Brazo del Vaticano forma grupo promigrante con 18 diócesis fronterizas | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Brazo del Vaticano forma grupo promigrante con 18 diócesis fronterizas

No podemos oponernos a que la policía saque a migrantes de las iglesias, dice el padre Arturo Montelongo.

Dieciocho diócesis fronterizas en México y Estados Unidos conformaron ya grupos de asesoría legal a migrantes en peligro de ser deportados o en tránsito hacia la Unión Americana.

Se trata de las ubicadas en Texas, así como en Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

En entrevista con Crónica, el padre Arturo Montelongo, secretario ejecutivo de la Dimensión Episcopal de Movilidad Humana, compartió la estrategia de defensa a migrantes desde la Iglesia, la cual incluye la apertura de más albergues y de centros sociales donde los repatriados puedan enseñar oficios aprendidos en EU.

Adelantó que se planea ya la constitución de un frente episcopal promigrante, formado por 35 diócesis a lo largo de ambas fronteras.

La Dimensión, la cual pertenece a la Conferencia del Episcopado Mexicano y es brazo internacional del Vaticano, respaldó el uso de templos para resguardar a familias en su lucha por evitar deportaciones.

“Como Iglesia hemos acompañado el andar de los migrantes desde tiempo atrás, tanto en acción caritativa como en humanitaria. Tenemos 64 albergues en todo el país, pero estamos en proceso de abrir más”, refiere Montelongo, en la sede del templo Asunción de María, en Naucalpan.

¿Por qué más albergues?

—Estamos detectando cambios en las rutas migratorias y previendo un asentamiento en la frontera norte, la cual puede llegar a saturarse en el verano, tanto por el flujo natural hacia el norte como por el aumento de las deportaciones.

¿De mexicanos?

—Y también de centroamericanos, cubanos y haitianos. Estas deportaciones no se dan en avión hasta los países de origen, simplemente los hacen cruzar por los puentes fronterizos hacia México.

Se ha hecho mucho escándalo por el envío de centroamericanos a México…

—No es algo nuevo, se viene dando de tiempo atrás.

¿Dónde se abrirán?

—Desde Matamoros hasta Tijuana, en toda la franja fronteriza… El Papa ha llamado a que las comunidades parroquiales sirvan como puntos de acogimiento de migrantes. El objetivo es sensibilizar a los fieles, porque los migrantes necesitan de cobijo, salud, economía, son pobres entre los pobres y viven de la caridad de la gente.

¿Ha aumentado en la era Trump el número de mexicanos en los albergues?

—Se va notando de a poco, aunque muchos se van a sus lugares de origen. Lo importante es que los albergues estén abiertos para ellos. Hemos iniciado además otros esfuerzos.

¿Cuáles?

—La diócesis de Zacatecas, por ejemplo, abrió ya un centro social con un enfoque de reinserción, en el cual los zacatecanos deportados que aprendieron en Estados Unidos diversos oficios y habilidades, pueden compartir esos conocimientos a otras personas por medio de talleres. Es una forma para reinsertarlos en un país que sienten ajeno. Vamos a multiplicar este modelo en diferentes estados.

¿Qué hay de la comunicación con la Iglesia de Estados Unidos?

—Apenas en febrero se llevó a cabo un encuentro en la ciudad de Brownsville entre obispos fronterizos, tanto de Texas como de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas. Asistieron representantes de 18 diócesis. Se votó por darle mayor fuerza a los procesos de ayuda y atención a migrantes en ambos lados de la frontera. Las diócesis de Estados Unidos están abiertas a la asistencia social y a la orientación respecto a los estatus migratorios.

¿Orientación migratoria en las iglesias?

—No toca a la Iglesia dar nacionalidades ni residencias legales, pero sí orientar sobre qué caminos deben seguir los migrantes en busca de regularizar su situación. Muchos estaban de incógnitos: tenían 10 o 20 años allá y nunca se habían preocupado por su estatus. La persecución de Trump ha despertado su inquietud sobre qué deben hacer para quedarse en un país donde no nacieron, pero donde tienen familia y trabajo.

¿Ahí entran los grupos de orientación?

—Sí, para resolver dudas de carácter legal, en decirles: tu situación es ésta y debes ir con tal abogado o juntar tal documentación.

—¿Esta asesoría se da sólo es Texas?

—También han comenzado a realizarse esfuerzos en las Californias, pero hasta ahora son iniciativas separadas. Ya se planea una reunión en septiembre para crear un frente de defensa más amplio, en toda la franja fronteriza: desde Tijuana hasta Matamoros. Hablamos de 35 diócesis.

La Dimensión Episcopal es parte del Consejo Consultivo de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación, y del Consejo Ciudadano del Instituto Nacional de Migración.

A la aludida reunión en Brownsville asistió el actual nuncio apostólico de EU: Christophe Pierre, quien durante nueve años fue nuncio en México.

¿Respalda la Dimensión Episcopal que los templos sirvan como refugio de inmigrantes para evitar ser expulsados?

—Como Iglesia respetamos la política internacional y el derecho de cada nación de salvaguardar su territorio, pero nos acogemos a la caridad y a la salvaguarda, no de territorios sino de personas. En los templos las familias se sienten protegidas y la Iglesia tiene una gran fuerza institucional, pero también somos realistas: no podemos oponernos a que se use incluso la violencia para sacar a la gente de las parroquias, está fuera de nuestras manos. Quisiéramos que nunca sucediera, que fueran santuarios, pero…

¿Se pueden ejecutar operaciones policiacas o migratorias dentro de una iglesia?

—No hay ley que lo prohíba. En un templo debe predominar el respeto a lo sagrado, pero hay agentes o policías que no son creyentes o no les interesa ese respeto, sólo ejecutan órdenes.

¿Y en las reuniones de los obispos se ha hablado de mantener abiertas las puertas de los templos para el refugio de migrantes?

—Es, de hecho, una instrucción del papa Francisco, tanto en el norte como en el sur. Es vergonzoso reclamar a Estados Unidos lo que no somos capaces de hacer aquí.

La Iglesia, y en específico la Dimensión Episcopal, trabajan ahora en concientizar a la población binacional del desatinado discurso de Trump:

“Él señala al migrante como un delincuente por el simple hecho de no tener una regularización migratoria, es un calificativo que estamos combatiendo, que no hemos aceptado ni aceptaremos”…

Imprimir