Los Migueles - René Arce | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 15 de Marzo, 2017
Los Migueles | La Crónica de Hoy

Los Migueles

René Arce

Bastó que Miguel Barbosa, líder de la fracción parlamentaria del PRD en el Senado, comunicara públicamente su apoyo a Andrés Manuel López Obrador como candidato a la Presidencia de la República para que el color del semáforo pasara de amarillo a rojo. Barbosa solo detonó públicamente lo que ya venía sucediendo en toda la República, los votantes y líderes locales del PRD se están sumando a Morena para tratar de  proteger sus intereses personales o de grupo.

Pero el verdadero reto para el PRD no es tan solo quienes se marchan sino también quienes se quedan, los que toman su decisión de incorporarse a Morena ya no tendrán injerencia en la vida interna del partido, sobre todo con la posibilidad de elegir con quien aliarse en el 2018, o en su caso optar por una candidatura presidencial propia.

En cambio, un grupo importante al interior del PRD genuinamente piensa que lo mejor que le puede pasar al Partido es apoyar a López Obrador, por lo tanto tratarán de convencer al resto que se siga promoviendo llegar a un acuerdo con Morena y su líder. El problema de este grupo es que López Obrador quiere desfondar al PRD, no llegar a una alianza electoral, porque un acuerdo implicaría dejar la candidatura a Jefe de Gobierno a alguien propuesto por el actual gobernante Miguel Ángel Mancera (a través de su grupo perredista Vanguardia Progresista comandado por su Secretario de Movilidad, Héctor Serrano), a lo cual no accederá López Obrador.

Otro grupo de dirigentes de las expresiones Nueva Izquierda e Iniciativa Galileos manifiestan profundas discrepancias políticas con el populismo y mesianismo de López Obrador, para ellos sería pertinente buscar una alianza de centro en el 2018, ya sea con el Partido Acción Nacional o con un candidato propio que tenga capacidad competitiva. El problema de este grupo de dirigentes es que en el mejor de los casos representan un 40% del Consejo Nacional partidista,  con ese porcentaje no pueden decidir la política de alianzas.

El otro factor de decisión se llama Miguel Ángel Mancera, que mantiene dentro del PRD a dos grupos operadores, uno es el orgánico, al que subsidia con presupuesto y con cargos en su estructura administrativa, se denomina como hemos mencionado anteriormente Vanguardia Progresista, grupo pragmático sin ideología, pero con lealtad presupuestal al servicio de lo que ordene el Jefe Mancera, el otro grupo vive entre dos lealtades, según las circunstancias que mejores dividendos le generen, algunas veces con Mancera, otras con el gobierno del PRI en el Estado de México o con el Federal, este grupo de denomina Alternativa Democrática Nacional, es uno de los más fuertes al interior del PRD.

Con estos dos grupos pragmáticos y corporativos, Mancera intenta definir el rumbo del PRD hacia el 2018, jugando también con su relativa independencia partidista, para con ello tratar de aglutinar a otros sectores de estas características; sin embargo, la mala calificación que a su gobierno le está otorgando la ciudadanía, derivado de la creciente corrupción e inseguridad pública, ha permitido una popularidad cada vez mayor de López Obrador y Morena, hace que la candidatura presidencial de Mancera se vea cada vez menos competitiva. Ésta fue la verdadera causa de que su tocayo Miguel Barbosa lo abandonara, cuando unos meses antes le había declarado su apoyo incondicional.

Bien haría don Miguel en recordar la experiencia de Marcelo Ebrard, cuando éste tenía el poder y el dinero compró voluntades y lealtades al por mayor, pero en cuanto lo fue perdiendo, muchos Migueles se la aparecieron. Pobre PRD, tan cercano a Miguel Ángel Mancera y tan lejano a López Obrador.

Mail: renearcecirigo@gmail.com

Fb: René Arce

Web: renearce.com

Tw: @renearcemx

Imprimir

Comentarios