Mundo

México propone fecha y sede para Asamblea General de la OEA

Foto: Archivo

El gobierno de México propuso hoy ante el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) celebrar la Asamblea General del organismo hemisférico en la Ciudad de México los días 19, 20 y 21 de junio próximo.

La propuesta fue presentada en Washington por el embajador de México ante la OEA, Luis Alfonso de Alba, quien dio a conocer que su país buscará ampliar los espacios de participación de la sociedad civil en estos trabajos y dar mayor sustancia al encuentro.

Durante una reunión ordinaria del Consejo Permanente, De Alba explicó que las modificaciones que su gobierno sugiere para el encuentro buscan revitalizar el proceso de discusión “y elevar el nivel de diálogo en las asambleas”.

“Para la reunión de México, nosotros quisiéramos también hacer algunas modificaciones que nos lleven a que ese formato sea mucho más conducente a una discusión abierta, franca y directa entre cancilleres”, expuso.

Los detalles sobre los objetivos y organización serán presentados de manera oficial ante el Consejo Permanente por el canciller mexicano Luis Videgaray en fecha por definir, de acuerdo con el representante mexicano.

De Alba dijo que los cambios al formato de la reunión, que propondrá su gobierno, buscan una mayor flexibilidad y apertura a todas las voces, “y no necesariamente forzar entendimiento o acuerdos entre los participantes”.

Destacó en particular la participación de los representantes de la sociedad civil, quienes dijo “deben tener un espacio de expresión y buscar que sus opiniones, puntos de vista, tengan la mayor incidencia posible”, en las discusiones que celebren los Estados miembros de la OEA.

Otros cambios que México buscará apuntan a lograr una participación más sustantiva de los países observadores permanentes con el objetivo de que puedan tener un mejor aporte en la discusión e identificación de temas de los que se ocupe la OEA.

Sin embargo, señaló que el cambio fundamental que será propuesto se refiere a acotar el debate general “y abrir más espacios de participación para los propios cancilleres”, así como elevar el nivel de discusión que haga de este, un evento trascendente y sustantivo.

havh

Imprimir