La creación de música contemporánea mexicana es febril, pero le hace falta… | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 19 de Marzo, 2017

La creación de música contemporánea mexicana es febril, pero le hace falta…

Reportaje. Iracema de Andrade Almeida dice que la Ciudad de México es un lugar con mucha efervescencia, pues hay público que se muestra abierto a las experiencias a las que invita la música electroacústica, lo experimental, el arte sonoro y la música que se hace con ayuda de las nuevas tecnologías digitales

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

La creación de la música contemporánea en México es febril, se estrenan obras, se graban discos, pero hay dificultades que debe sortear. Aunque hay mucha producción, su distribución y venta es poca, pocos son los recintos que de manera continua la programan y también existe una problemática en la formación de compositores.

Estos son algunos de los senderos por donde transita la música contemporánea nacional y para hablar de los planes de estudio, José Luis Castillo, director de la Orquesta de Cámara de Bellas Artes, dice que lo primero que hay que resolver es la  diferencia en la currícula entre compositores e intérpretes. “Hay un desfase entre la formación de compositores e intérpretes, pero es uno de los retos que están en la mesa. Frente a esa cantidad y calidad de creación, se debe impulsar la interpretación de música contemporánea, desde plataformas y planes de estudio”.

En tanto, sobre la gran producción de obras, Iracema de Andrade Almeida, doctora en Interpretación Musical por la Facultad de Música de la UNAM, califica a la Ciudad de México como un lugar con mucha efervescencia en cuanto a este género, pues considera que hay público que se muestra abierto a las experiencias a las que invita la música electroacústica, lo experimental, el arte sonoro y la música que se hace con ayuda de las nuevas tecnologías digitales.

“Hay un público joven abierto a estas experiencias estéticas, que en muchos casos pudiera ser hostigante,  porque se desvincula de los parámetros tradicionales de lo que sería una música de concierto”, añade Iracema de Andrade.

RECINTOS. La Sala Principal del Palacio de Bellas Artes y la Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario se conocen por ser dos de los grandes espacios en donde se ofrecen conciertos de música de cámara, aunque no siempre se presenta una apertura para las nuevas propuestas, aspecto que quizá se deba a las características arquitectónicas que poseen, indica Iracema de Andrade.

La también investigadora por parte del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Musical Carlos Chávez (Cenidim) indica que “la administración de dichos espacios está pensado para un repertorio sinfónico, de cámara u operístico. Debido a las nuevas propuestas, se buscan nuevos espacios”.

Los recintos en donde han tenido auge los conciertos de música contemporánea son el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), el Laboratorio de Arte Alameda, El Colegio Nacional, el Centro Cultural de España, y la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, por mencionar algunos, añade.

Sobre este tema, José Luis Castillo  dijo que “el MUAC es uno de los espacios naturales concebidos para apreciar al arte contemporáneo, no hay tanto problema en los espacios. El público empieza a ubicar los circuitos donde se presenta la música contemporánea. Lo que falta es difusión, formación y apoyo”.

PUNTOS DE VENTA. En una visita realizada a librerías El Sótano, Gandhi y Mixup, tres cadenas en donde se comercializa con música contemporánea en plataformas digitales y en CD, se aprecia poco abastecimiento y oferta de dicho género musical mexicano.

Phillip Glass, Claude Debussy, Antonín Dvorák, Ludwig van Beethoven, George Gershwin, Frédéric Chopin, Johann Sebastian Bach y Gioachino Rossini, por mencionar algunos, son compositores  extranjeros cuyas obras tienen una destacada presencia en librería Gandhi de Miguel Ángel de Quevedo.

Del ámbito nacional sólo se encuentran Manuel M. Ponce, Federico Ibarra, Mario Lavista y Carlos Jiménez Mabarak. En comparación con los compositores extranjeros, hay algunas producciones discográficas en las que se hace una compilación de piezas de diferentes autores nacionales, como es el caso de México a través de su música, pero es un material que sólo se encuentra en acetato y que, según indicaron los vendedores de la tienda, no se prevé que se haga una versión en disco compacto.

SELLOS INDEPENDIENTES. La situación en la sucursal en la calle Miguel Ángel de Quevedo de Librerías El Sótano no es muy diferente. Hay  anaqueles con poca variedad de compositores y con compilaciones de distintos autores nacionales, pero la opción para adquirir este tipo de materiales se encuentra en las compañías independientes.

Uno de los casos más recientes es Independent Recordings, ubicado en la colonia Roma Norte de la Ciudad de México, que nació por iniciativa del saxofonista Steven Brown y el promotor cultural Carlos Becerra, cuando al segundo se le ofreció ser tour-manager del grupo Tuxedomoon mientras hacía una gira por Europa.

“El primer disco de Independent Recordings fue Cabin in The Sky, de Tuxedomoon. Se nos ocurrió la idea de lanzar el disco en México porque los discos europeos en el país son muy caros. La idea surgió de la necesidad de hacer llegar al público material de calidad, tanto licencias del extranjero como producciones propias”, explica el promotor cultural Carlos Becerra.

