Termina la fase diocesana en el Proceso de beatificación de Lucía dos Santos - Carlos Villa Roiz | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017
Termina la fase diocesana en el Proceso de beatificación de Lucía dos Santos | La Crónica de Hoy

Termina la fase diocesana en el Proceso de beatificación de Lucía dos Santos

Carlos Villa Roiz

La religiosa Lucia dos Santos, quien fue una de las videntes de las apariciones de la Virgen en Fátima, es recordada de manera especial este 2017, cuando se conmemora el centenario de aquellos acontecimientos que tuvieron lugar en Portugal, entre el 13 de mayo y el 13 de octubre.
Después de las apariciones, Lucía sos Santos ingresó a un convento de clausura con las Carmelitas Descalzas en Coimbra, donde permaneció durante 57 años hasta su muerte; los otros dos protagonistas de aquellos sucesos, Francisco y Jacinta Marto, fallecieron, respectivamente,  el 4 de abril de 1919 y el 20 de febrero de 1920. Tiempo después, los dos hermanos serían beatificados por San Juan Pablo II el 13 de mayo del año 2000.
Lucía dos Santos falleció el 13 de febrero de 2005, y el 13 de febrero de 2008 el cardenal José Saravia Martins anunció el inicio del proceso de canonización, mismo que fue concluido en su fase diocesana esta misma semana, por lo que el expediente, de casi 15 mil 500 páginas, ya fue turnado a Roma para su estudio, antes de que sea proclamada como santa. Los restos mortales de los tres videntes se encuentran en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario, en Fátima.
Lucía dos Santos, al lado del padre Pio de Pietrelcina, Santa Teresa de Calcuta y San Juan Pablo II, forma parte de los grandes modelos de santidad de la Iglesia en el siglo XX, al lado de otros mártires como la religiosa y filósofa carmelita Edith Stein, asesinada por los nazis en el campo de exterminio de Auschwitz, o el padre Maximiliano Kolbe, quien corrió con la misma suerte.
Las apariciones de la Virgen en Fátima, completamente avaladas por la Iglesia, se volvieron especialmente famosas por varias causas, entre ellas, porque la Virgen pedía la consagración de Rusia comunista a su Sangrado Corazón; por el llamado milagro del sol que se dio frente a testigos el último día de las apariciones; por los mensajes de conversión que se hicieron públicos, y por la carta que escribió sor Lucía dos Santos al papa Pío XII, que contenía “tres secretos”, de los cuales sólo se habían dado a conocer dos en 1941.
El llamado tercer secreto sólo fue revelado en su totalidad por la Santa Sede hasta después del atentado en Roma contra Juan Pablo II, y la carta fue publicada de manera paleográfica por L’Osservattore Romano el 26 de junio del año 2000, con comentarios del entonces cardenal Joseph Ratizinger, prefecto para la Congregación de la Doctrina de la Fe. Sin embargo, se especula, sin fundamento alguno, sobre la parcialidad en la difusión de dicho mensaje, que tenía que ver con la persecución de la Iglesia en el siglo XX, la larga fila de mártires que dejó en el mundo, y el propio atentado contra el Obispo de Roma. Juan Pablo II siempre sostuvo que fue la propia Virgen la que le salvó la vida en aquel atentado.
El papa Francisco ha proclamado para este año un jubileo especial por el centenario de las apariciones de Fátima, concediendo la indulgencia plenaria todos los días 13, desde mayo hasta octubre.

 

Imprimir

Comentarios