La tercera raíz: la herencia afrodescendiente - Diva Hadamira Gastélum | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017
La tercera raíz: la herencia afrodescendiente | La Crónica de Hoy

La tercera raíz: la herencia afrodescendiente

Diva Hadamira Gastélum

Consciente de los grandes vacíos que tiene la historia popular, me parece fundamental hacer un alto para recapitular y trabajar para saldar una deuda histórica con los pueblos afromexicanos.

En las lecciones de historia que tomamos de pequeños se nos recalcó que la nación mexicana provenía de la mezcla de tres grandes raíces: la europea, la indígena y la africana; sin embargo esta última ha sido invisibilizada en todos los sentidos. En nuestra historia, nombres como Vicente Guerrero o José María Morelos y Pavón no se asocian a esta herencia pese a tener indicios de que ambos eran mulatos.

A pesar de que la abolición de la esclavitud fue uno de los grandes programas ideológicos que alimentó la Independencia de nuestro país, no se ha evidenciado de forma directa en la narrativa general cómo ésta afectó a una parte de la población mexicana por su condición racial; misma que la han mantenido en el olvido por muchos años.

Estados como Veracruz, Guerrero, Oaxaca, Guanajuato, Michoacán, Colima, Estado de México, San Luis Potosí, Tamaulipas y la Ciudad de México siguen sin reconocer a los pueblos afrodescendientes; peor aún, los perciben como extranjeros en su propia tierra, enfrentándose a un racismo y discriminación de un país que aún no deja de lado la terrible herencia de las castas.

Fue en el marco del decenio de los afrodescendientes, el cual dio inicio en 2015 y termina en 2024, que las agrupaciones de este pueblo encontraron un empuje para buscar el reconocimiento legal y explícito en nuestro país. La categoría de afrodescendiente fue incluso agregada en el intercensal de 2015. En esa medición logramos ver que 1,388, 853 mexicanas y mexicanos se consideran afrodescendientes; también sabemos que esta población presenta ciertas características que la hacen un grupo vulnerable, ejemplo de ello son los altos índices de marginalidad económica y social que definen a las poblaciones afrodescendientes de los estados de Guerrero, Oaxaca, Tabasco y Veracruz.

Recordemos que el Estado mexicano ha signado compromisos internacionales que exigen acciones en contra del racismo, como la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial y la Declaración y el Programa de Acción de Durban que establecen metas y acciones concretas para luchar contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y otras formas conexas de intolerancia.

Es en este sentido que las senadoras Cristina Díaz, Hilda Flores, Itzel Ríos, Anabel Acosta, Lilia Merodio, María Elena Tapia y su servidora elaboramos una iniciativa para reformar los artículos 2, 27, 28 y 115 de la Constitución Política para consolidar el reconocimiento de las comunidades afrodescendientes en nuestro país.

El reconocimiento legal de los pueblos afromexicanos es una forma de empezar a saldar una deuda histórica, por ello, sin duda alguna creemos que el reconocimiento en nuestra Constitución es un primer paso hacia la generación de políticas públicas necesarias que garanticen la reducción de la desigualdad y discriminación; además de reconocer que México es una nación pluricultural y multiétnica.

Presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género de la Cámara de Senadores

@DivaGastelum

 

Imprimir

Comentarios