Nacional

Rechazan rectores revalidación indiscriminada de estudios de dreamers

Rectores y representantes de universidades, públicas y privadas del país rechazaron una revalidación o certificación indiscriminada de estudios con motivo de la deportación de dreamers de Estados Unidos, pues se corre el riesgo de mercantilizar este proceso parte de instituciones de educación superior privadas que pudieran ver en esto como un muy rentable negocio.

“Que no se caiga en una mercantilización de los servicios educativos, que siempre hay un riesgo porque presumiblemente serán muchos los migrantes que regresen”, advirtió la abogada general de la UNAM, Mónica González Contró.

Al concluir en el Senado  las audiencias públicas organizadas por el Senado para dictaminar la iniciativa preferente del presidente Peña Nieto, los rectores de universidades sobre todo públicas, demandaron también mayores recursos públicos para atender la creciente demanda y poder ampliar en todo caso la matrícula de cada institución en el país ante la posible llegada masiva de dreamers.

De acuerdo a investigadores y rectores de las universidades del país, se estima que el universo de estudiantes que se encuentran en  Estados Unidos en riesgo de ser deportados es de alrededor de 500 mil connacionales, por lo cual demandaron a los legisladores cuidar el proceso de revalidación que plantea la iniciativa que envió el presidente Enrique Peña Nieto al Senado para revalidar estudios a los compatriotas deportados.

González Contró manifestó la preocupación  de la UNAM sobre el tema de la calidad de las instituciones que pueden otorgar esta revalidación de estudios, por lo cual pidió a  la Secretaria de Educación Pública  establecer de manera clara  las instituciones  que estarán  facultadas para llevar a cabo  este proceso para que  prevalezca la calidad de la educación.

“Debería establecerse de manera clara cuáles son las instituciones que van a poder otorgar esta revalidación de estudios, todos sabemos que producto de una gran necesidad hay una gran proliferación de instituciones de educación superior, entonces no podría ser una autorización indiscriminada”, recalcó.

La representante de la UNAM dijo que en todo caso, si se trata de atender una coyuntura, se debe establecer también claramente que  la revalidación de estudios a deportados será una medida temporal.

En tanto, los rectores de las universidades privadas, como la UVM y Anáhuac  consideraron que el sistema de educación superior podría verse rebasado por la eventual llegada de más de 500 mil dreamers que pudieran ser deportados.

No obstante el subsecretario de Educación superior de la SEP, Salvador Jara Guerrero, aclaro que a lo mucho se esperarían unos 40 mil repatriados que estarían en el supuesto de ser reincorporados a las universidades del país.

El rector de la universidad Anáhuac, Cipriano Sánchez, se sumó a la iniciativa que lleva a cabo la universidad iberoamericana, para ofertar becas de estudios a los posibles dreamers que regresen por voluntad propia o por deportación y ofreció que su universidad también ofrecerá becas a los “dreamers”.

Sánchez aseveró que además de la revalidación se debe garantizar que los “dreamers” deportados puedan insertarse al mercado laboral en México.

 

 

Imprimir