Salud

Logra tu paz interior

Los achaques del estrés te pueden dar un susto, haz conciencia de tu propia persona. En teoría suena simple, pero sólo por poner un ejemplo, encontramos que las estadísticas nacionales nos indican lo contrario al observar que ocho de cada diez mexicanos no puede tener control sobre sus hábitos alimenticios.

Si fuera fácil hacer conciencia de uno mismo, la Organización Mundial de la Salud no le hubiera otorgado a México el primer lugar en estrés laboral, factor que al acumularse en el organismo detonará a corto o mediano plazo enfermedades como: depresión, ansiedad, obesidad, diabetes, infarto al corazón o accidente cerebrovascular y cálculos biliares, entre otros.

En una época en la que como trabajadores debemos brindar resultados, y más, es natural que la mente sólo se enfoque en resolver, producir y cumplir, proceso que deja de ser útil cuando provoca estrés y comenzamos a tener conductas que atentan contra nosotros mismos como fumar, dejar de dormir para sacar la “chamba” y pasar corajes, por mencionar algunos ejemplos.

Esta forma de “piloto automático” con la que vivimos, el Rector de la Universidad Albert Einstein, el maestro Álvaro Guerra López, dijo que se conoce como doingmode, es decir, el cerebro está en modo para únicamente resolver las tareas que se apilan en la vida diaria. Para equilibrar esta faceta necesaria de la mente humana, explicó que con la técnica de Mindfulness (conciencia plena), las personas pueden aprender a estar en beeingmode (modo ser), herramienta con la que se desarrolla la conciencia de uno mismo.

“Mindfulness es una técnica que después de aprenderse, se puede practicar en cualquier lugar y a la hora que sea, sentado ante el escritorio o antes de iniciar una junta”, indicó el maestro Guerra y explicó que al ser ineludibles las situaciones estresantes, las personas deben saber cómo evitar que el doingmode se convierta en un factor de tensión emocional.

BAJO LA LUPA. . Mindfulness es una técnica desarrollada a finales de la década de los setentas en la Universidad de Massachusstes, EU, por el doctor Jon KabatZin y optimizada por el Sistema de Salud de Reino Unido, en donde se aplica de manera estandarizada en el área de salud mental.

En la clínica ha demostrado reducir el periodo de recuperación de las personas con depresión, el cual en promedio es de dos años y con Mindfulness es de ocho meses con bajas probabilidades de reincidencia. Por esta razón es que esta terapéutica comenzó a aplicarse para el manejo de otros trastornos físicos (gastritis, colitis, estreñimiento), así como en enfermedades complejas: diabetes, cáncer y males del corazón, por ejemplo.

Para acercar la técnica a la sociedad mexicana y favorecer el desempeño de sus alumnos, la Universidad Albert Einstein, que pertenece a la red internacional de instituciones académicas de la Unesco, imparte cursos de Mindfulness dirigidos a público en general y aplica la técnica entre sus pupilos a fin de reducir los niveles de ansiedad.

Por dura y saturada que sea la vida de estudiante, la carga de estrés puede quedar rebasada si se compara con el acontecer diario de la vida laboral, sobre todo si se suman factores como familia, dinero, seguridad y salud. Al respecto, el maestro Guerra comentó que se ha llevado Mindfulness a áreas de alto contenido de estrés como lo son la clínica del dolor y personas que tienen diagnóstico terminal, pacientes que al lograr desarrollar el beeingmode (mayor conciencia de sí mismos), logran tener una mejor calidad de vida.

Con la finalidad de cuantificar los beneficios, a las personas que han sido instruidas con Mindfulness se les practicaron estudios de imagen en los que se encontró que una de las partes del cerebro, la ínsula, había crecido algunos milímetros. “Mientras las personas aplican la técnica desarrollan de mejor manera las funciones de esta estructura, el hallazgo que llama la atención es que además crece de tamaño”, apuntó el rector.

Entre otras cosas, la ínsula cerebral es la estructura que regula la somatopercepción, que en palabras coloquiales quiere decir, la forma con la que percibimos los estímulos del exterior, principalmente el estrés. Aunado a esto, la ínsula también está involucrada con procesos de control emocional y riesgo a desarrollar o evitar adicciones, por mencionar algunos.

“Otro de los beneficios que se han observado con Mindfulness, es que es un auxiliar en el retraso del envejecimiento”, dijo Guerra López y explicó que esto se debe a que al desarrollar conciencia plena por un mismo, se ayuda a las células del cuerpo humano a cumplir de mejor manera con sus funciones.

Durante todo el día las células se están multiplicando, en este proceso participa una enzima llamada telomerasa, la cual se encarga de revisar que el código genético se copie correctamente de una unidad a otra. Conforme la edad avanza y se incrementan los niveles de estrés, disminuye la producción de esta enzima y se acelera el envejecimiento, proceso degenerativo que de acuerdo a lo indicado por el Rector de la Universidad Albert Einstein, ocurre de manera lenta en los adultos mayores que han practicado Mindfulness.

Imprimir