La verdadera reforma energética - César González Madruga | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 17 de Marzo, 2017
La verdadera reforma energética | La Crónica de Hoy

La verdadera reforma energética

César González Madruga

Durante el ágora ciudadano y presentación del libro Renacimiento mexicano, en Coatzacoalcos, Veracruz, fui testigo de un verdadero renacer en torno a los destinos que el país debe asumir de cara a los retos energéticos que se avecinan, gracias a la implementación del proyecto ambiental del centro educativo Quetzalli, de la fundación Integra A.C que preside Mónica Robles. En ese lugar se educa a gente de todas las edades acerca de las alternativas que se tienen para llevar una vida armónica con la naturaleza y resalta el hecho que todas las inmediaciones funcionan con energía solar. Si bien no es el primer lugar que logra esta transición energética en el país, sí resulta alentador que sea en un puerto como el de Coatzacoalcos, que ha tenido una vocación principalmente petrolera, donde esto suceda, confirmando que la verdadera reforma energética es la solar.
A lo largo de los últimos años se ha visto el tema de las energías renovables como un mero aspecto ambiental para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y con ello contribuir a frenar el calentamiento global, o al menos esa visión ha prevalecido en nuestro país. Sin embargo, países como Dinamarca o Noruega han visto esta área de oportunidad como una máxime para ser más independiente y darle viabilidad a sus naciones en los años venideros, al grado que hoy ya producen y consumen más energía limpia que lo que hacen con fuentes de energía gris. Se han liberado con esto de los intereses de la industria petrolera, que hoy se ha apoderado del manejo de los gobiernos de varios países para manipularlos como mejor les convenga, y viabilidad futura porque se han proyectado más allá de la sobreexplotación del petróleo.
Recuerdo una caricatura de un periódico local de Copenhague durante la COP15, que utilizaba el caso mexicano para ejemplificar lo absurdo que era la forma de actuar por parte de la mayoría de los gobiernos, donde representaban a un mexicano con las manos llenas de callos y todas lastimadas excavando la tierra en búsqueda de petróleo, mientras la espalda se le llenaba de llagas por las quemaduras del sol, y el titulo era “comencemos a voltear al cielo”. Esto lo hacían en alusión a que México es el tercer país que recibe mayor radiación solar en todo su territorio y que en vez de aprovecharlo se encuentra obsesionado en vender al mejor postor hasta la última gota de petróleo, aun cuando ello signifique un daño irreparable a la naturaleza y las comunidades que le rodean.
De acuerdo a los expertos, el tiempo que nos queda de la explotación de petróleo, al ritmo que lo estamos haciendo, podrá tener viabilidad tan sólo por los próximos 25 años, a lo mucho 30, y la cuestionada reforma energética no prevé un plan futuro bajo esta consideración. Los opositores a ella han planteado la construcción de refinerías en México para dejar de depender de la importación de las gasolinas, y la ordeña de ductos de Pemex sigue siendo el negocio más rentable para el crimen organizado. Todos, cual buitres, por acabarse lo poco que queda.
Es momento de dejar a un lado la simulación y proyectar un futuro de abundancia energética por la capacidad de saber aprovechar el Sol; las tecnologías y los avances científicos lo posibilitan y cada día son más económicos, el aprovechamiento de los bonos verdes, que dispusieron gobiernos como el de la Ciudad de México, deben ser mejor canalizados a la instalación de celdas solares. Inspirados en Quetzalli podemos renacer una verdadera reforma energética, la solar.

Rector del Renacimiento Mexicano.
@CesarG_Madruga

Imprimir

Comentarios