Academia

Además del tequila, el agave detonaría nuevas industrias mexicanas: Conacyt

Reportaje. México es el primer país en número de especies de agaves; se han descrito más de 350 especies y subespecies aprovechable, no obstante, la gran mayoría de la cosecha sólo es empleada para la obtención de tequilas y mezcal, cuando otros países también la usan para desarrollar nuevos productos, como plásticos, medicamentos y biocombustibles, entre otros, en las que podría incursionar la industria nacional, señala estudio

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Aunque en México el aprovechamiento de las plantas del agave generó en 2014 ingresos por 10 mil 137 millones de pesos, el 80% de la cosecha fue usada en la industria de bebidas para la elaboración de tequila, mezcal, sotol y otras bebidas. En contraste, países como Cuba, Alemania y Estados Unidos han aprovechado los hallazgos de numerosas investigaciones científicas para transformar los agaves en plásticos biodegradables, medicamentos, detergentes, cosméticos, suplementos alimenticios y biocombustibles.

Lo anterior es la conclusión del estudio más amplio de inteligencia tecnológica realizado hasta ahora sobre los usos potenciales del agave, el cual se llama “Aplicación industrial de la planta del Agave sp”, realizado por encargo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Este esfuerzo tuvo una inversión de 2.5 millones de pesos que fueron aportados en 70 por ciento por el Conacyt, a través del fondo Finnova, y en 30 por ciento por el despacho de ingenieros y abogados especializados en propiedad industrial Clarke Modet & Co.  

Las conclusiones fueron integradas en un reporte de 4 libros, donde se subraya la plusvalía que tiene el agave o aumento de valor por motivos extrínsecos, es decir, la aparición de nuevo conocimiento sobre sus aplicaciones.

El estudio permitió identificar que actualmente hay 542 patentes, de diferentes países, relacionadas con productos elaborados con agave o con procesos y técnicas industriales para aprovechamiento de diferentes componentes de la planta, desde azúcares hasta fibras. Sus autores consideran que el número de patentes podría crecer más de tres veces si la industria mexicana descubre que hay una gran oportunidad de negocios en el uso ordenado de este vegetal.

“En México tenemos muchísima investigación científica sobre el agave, pero lamentablemente son otros los países que están aprovechando ese conocimiento para desarrollar productos, patentarlos y venderlos”, explicó a Crónica, la maestra en ciencias Teresa Rivera Lara, directora de Transferencia de Conocimiento de Clarke Modet & Co y coordinadora del proyecto.

“Por esto hacemos un llamado de atención para todos los actores (industria, gobierno, academia y productores rurales), para que se aproveche de mejor manera la planta y el conocimiento que existe sobre ella”, añadió.

Clarke Modet es una compañía de origen español, especializada en protección a la propiedad intelectual fundada en 1879 y que tiene su filial mexicana desde hace 49 años.

CUATRO ÁREAS DE NEGOCIO. México es el país número uno, a nivel mundial, en número de especies de agaves, cactus y crasuláceas o suculentas. En este territorio se han descrito más de 350 especies y subespecies de agave aprovechable.

El estudio Aplicación industrial de la planta del Agave sp organiza las posibles áreas de negocio que se pueden beneficiar de esta planta en cuatro grandes campos: medicina, agricultura, química y manejo integral de residuos.

“Este estudio puede beneficiar a todos los actores vinculados con la producción de agave, más allá del uso que ya se le da en la industria del tequila y otras bebidas”, explicó la maestra Rivera Lara.

“Detectamos que en ninguna parte del mundo había un compendio de información tecnológica-competitiva, de mercado y de usos tradicionales. Había datos aislados, pero no un compendio como el que ahora tiene México que permite ver, en un solo documento, lo que se está haciendo a nivel internacional en aplicaciones industriales del agave. Lo que encontramos es que en otros países han encontrado nuevas potencialidades de aprovechamiento del vegetal y ya han puesto en el mercado muchos productos, mientras que México no está enfocando sus baterías a usar todas las diferentes líneas de nuevos negocios que pueden surgir alrededor del agave”, añadió la experta egresada de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

De acuerdo con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimenación (Sagarpa), en el año 2011 existían 330 mil hectáreas destinadas a la producción de agave, pero existe una cantidad adicional de hectáreas donde la planta crece de manera silvestre. Un ejemplo de por qué se afirma que el aprovechamiento de esa planta de climas áridos podría generar más riqueza es el hecho de que en la actualidad se aprovecha principalmente el centro o piña de la planta, mientras que las hojas y las fibras de la propia piña del agave son tratadas como desecho industrial.

SECTOR AGRICULTURA. El estudio sobre uso industrial del agave en el sector agrícola destaca la gran cantidad de estudios científicos que han documentado y probado que la pulpa de este vegetal puede ser usada como fertilizante para el cultivo de diferentes alimentos, pero también se han detectado beneficios como bio-insecticida, para el control de plagas. Una segunda área de aprovechamiento es la elaboración de materiales para la construcción hechas con fibra de agave, como plafones y blocks para la construcción.

Dos áreas de negocios adicionales relacionadas con el sector agrícola son la siembra del agave para extraer fibras útiles para la fabricación de textiles y de papel. También se identificó que existe una oportunidad para que los mexicanos elaboren máquinas y tecnologías para la cosecha y procesamiento de las hojas del agave, pues actualmente mucha de la maquinaria para la producción y transformación de la planta proviene de Alemania, por ejemplo la que vende a los mexicanos la compañía Thyssen Krupp AG.

