazcano Araujo explicó que la teoría de Charles Darwin llegó a México poco después del triunfo de los liberales y de una visión laica de la sociedad y la naturaleza. “El Colegio de San Ildefonso fue el primer lugar donde se discutieron las ideas de Lamarck y Darwin. Desde entonces, la teoría evolutiva ha sido enseñada en las escuelas, se difunde en las bibliotecas y se habla de ésta en público y en privado”.

El científico, investigador del origen de la vida, citó que, como le gusta decir a Niles Eldredge, gran evolucionista, “en México no sólo hay una calle con el nombre de Charles Darwin, sino que también se encuentra retratado en uno de los murales de Diego Rivera en el Palacio de Bellas Artes, viendo a la gente”.

Los viernes de la evolución se llevarán a cabo el segundo viernes de cada mes con destacados científicos especialistas en diversas áreas de la biología. En su próxima edición, el 10 de marzo, se expondrá el tema “La evolución de las proteínas”. Los encuentros se realizarán a las 19:00 horas. 

EVOLUCIÓN DE LAS FLORES. En la primera sesión de Los viernes de la evolución, Susana Magallón, investigadora del Instituto de Biología, ofreció una conferencia sobre la evolución de las flores. Inició haciendo referencias a la aparición de las plantas terrestres, hace aproximadamente 470 millones de años, de acuerdo con el registro fósil. Las plantas con flores fueron el último grupo en aparecer, hace unos 135 o 140 millones de años, durante el Cretácico. Con más de 300 mil especies, las angiospermas —plantas con flores que producen semillas y tienen órganos diferenciados— son uno de los grupos de metazoarios con más riqueza de especies, después de los insectos, dijo.

“Evolutivamente, las plantas con flores reinventaron la manera de ser de los árboles y de las hierbas; fueron uno de los primeros grupos de plantas que inventaron el hábito epifítico”, señaló la investigadora.

Añadió que las angiospermas, además de representar un gran número de especies, predominan en las zonas terrestres, especialmente en México, representando un componente estructural y energético fundamental en sus cadenas tróficas.

Susana Magallón aseguró que las plantas con flores representan un fenómeno evolutivo muy interesante. “No se sabe aún cómo se relacionan las angiospermas con las ginospermas, lo que parece indicar que en algún momento de la evolución hubo un ancestro diferente para cada grupo. Tampoco se sabe de dónde vienen sus órganos reproductivos, diferentes a los de otras plantas.

“Lo más interesante no es su aparición, sino que, inmediatamente después de ésta, se da una explosión de diversidad; un frenesí evolutivo donde se generó la gran mayoría de sus linajes, hace unos 139 y 120 millones de años”. 

De acuerdo con la científica universitaria, la diversificación de las angiospermas es estable a través del tiempo, por lo que continuará. “No existe un tiempo o un grupo en particular donde se hayan concentrado los cambios. A largo plazo, esta trayectoria sugiere que la expansión de las plantas con flores no ha alcanzado un límite”.

Imprimir