Ciudad

Xochimilco, en riesgo de hundimiento mayor

Jaime Urrutia, geólogo de la UNAM, explica que hay fallas geológicas en toda la delegación, por lo que la sobreexplotación del suelo podría generar problemas mayores

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Jaime Urrutia, geólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó que los agrietamientos registrados en la delegación Xochimilco se deben a la sobreexplotación del suelo que se realiza actualmente.

En entrevista con Crónica el especialista explicó que el agrietamiento en la zona se debe a que hace algunos años se prohibió seguir extrayendo agua del centro de la Ciudad de México, después de las grietas aparecidas en el lago de Chapultepec. 

“De ahí se fueron moviendo hacia Xochimilco y Chalco, es por eso que actualmente los acuíferos se secan más rápido que antes”, comentó.

Además especificó que todo el territorio de la demarcación se encuentra entre fallas sísmicas, y es por eso que se ha estado relacionando el problema de Zacapa con el posible agrietamiento, pues la zona se encuentra activa y en cualquier momento se puede presentar un temblor y aunado a que el suelo ya se encuentra seco y vacío, podría presentarse un hundimiento mayor.

“Los asentamientos que hoy en día ya existen, y de los que aún no nos hemos dado cuenta, hacen que sea imposible que las fracturas se den por actividad sísmica”, detalló. 

También enfatizó que es necesario reforzar la parte de los asentamientos irregulares no sólo en Xochimilco sino en toda la parte sur de la capital, pues al no prevenir y arreglar el crecimiento de urbanización se están incrementando los riesgos de desastres y decesos en la población. 

De acuerdo con Jaime Urrutia, todo el problema se debe a una combinación de efectos, los cuales constan del incremento de la población, la explotación de los mantos acuíferos y la falta de políticas de prevención. 

Detalló que otra de las zonas más explotadas por el crecimiento de la mancha urbana es la zona volcánica y el Corredor Biológico Chichinautzin, ubicado en Morelos, cuyo flujo permitía restablecer los acuíferos del sur de la Ciudad de México.

Sin embargo hoy en día ya ni siquiera se permite que el agua llegue a éstos.

“Han ido cambiando las zonas de recarga de Milpa Alta, Chalco y Xochimilco, pues éstos se recargaban gracias a la sierra volcánica y del escurrimiento del Chichinautzin”, platicó. 

El geólogo alertó que las especies vegetales y animales sufren los efectos de una urbanización desmedida; “estamos llenando a la capital con casas de cemento que retienen el calor y aunado al constante flujo de automóviles, la temperatura se eleva y afecta paulatinamente a las especies vegetales y a los animales.

“Se necesita una investigación más detallada de la fragmentación que se está originando en esta parte de la ciudad y pensar en que el cambio climático también traerá consecuencias tanto a nosotros como a nuestro alrededor”, señaló. 

Actualmente la Universidad Autónoma de México, el Sistema de Aguas y Protección Civil de la Ciudad de México, ya se encuentran realizando estudios no sólo de lo que está pasando en Xochimilco, sino en todo el Valle de México.

No obstante, de acuerdo con el investigador Jaime Urrutia, se necesita un análisis de fondo y minucioso para que las autoridades se encuentren listas para cualquier otro tipo de problemática que se presente. 

“Se necesita una política y un trabajo conjunto de las autoridades y escuelas para lograr prevenir o en su caso no seguir explotando el suelo y dañando el ecosistema”, enfatizó. 

Finalmente el investigador puntualizó que además de la falta de información, análisis y desarrollo de políticas para la prevención de asentamientos irregulares, es necesario trabajar en toda la Ciudad de México y revisar la explotación desmedida de suelo y recursos naturales.

Imprimir