Águila Azteca para Taleb Rifai

Juan Manuel Asai

Turismo. A lo largo de los próximos meses México enfrentará la prueba más difícil en décadas. Las primeras semanas del gobierno de Donald Trump ya mostraron su capacidad destructiva, que se puede desbordar en cualquier momento. No ha ocurrido así porque Trump padece déficit de atención. Le cuesta mucho trabajo concentrarse. Se aburre rápido y cambia de blanco y de aparador con frecuencia inusitada. Si se hubiera concentrado en nosotros quién sabe qué hubiera pasado.

Es un alivio contar, en estas horas complejas, con la solidaridad de un personaje singular, Taleb Rifai, oriundo de Jordania y cabeza de la Organización Mundial de Turismo, el organismo de la ONU dedicado a la industria de los viajes. Rifai es la máxima autoridad mundial en turismo. En la confrontación de México contra la política xenófoba de Trump, muro incluido, está de nuestro lado. El otro día emitió un mensaje de solidaridad con nuestro país que todos deberíamos conocer. Yo lo pesqué en redes sociales. Es breve, sustantivo, conmovedor y útil para encarar los muchos desafíos que vienen. Dijo, entre otras cosas: “México es el futuro, sin duda. Tengo plena confianza en ustedes. El mundo los respeta. Tienen un gran país, estén orgullosos de él, de su diversidad, de sus tradiciones”. Un mensaje para evitar que cunda el desaliento. La cercanía de Rifai no es nueva ni coyuntural. La ha mostrado desde hace años en las duras y las maduras. Por esa razón pido que se entregue a Taleb la condecoración del Águila Azteca una vez que concluya su actual responsabilidad, lo que ocurrirá este mismo año, para hacerle saber que lo consideramos un aliado formidable.

Voluntad política. Tuve oportunidad de platicar con Taleb Rifai en la ciudad de Guadalajara. Me confirmó algo que se dice poco pero que todos los interesados en el turismo deben tener presente. La clave para el desarrollo de la industria en una región, o en un país, es la voluntad política. Lo es. La maquinaria estatal comienza a moverse para ubicar al turismo como política pública prioritaria y las respuestas positivas comienzan a sentirse en el corto plazo. Me refiero a una decisión real, y no a una frase para discursos. La operación diaria de la industria corre a cargo de los empresarios y los prestadores de servicios, eso no está en duda, pero el encendido de la maquinaria es la voluntad política que se traduce en aeropuertos, concertación de vuelos, carreteras, trámites de internación, servicios básicos, seguridad, señalamientos, promoción nacional e internacional, protección del medio ambiente, entre otras muchas cosas.

México es un país con vocación turística. No hay que forzar nada. Tiene una cultura milenaria y una oferta alucinante de atractivos sin parangón en el hemisferio occidental. Lo apunto sin exagerar. A lo que debe añadirse una tradición de servicio en la mayoría, que no todas, las plazas del país. Además a México le urgen los beneficios del turismo como el empleo, el desarrollo regional, el combate a la pobreza, las divisas frescas. En este momento, con las condiciones imperantes, el sector energético a la baja, las remesas amenazadas, las manufacturas bajo acoso, el turismo se presenta como un motor de desarrollo que además atraviesa por una racha muy buena que no podemos dejar caer. Ya somos jugadores importantes, podemos ser de la élite. Hay que cuidar a los turistas y a los destinos. México es el futuro, lo dijo Rifai. Propongo asumirlo como cierto.

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios