Parlamento abierto en el Congreso de la CDMX - Leonel Luna | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 09 de Marzo, 2017
Parlamento abierto en el Congreso  de la CDMX | La Crónica de Hoy

Parlamento abierto en el Congreso de la CDMX

Leonel Luna

Con la reciente publicación de la Constitución de la Ciudad de México, se incorporaron nuevas instituciones políticas y jurídicas, además de reformar las ya existentes.

Entre las instituciones que ya existían, pero cambiaron su naturaleza está el Congreso de la Ciudad de México, como resultado, esta VII Asamblea Legislativa del Distrito Federal es la última que va a existir, pues el siguiente periodo legislativo se dará apertura a la I Legislatura del Congreso de la Ciudad de México.

Entre las modificaciones y adiciones al Poder Legislativo, resulta importante destacar la figura del “Parlamento Abierto”, la cual encontramos en el artículo 29, apartado A, numeral 4 de la Constitución en comento; como resultado, la Asamblea Legislativa se encuentra realizando trabajos de armonización entre lo establecido en la Constitución de la Ciudad de México y las leyes secundarias, que en consecuencia desarrollen los principios y mecanismos en torno a ésta nueva figura, que si bien ya existía en la Ciudad de México, hemos de institucionalizarla y llevarla a la Ley Orgánica del Congreso de la CDMX.

El parlamento abierto tiene su principal antecedente en el país escandinavo de Finlandia, que en el año 2013 incorporó una plataforma digital en línea, a través de la cual sus ciudadanos podían proponer iniciativas de ley para el país, obligando a su órgano legislativo a considerar tales iniciativas siempre que reunieran las formalidades previamente establecidas.

Tiempo después, México se incorporaría como uno de los países parte de la Alianza para el Gobierno Abierto, adquiriendo los compromisos de armonización de su derecho nacional con los principios y directrices que se establecieron.

De ese contenido guía destacan 10 principios: i) derecho a la información; ii) participación ciudadana y rendición de cuentas; iii) información parlamentaria; iv) información presupuestal y administrativa; v) información sobre legisladores y servidores públicos; vi) información histórica; vii) datos abiertos y no propietarios; viii) accesibilidad y difusión; ix) conflictos de interés, y; x) legislar a favor del gobierno abierto.

Los anteriores constituyen la fundamentación y el contenido de las leyes nacionales, y por lo tanto, los órganos legislativos deberán adoptarlos como propios y desarrollarlos tomando en cuenta la realidad de su ámbito de competencia.

Es importante destacar que este grupo de principios gira en torno a una exigencia actual, que consiste en acortar la brecha entre los gobernados y sus representantes colegiados, lo cual es indispensable y sano para la vida democrática de cualquier Estado, y se está realizando a través de los mecanismos de democracia participativa, los cuales además son un medio para empoderar a la sociedad civil en la dirección política de su ciudad.

Uno de los mecanismos antes mencionados y que está reconocido por la Constitución de la Ciudad de México es el parlamento abierto, que viene acompañado de principios y valores como: la transparencia, rendición de cuentas, acceso a la información y otros muy necesarios en la vida política de la ciudad.

Cabe señalar que por la importancia de éste y otros mecanismos resulta imperativo el compromiso de los ciudadanos para estar atentos a los trabajos legislativos sobre esta materia, ya que los asambleístas jugarán un papel muy importante en establecer el contenido de los medios que permitirán lograr una mejor participación ciudadana a través de mecanismos de democracia participativa.

* Presidente de la Comisión de Gobierno de la ALDF y coordinador de la bancada del PRD

 

Imprimir

Comentarios