Premia Reino Unido a mexicanos por sus trabajos de impacto científico y social | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017

Premia Reino Unido a mexicanos por sus trabajos de impacto científico y social

Distinción. Pablo Amezcua fue galardonado por sus investigaciones para controlar el zika, chicungunya y fiebre amarilla; Fátima López por crear norma para que las innovaciones biomédicas del IMSS puedan ser comercializadas, y Rodrigo Sigal por usar el arte para reconstruir tejido social

Premia Reino Unido a mexicanos por sus trabajos de impacto científico y social | La Crónica de Hoy

El gobierno del Reino Unido entregó a tres mexicanos que fueron becarios en su país el premio Alumni Award 2017 por aportaciones importantes en tres campos de impacto científico y social. A nivel mundial, el galardón fue entregado a personas de 14 naciones, quienes estudiaron algún posgrado en el Reino Unido y han hecho contribuciones que mejoran el mundo. Del continente americano sólo fueron premiados ex becarios de México y Estados Unidos. 

El jueves por la noche se anunció que, entre mil 200 candidatos mexicanos, de 125 instituciones de educación superior, resultaron ganadores el doctor Pablo Amezcua, de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), por sus investigaciones científicas para el control de enfermedades tropicales transmitidas por el mosquito Aedes aegypti, como el zika, chicungunya y fiebre amarilla;  a Fátima López Fernández, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), por la creación de una política pública, publicada en el Diario Oficial de la Federación, para que las innovaciones biomédicas realizadas dentro del IMSS puedan ser comercializadas, y a Rodrigo Sigal Sefcovich, compositor que fundó, en Morelia, el Centro Mexicano para las Artes Sonoras, por promover la música y usar el arte para reconstruir el tejido social.

El proceso de selección de los ganadores, que es organizado por el British Council, se lleva a cabo a través de tres rondas de selección y un análisis final de finalistas, con jueces de México y el Reino Unido.

Además de los tres ganadores, se reconoció públicamente a otros seis finalistas en una cena de gala, encabezada por el embajador británico Duncan Taylor.

En el encuentro se destacó la relevancia del trabajo de los finalistas, como el periodista Emiliano Ruiz Parra, reportero independiente de investigación, autor del libro Los hijos de la ira. Las víctimas de la alternancia y ex colaborador del periódico Reforma y de la revista Gatorpardo; María Fernanda Félix de la Luz, activista creadora de la organización no gubernamental Mujer S.O.S,  basada en Puebla y que trabaja en favor de niñas en condiciones desfavorecidas; Rocío Aldeco Pérez, directora de la División de Ingeniería del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), Campus Querétaro, quien ha luchado por la incorporación de más mujeres en las carreras de ingeniería.

Los otros tres finalistas son Luis Lojero Garza, cofundador y CEO de la empresa Mural Med, que busca llevar soluciones de salud a grandes grupos de la población. Octavio Amezcua Noriega, quien dirige el Comité contra la Tortura de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, y Juan Ernesto Pardinas Carpizo, director general del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y líder en el impulso de la reforma legal anticorrupción conocida como “tres de tres”.

CAMBIOS SIGNIFICATIVOS. Ana Isabel López, encargada del área de Educación y Sociedad del British Council en México, explicó que los premios más altos fueron otorgados en tres categorías: Logros profesionales, Emprendedurismo e Impacto Social.

El reconocimiento a los logros profesionales, que mereció Rodrigo Sigal, que estudió un posgrado en la City University London, califica el liderazgo profesional, integridad y carácter de un ex becario.

Al hablar con Crónica sobre la importancia de su formación en Reino Unido para cristalizar su trabajo en el Centro Mexicano de Artes Sonoras, dijo que una gran lección fue comprender que el trabajo individual de un artista, como es su caso al ser compositor, se puede extrapolar y tener un impacto social. Subrayó la importancia de aprender a fortalecer redes de ideas y a gestionar proyectos en los que ha factores muy distintos a la creación artística, desde el diseño de programas de trabajo eficientes, hasta el manejo de recursos económicos.

El premio emprendedor, entregado a Fátima López, quien estudió en la Universidad de Sheffield, reconoce a personas que están enfocadas a generar nuevas oportunidades de negocio innovadoras y con fuerte potencial de crecimiento.

Ella dijo a este diario que una de las grandes lecciones que aprendió en sus años de estudiante de posgrado fue la importancia de que el investigador clínico no deje de pensar en que su trabajo debe tener una aplicación clínica, pues es común el error de iniciar una investigación y después no poder llevarla a la aplicación. Por eso recomendó que los investigadores piensen detenidamente en el tema de aplicación “desde la etapa cero, de la investigación”, pues este tipo de esfuerzos toman años, incluso décadas.

El premio de impacto social, que ganó Pablo Amezcua, egresado de la London School of Hygiene & Tropical Medicine, se refiere a contribuciones excepcionales y un compromiso con el cambio social y mejora a su comunidad.

Al responder a una pregunta de Crónica dijo que México podrá avanzar más rápido hacia la sociedad del conocimiento, en la que la investigación genera más riqueza y soluciones a problemas sociales, si los científicos trabajan más en grupos interdisciplinarios.

“Como investigadores mexicanos debemos eliminar esa expresión que dice que luchamos por el país ‘desde nuestra trinchera’, hay que salir del laboratorio y atacar los problemas. Sólo los investigadores pueden llevar innovaciones a la atención de los problemas de salud”, dijo al subrayar que sus trabajos sobre la atención a enfermedades tropicales han buscado, principalmente, facilitar el acceso de los grupos vulnerables a las herramientas de salud más innovadoras que se desarrollan en los laboratorios mexicanos. 

Imprimir