¿Costo político o derrota? - Rafael Cardona | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube
¿Costo político o derrota? | La Crónica de Hoy

¿Costo político o derrota?

Rafael Cardona

Con diferentes acentos, según la óptica de cada quien, varios de los columnistas y conductores convocados en días recientes a Los Pinos para recibir información y comentarios del presidente Enrique Peña sobre la real circunstancia e impacto de los precios de los combustibles han expresado una idea: en ejercicio responsable, el Ejecutivo asume el costo político de tales decisiones.

Impopulares nocivas para su imagen, pero necesarias.

A estas alturas ya cuesta trabajo imaginar una alterada condición de nocivo impacto a una popularidad de suyo casi desvanecida. Los márgenes de aceptación presidencial disminuyen tras la merma. O como diría un ranchero: “bajan para abajo”.

Noticias de Michoacán reprodujo algunos detalles de la referida reunión (donde esta columna no estuvo presente) y señaló algo sobre lo cual no hacen falta muchas luces para comprender el oscuro futuro de las urnas. El “costo político” del presidente se paga con menos votos.

“El presidente Enrique Peña Nieto aseguró que la liberalización de los precios de las gasolinas es la decisión más conveniente que pudo haber tomado el Gobierno Federal, pues no hay más opción.

“De no haberlo hecho, dijo, se fracturaría la economía del país.

“En una reunión con periodistas y líderes de opinión en la residencia oficial de Los Pinos, el mandatario explicó que su administración resolvió mantenerse firme para preservar la estabilidad económica.

“Reconoció que el incremento en los precios de las gasolinas de enero y la fluctuación diaria que inició ayer lunes, tendrá costos políticos para su partido, el Revolucionario Institucional, sin embargo resaltó que él funge como Presidente de México, no de un partido”.

En esas condiciones, el PRI se enfoca en cuatro procesos electorales de mayor y menor importancia. Veracruz (alcaldías), Nayarit, Coahuila y el Estado de México, cuyo peso económico, poblacional y electoral es tan obvio como para no insistir en él.

Perder el Estado de México —para el PRI— es casi perder la elección federal. Ganarlo implica llegar con esperanza. Eso ya se ha dicho y es sabido.

Quienes estuvieron en la citada reunión dicen haber advertido a un presidente cerca del agobio. Ocupado y con una evidente y estresante carga de trabajo. Sin embargo, lo refieren optimista a largo plazo, confiado en el rumbo del buque cuya circunstancia él define lejana a la crisis grave, con indicadores económicos convenientes y salidas a la vista.

No obstante, ésa podría ser la fachada. Detrás del forzado optimismo se advierten las llamaradas de un incendio incontenible, estimulado, obviamente, por la presión nunca vista antes en tiempos recientes, de un gobierno estadunidense entre la hostilidad y el desprecio.

REVANCHA CONTRA FELIPE

Son maestros de la diplomacia los cubanos, si por diplomacia entendemos una firmeza hábil en la política exterior. Saben sus necesidades en sus alcances y siempre aciertan en la actitud y el tiempo.

Si no tuvieron gestos de descortesía personal contra Felipe Calderón cuando desde la Presidencia de la República coqueteaba a más no poder con los disidentes al régimen, Payá, las Damas de Blanco, etcétera, ahora, años más tarde, le cobran y lo definen como persona no grata.

Esta información fue divulgada ayer, obviamente, desde Miami por el sitio Cubanet:

“El expresidente mexicano Felipe Calderón calificó de ‘absurda, inadmisible y reprobable’ la prohibición del Gobierno cubano a su entrada a la isla este martes.

“Calderón se dirigía a Cuba para participar en la ceremonia de entrega del Premio Oswaldo Payá: Vida y Libertad, que planea otorgarse este miércoles a Luis Almagro, secretario general de la OEA.

“Calderón describió que en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México le informaron ya en el mostrador que no podría abordar el vuelo que partía hacia La Habana debido a que no estaba autorizado por el Gobierno cubano para ello.

“El hecho es que yo quería ir, y me invitaron a estar presente mañana en la entrega del Premio Oswaldo Payá, que lo iban a entregar a Luis Almagro, Secretario General de la Organización de Estados Americanos, que hizo un papel destacado por la democracia tanto en Venezuela como en Cuba y otras partes, dijo Calderón, citado por el diario mexicano.

“Expresó asimismo su solidaridad con los familiares de Oswaldo Payá y su protesta contra el gobierno cubano y me parece simplemente inadmisible, bochornoso y espero que esto se revierta y les mande un mensaje a los cubanos para que todos los pueblos de Latinoamérica, absolutamente todos, podamos vivir en libertad y democracia”.

Pues será el sereno, pero lo dejaron vestido y alborotado.

rafael.cardona.sandoval@gmail.com

elcristalazouno@hotmail.com

Imprimir

Comentarios