La igualdad de género en materia de salud: un tema olvidado en la agenda de género - Ma. del Rocío Pineda Gochi | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 15 de Marzo, 2017
La igualdad de género en materia de salud: un tema olvidado en la agenda de género | La Crónica de Hoy

La igualdad de género en materia de salud: un tema olvidado en la agenda de género

Ma. del Rocío Pineda Gochi

Cuando hablamos de la igualdad de género, comúnmente entendemos toda la gama de derechos sociales, económicos, políticos, y en general, los derechos humanos fundamentales, que tienen tanto hombres y mujeres, sin importar la condición del género. A través de la transversalización de la perspectiva de género, se busca valorar y dimensionar las implicaciones que tienen cualquier legislación, política o programa con la finalidad de hacer las adecuaciones conducentes que promuevan la igualdad sustantiva entre los géneros.

En la actualidad, ante una larga lista de desigualdades que viven las mujeres, se dejan de lado aspectos relevantes como la importancia de la igualdad de género en materia de salud. Entendemos por este tipo de igualdad, como el goce del grado máximo de salud y el acceso equitativo a la atención sanitaria, así como la inclusión y  participación en el desarrollo de las políticas sanitarias de los hombres y las mujeres. Lo cual no ocurre con frecuencia, porque asumimos que existen diferencias o una menor incidencia de las diferentes enfermedades entre los géneros, y esta omisión impacta de manera negativa en los resultados esperados de las políticas gubernamentales.

La Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud han recomendado a los países, revisar sus políticas en materia de salud para valorar la interacción de los factores biológicos y socioculturales, con el objeto de poner en evidencia como actúan en forma positiva o negativa sobre los comportamientos, los riesgos y los resultados sanitarios, y cómo influyen en el acceso y el control de los recursos y en la participación a la atención de la salud. Hoy en día, existe cada vez más información en favor de la influencia que tienen sobre la salud: los roles sociales; las relaciones basadas en la posición social; los valores; y el comportamiento que se atribuyen a los hombres y las mujeres.

Por ejemplo, la revista médica británica The Lancet documentó que la carga de las afectaciones relacionadas con el virus del papiloma humano (VPH) es similar para los hombres (2 mil casos de cáncer y 48 mil casos de verrugas anogenitales al año) y mujeres (5 mil casos de cáncer y 39 mil casos de verrugas anogenitales al año). Expertos en biología molecular y biotecnología sostienen que en el caso del VPH, el gran vector de contagio es el género masculino. A diferencia de las mujeres, no existen programas de control para hombres portadores, ni campañas preventivas.

Desafortunadamente, en nuestro país 1 de cada 10 muertes por cáncer en las mujeres mexicanas se asocia al cáncer cervicouterino y desde el año 2006 es la segunda causa de muerte. En el 2014, se registraron más de 3 mil nuevos casos de tumores malignos del cuello uterino con una tasa de incidencia de 6.08 por 100,000 habitantes mayores de 10 años. En mujeres de 25 años y más, se registraron más de 4 mil defunciones con una alarmante tasa de 11.9 defunciones por 100,000 mujeres, con un promedio de edad a la defunción de 59 años.

Ante esta situación, estamos obligados a pugnar porque exista mayor concienciación sobre la importancia de considerar la salud en la agenda de igualdad de género. Para lo cual se necesita realizar mayor investigación, que nos permita conocer cómo interactúan las cuestiones de género con los factores biológicos, y generar un importante instrumento para el mejor diseño de las políticas públicas en la materia, disminuir la carga de mortalidad y garantizar el derecho a la salud de los hombres y mujeres mexicanas.

Senadora de la República

Michoacán de Ocampo

@RocioPinedaG

Imprimir

Comentarios