El peligro y la urgencia de combatir la desigualdad - Ma. del Rocío Pineda Gochi | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017
El peligro y la urgencia de combatir la desigualdad | La Crónica de Hoy

El peligro y la urgencia de combatir la desigualdad

Ma. del Rocío Pineda Gochi

La desigualdad y la pobreza se han convertido en los grandes problemas y retos que enfrentan todos los países a escala global. A más de 30 años de la instrumentación de las políticas neoliberales, los virajes políticos hacia los gobiernos populistas y ultranacionalistas, el retorno del proteccionismo y el fortalecimiento de grupos de extrema derecha y de izquierdas radicales, marcan el presagio, de cambios en el espectro de las ideologías políticas, una ruptura teórica y el replanteamiento de modelos económicos.

Pero más allá de paradigmas y modelos de desarrollo, la evidencia empírica nos muestra los saldos y los balances de las recetas económicas aplicadas, que rebasan por mucho las dimensiones de los problemas que se generan entorno a la desigualdad y la pobreza.

Estudios realizados por OXFAM Internacional (Comité de Oxford de Ayuda contra el Hambre presente en más de 90 países) revelan que actualmente sólo ocho personas poseen la misma riqueza que la mitad más pobre de la población mundial, 3,600 millones de personas. Aunque algunos de estos mil millonarios —como los denomina la revista económica Forbes— obtuvieron su fortuna gracias a su talento y trabajo, más de la mitad heredaron su fortuna o la acumularon gracias a su participación en industrias en las que prevaleció la corrupción y el nepotismo.

Un dato alarmante es que la desigualdad extrema tiene un enorme impacto en las vidas de las mujeres, sobrerrepresentadas en los sectores con peores salarios y que sufren mayores niveles de discriminación en el ámbito laboral y asumen la mayor parte del trabajo de cuidados no remunerado. Al ritmo actual, llevaría 170 años alcanzar la igualdad salarial entre hombres y mujeres.

De acuerdo a sus estimaciones, si se sigue este ritmo impresionante de acumulación de riqueza, podría haber el primer “billonario” del mundo en tan sólo 25 años. Es decir, esta persona necesitaría derrochar un millón de dólares al día durante 2,738 años para gastar toda su fortuna.

Estos datos nos llevan a la reflexión de que los países debemos enfocar las baterías, paralelamente a las políticas crecimiento económico y de disminución de la pobreza, a reducir las desigualdades entre los que más tienen y los que menos tienen.

Desde el año 2013, y en el pasado Foro Económico Mundial 2017 la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, advirtió que el crecimiento desigual no podía ser sostenible. Además afirmó, que ante este escenario “las naciones volverían a su tendencia natural de esconderse detrás de las fronteras, de moverse hacia el proteccionismo”, tendencia que se manifiesta “en las opiniones de los votantes”.

Desafortunadamente, nuestro país vive la desigualdad extrema y tiene a uno de los hombres más ricos del planeta. México está dentro del 25% de los países con mayores niveles de desigualdad en el mundo, y es uno de los dos países más desiguales de la OCDE. A pesar de que somos las economía número 14 en el mundo, 55.3 millones de mexicanos viven en la pobreza, lo cual nos tiene sumergidos en un círculo vicioso de desigualdad, bajo crecimiento y pobreza.

Ante esta situación, es preponderante y urgente construir una agenda gubernamental que combata directamente la desigualdad social, económica y de género. Debemos atender el llamado de la sociedad, y poner en el debate público, la necesidad de realizar un diagnóstico que nos permita dimensionar el problema de la desigualdad y construir medidas para combatirla.

Senadora de la República

Michoacán de Ocampo

@RocioPinedaG

Imprimir

Comentarios