La Esquina

La Esquina

A los dictadores les molesta la crítica. La crítica y la exhibición de las fallas gubernamentales hieren la piel sensible de los autócratas. Mussolini, Stalin, Franco, Maduro empezaron diciendo que la prensa es el enemigo del pueblo. Impusieron la censura y luego acabaron con las libertades. Trump ya muestra ese síntoma. ¿Hasta dónde lo dejarán llegar los auténticos demócratas estadunidenses?

Imprimir

Comentarios