Acciones más contundentes, que la cacería ha empezado

Cecilia Téllez Cortés

Luego de que el Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos ordenó deportar y retener en México a migrantes detenidos por la Patrulla Fronteriza aunque no sean mexicanos, nuestro país esperaba ayer la llegada de los secretarios estadunidenses de Estado, Rex Tillerson y de Seguridad Nacional, John Kelly. 

Y de hecho, se esperaba una respuesta oficial contundente al anuncio estadounidense pues la cacería ha empezado.

Mal que bien,  ésta llegó por boca del canciller Luis Videgaray durante su reunión con diputados en San Lázaro.

Desde esas instalaciones, el canciller Videgaray reiteró que México no aceptará medidas unilaterales de Estados Unidos y de ningún otro país, pues antes que nada se exige respeto y diálogo.

Detalló que México no aceptará sean deportadas a su territorio personas de otra nacionalidad.

La situación amenaza con recrudecerse dado el cambio de las políticas de inmigración. La política anterior suponía que solo los ciudadanos mexicanos eran devueltos al país; los demás eran enviados a sus naciones de origen.

Ahora, según la redefinición de las prioridades en la aplicación de las leyes migratorias anunciada el martes por el Departamento de Seguridad Nacional, los migrantes serán enviados al otro lado de la frontera.

Si bien la declaración de  Videgaray, a cuyo dicho sumó el anuncio de que se acudirá ante organismos internacionales para denunciar el hostigamiento a nuestros connacionales, es un hecho que le hace falta sustento o hechos concretos para hacer frente a las decisiones estadunidenses. 

En palabras se ve muy bien, sin embargo no se ve ninguna respuesta ni acción contundente frente a las amenazas del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que se han traducido en la expulsión de centenares de connacionales, quienes se sienten desprotegidos. El dramático caso del joven que se suicidó tras ser deportado podría ser la punta de un iceberg al que no se puede perder de vista. 

Con horas de antelación a la visita de los enviados de Trump, senadores del PRD y del PAN pidieron al presidente Enrique Peña Nieto no recibirlos.

La presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Gabriela Cuevas, pidió que los funcionarios no fueran recibidos en Los Pinos. 

De su lado, el coordinador de los Senadores del Sol Azteca, Miguel Ángel Barbosa Huerta, consideró que es un error de la diplomacia mexicana  traerlos en medio de este ambiente.

De hecho, los legisladores asumieron posturas más fuertes durante la reunión que sostuvieron con  Gerónimo Gutiérrez, propuesto por el presidente Peña Nieto como embajador de México en Estados Unidos.

Se hizo ver, por ejemplo, la necesidad de tomar en cuenta en la relación bilateral con Estados Unidos además del componente en los temas comercial, seguridad fronteriza y migración, una amplia agenda medio ambiental, pues la muy probable construcción del muro amenaza el corredor biológico de la zona fronteriza.

Se  anunció que en breve diversas Comisiones del Senado convocarán a un diálogo nacional, para analizar las implicaciones de la construcción de un muro fronterizo.

ENTRESIJOS.- justo cuando se requiere la solidaridad de naciones amigas, Cuba negó la entrada al ex presidente Felipe Calderón. La respuesta oficial llegó, vía tuit, desde la cuenta del canciller Luis Videgaray. “La presencia de @FelipeCalderon en Cuba no representa ninguna afectación para el pueblo y gobierno cubanos. Lamentamos la decisión”….  Lasenadora panista Sandra Luz García Guajardo presentó ante el pleno del Senado una iniciativa que propone exentar del Impuesto al Valor Agregado (IVA) el costo del boleto de películas de producción nacional, con el propósito de que éste sea más barato que el de las películas extranjeras. La iniciativa se presenta cuando, lamentablemente, la asistencia de personas para ver cine mexicano ha disminuido significativamente, al pasar de 24.03 millones en 2014 a 17.5 millones en 2015.

 

@cecitellez

cetece@gmail.com

 

Imprimir

Comentarios