Desde el punto de vista de países que han patentado proceso o variedades nuevas de la planta estudiada, están Alemania, China, Estados Unidos y México.  

“El estudio también nos permitió entender que uno de los grandes obstáculos para aumentar la superficie que se siembra con agave es el largo periodo de tiempo que hay que esperar para recuperar la inversión, ya que un vegetal alcanza su madurez hasta en ciclos de 5 y 8 años después de haberse sembrado. Por ello, es necesario procurar que al llegar la cosecha se haga un empleo integral de la planta y no se use sólo la piña y se desperdicien las hojas y otras fibras, como ocurre actualmente al elaborar bebidas como el tequila y el mezcal”, indican las conclusiones escritas.  

SECTOR QUÍMICO. En el área de aprovechamiento químico del agave se encontraron estudios científicos y pruebas tecnológicas que muestran a esta planta como materia prima para elaborar recubrimientos, barnices, biocombustibles y endulzantes como inulina, fructosa sólida y líquida o jarabe de agave.

“Se encontró y documentó un caso de industrias de Cuba que usan el agave para extraer sustancias con las que elaboran jabón y detergente. Este tipo de productos también ha comenzado a ser elaborado en México, en una industria con sede en Saltillo, Coahuila”, indica la introducción del capítulo de usos químicos.

En este apartado se informa que entre las empresas químicas mexicanas que ya aprovechan el agave como materia prima está Plastinova, mientras que fuera de México usan el agave compañías como L’Oreal, African Sisal y Mascoma.

Las instituciones mexicanas que son relevantes en la investigación de agave con el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología del estado de Jalisco (CIATEJ), y el Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY). Ambos son parte de la red de 27 centros públicos de investigación Conacyt.

SECTOR MEDICINA. En el sector medicina, China, Brasil, Estados Unidos y México son los cuatro países que han identificado y patentado productos para la salud basados en la planta que justificó el estudio.

Los usos terapéuticos, nutricionales y cosméticos de las moléculas y fibras extraídas de la planta incluyen tratamientos contra enfermedades gastrointestinales, Alzheimer y cáncer. Elaboración de parches antisépticos e hilos de sutura para cirugías. Elaboración de alimentos funcionales y endulzantes para pacientes con diabetes mellitus tipo 2; fabricación de productos de cuidado de la piel y también elaboración de medicamento antisépticos de uso veterinario.

Las empresas extranjeras que ya están elaborando productos médicos a partir de la planta abundante en México son Phytopharm, Sar Tec y Fukangren Biological. En México hay empresas que elaboran medicamentos y terapias con agave como Laboratorios Pisa, Hoga Hidalgo, Agave Trading, Asesoría Integral Agroalimentaria y Nutrimentos Inteligentes.

SECTOR DE MANEJO INTEGRAL DE RESIDUOS. En el campo del manejo inteligente de los residuos del agave, el estudio observó que en México hay mucha investigación científica sobre el uso de la fibra del agave como bioabsorbente para el tratamiento de aguas residuales e incluso para limpiar tierra contaminada o chimeneas que emiten contaminantes al aire.

Los desechos de bagazo ya han comenzado a ser usados por la industria como biocombustible para generar electricidad que consumen en procesos para la elaboración de otros productos. Existen numerosas investigaciones para elaborar biogás con ese bagazo.

“Este estudio investigó las diferentes partes de la planta y sus posibles usos, así se detectó, por ejemplo, que en algunos países ya usan los hongos que crecen en las hojas del agave para la elaboración de cosméticos. Estas son áreas de oportunidad porque en México no se ha prestado atención al hecho de que los residuos pueden ser materia prima para otros productos”, dijo la maestra Rivera.

El manejo integral de residuos es un área que se puede detonar fácilmente, pues muchas empresas que ya usan agave como materia prima para elaborar bebidas podrían reducir su impacto ambiental e incluso su huella de carbono si convierten los desechos en insumos para un segundo, tercero o cuarto producto derivado, y a la vez aprovechan sus canales de comercialización construidos a lo largo de muchos años.

Las instituciones mexicanas que han generado más información científica en este campo de manejo integral de residuos del agave con  la Universidad de Guadalajara (UdeG), la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN), y el Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (IPICYT)

ALTA PRODUCCIÓN. Ya contamos con información detallada de los principales estados productores de agave. Los primeros lugares son ocupados por Jalisco, Oaxaca, Guanajuato, Zacatecas, Nayarit, Michoacán, Tamaulipas, Puebla y Estado de México.

“Con el trabajo de esos estados, México se coloca como el productor del 85.5% de todo el agave que se cosecha y procesa en todo el mundo”, dijo a este periódico la coordinadora del estudio.

“El mensaje que debe subrayarse es que hemos concentrado nuestros esfuerzos en usar la planta para producción de bebidas alcohólicas, pero la industria genera gran cantidad de desechos que tienen valor económico si se les transforma con tecnología y conocimientos científicos nuevos. El ejemplo más claro es el bagazo que desecha la industria tequilera y que podrían generar buenos ingresos para esta industria si apuestan por procesarlos”, reiteró.

La distribución de la versión impresa y digital de los cuatro volúmenes estará a cargo de Conacyt, y se busca que llegue a productores, investigadores, expertos en propiedad intelectual e inversionistas en México.

Imprimir