Honores a la Bandera en la Catedral de México - Carlos Villa Roiz | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube
Honores a la Bandera en la Catedral de México | La Crónica de Hoy

Honores a la Bandera en la Catedral de México

Carlos Villa Roiz

Este domingo, en la misa de las 12:00 horas, se rendirán honores a la bandera en la Catedral de México, como es costumbre desde que lo estableció el Cardenal Norberto Rivera Carrera, luego de que tomara posesión del Arzobispado Primado. Son dos veces al año cuando el Cardenal preside estas solemnes ceremonias: el domingo más cercano al 24 de febrero, Día de la Bandera, y el domingo más próximo a las fiestas patrias, en septiembre; en ambos casos participan bandas de guerra y se entona el Himno Nacional.

Ya en tiempos del cardenal Miguel Darío Miranda, hacia 1960, había decretado que en todas las iglesias de la Arquidiócesis de México se colocaran cerca del altar el lábaro patrio, pues la sana separación entre la Iglesia y el Estado no se contrapone con el respeto y veneración que todos los mexicanos deben tener por los símbolos patrios.

La historia de la Catedral va de la mano con importantes episodios de la historia nacional. Debajo del altar de los Reyes y en la Capilla de San Felipe de Jesús estuvieron sepultados durante varios años algunos de los principales caudillos del proceso de Independencia; luego fueron trasladados al mausoleo de la Columna del Ángel, en la Avenida Paseo de la Reforma.

A la fecha, en la catedral, aun se custodian en una urna de cristal los restos de don Agustín de Iturbide; también se encuentra su trono y la Bandera Trigarante de su ejército que entró triunfante a la Ciudad de México, y donde por primera vez se usaron los colores de nuestro lábaro: verde, blanco y rojo, no obstante ya aparecían juntos y en este mismo orden, en un chimali o escudo dibujado en el Códice Mendocino. En la catedral también está el corazón disecado de don Melchor Ocampo y los restos de don José Vasconcelos, quien testamentariamente expresó su deseo de ser sepultado en el templo.

Otra de las capillas de la catedral está dedicada a la Virgen de Guadalupe, cuya imagen sirvió en 1810 al Padre de la Patria, el Cura Miguel Hidalgo y Costilla, como estandarte del ejército insurgente, poco después de haber convocado a la lucha armada. Más de 400 protagonistas de la lucha por la independencia fueron sacerdotes y religiosos, entre ellos, José María Morelos y Pavón, Mariano Matamoros, Fray Servando Teresa de Mier y el fraile peruano Melchor de Talamantes.

Durante la Revolución Mexicana de 1910, la Virgen Morena también abanderó a las tropas zapatistas que adoptaron el ideal agrario y campesino, como se aprecia en varias fotografías y documentales de la época.

En el episodio conocido como la Decena Trágica, las torres de la Catedral fueron tomadas para disparar contra las tropas atrincheradas en Palacio Nacional, lo que derivó en el posterior fusilamiento del Presidente Francisco I. Madero y del Vicepresidente Pino Suárez que tuvo lugar en la cárcel de Lecumberri.

La Catedral de México ha sido escenario de diversos acontecimientos relacionados con la historia patria y que van más mucho más allá del proceso de evangelización, alfabetización y defensa de los indios, la participación de canónigos en las Cortes de Cádiz, el proceso de independencia, la entronización de los dos Imperios Mexicanos y los Te Deum celebrados con pompa en distintos momentos gloriosos.

El homenaje a la Bandera nacional es un justo reconocimiento de las autoridades eclesiásticas y de los fieles a los símbolos patrios, la defensa y la promoción de nuestro nacionalismo y el amor a la patria. 

Imprimir

Comentarios