Hasta mediados de 2016, el sello discográfico tenía editados cerca de 30 títulos, más los productos hechos en alianza con otras compañías nacionales y extranjeras: “Nos propusimos el reto de iniciar un proyecto que fuera físico y digital, por lo que las producciones también se pueden adquirir en la página de internet  (www.independentrecordings.com)”, señala Becerra.

iTunes y Spotify son las plataformas en las que la compañía también tiene presencia, pues Carlos Becerra confiesa que las nuevas tecnologías no se pueden ignorar, pero sin desatender al “público fiel” que han formado: “Hubo una caída en las ventas. En el 2000, cuando trabajaba en Sony BMG, se vendían cerca de 25 mil copias por título, paulatinamente ha ido decayendo porque ahora es complicado. Ahora mover mil copias es difícil, por lo que apostamos a las presentaciones en vivo, en donde distribuimos los materiales que cada grupo edita”, explica el fundador de Independent Recordings.

En su caso, Steven Brown es cercano al jazz y grupos contemporáneos del sureste mexicano, donde conoció a la Banda Regional Mixe, pero sin desatender a las nuevas tendencias mercantiles, por lo que incursionaron en el mundo del vinil. También está La Antología de la música electrónica y el arte del ruido, álbum cronológico que inicia en 1921 y termina en 2009: “Son casi 100 años de música electrónica, el proyecto requirió cinco años debido a las negociaciones con las diferentes compañías”, explica Carlos Becerra.

Otro de los casos en sellos independientes, fue el proyecto Duprat Producciones, que emprendió el intérprete musical Alejandro Duprat Esperón, que inició en 1996 con el primer disco en el que se combinó el corno francés y el piano.

“La idea era grabar a músicos y a música que nunca nadie había grabado en México, cerramos el proyecto después de hacer seis discos, que, como se sabe, es un acto romántico y heroico, por las complejidades que requiere. El proyecto concluyó con el Vol. 2 Homenaje a Manuel Esperón, en 2013, y otro de un grupo de Jazz”, declara el cornista.

Alejandro Duprat Esperón, nieto del compositor Manuel Esperón, realizó su primera producción independiente en 2010, cuando grabó en vivo música de Manuel Esperón, durante un recital en el  Auditorio Blas Galindo, del Centro Nacional de las Artes.

“En el tiempo que duró el proyecto, se grabaron cerca de 25 compositores mexicanos de diferentes épocas de la historia de la música mexicana. Sobre todo, música que no existe en otras versiones en el mercado mexicano. Fue un repertorio muy raro, por así decirlo”, apunta el intérprete musical.

Jorge Córdoba y Jorge Vidales fueron  algunos de los compositores que contribuyeron al proyecto de Duprat Producciones, e incluso Mario Ruiz Armengol, quien falleció el 22 de diciembre de 2002. “Sí se logró consolidar un proyecto de interacción entre compositores vivos jóvenes, medianos y ya mayores. Logramos distribuir  más o menos un volumen de 5 mil discos. Se logró gracias al convenio con Pentagrama, ellos nos llevaron a plataformas digitales, principalmente con el disco Romanzas y piezas breves para corno y piano. La venta también se hizo en tiendas como Gandhi y Educal, pero después decayó por el incremento de las descargas digitales”, relata Alejandro Duprat.

A nivel internacional Duprat Producciones tuvo presencia gracias al contenido de sus materiales, pues en una de ellas se combina el piano con el corno. “Argentina, China, Japón y Francia son algunos países en los que tuvimos presencia, más con los primeros tres discos”.

Alejandro Duprat sostiene que durante la promoción tuvieron espacio en Radio UNAM y Radio Educación, medios en los que pudo tener contacto con los espectadores: “La respuesta fue mediana. Digamos que la gente ya no está acostumbrada, pero en su momento sí hubo interés”.

Los seis materiales discográficos no fueron suficientes, indica Duprat Esperón, pues se quedó en el tintero un proyecto en el que tendría lugar  la tuba wagneriana y el órgano, pero se encuentra varado  por la cuestión económica. “No sé a qué plataforma dirigirnos para que todos salgamos beneficiados”.

Todas las grabaciones se hicieron con recursos de Alejandro Duprat, pero dentro de las trabas, el cornista explica que hay más problemas, pues algunos no fueron aceptados por instituciones públicas. “Tres materiales fueron rechazados por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), entonces decidimos no buscar recursos públicos, sino hacerlos con recursos propios”.

Al reflexionar sobre las ventas musicales, Alejandro Duprat recuerda a la Sala Margolin, las tiendas Mixup y Gandhi, establecimientos que se han visto afectados con la presencia de plataformas como Spotify y iTunes. “Los espacios son cada vez más pequeños. La tecnología acabó con el disco objeto, que en mi generación era venerado, con los millennials ya no tiene cabida”.

¿FUTURO ALENTADOR? El también director del Centro de Experimentación y Producción de la Música Contemporánea (Cepromusic), José Luis Castillo, afirma que la creación de la música contemporánea en México es febril: “Se hacen estrenos y se graban. Se acaba de grabar un disco de jóvenes compositores mexicanos, lo cual habla de una efervescencia de actividades relacionadas con la producción de música contemporánea”.

José Luis Castillo dice que hay varios creadores que trabajan tanto en el país como en el extranjero, con lo que México se convierte en una de las potencias de la creación musical actual.

“Todos los que nos dedicamos a la producción, gestión, producción, difusión, interpretación, tenemos la obligación de que las condiciones sean óptimas. Cada concierto que se lleva a cabo en la Sala Manuel M. Ponce, hay llenos absolutos, hay gente que se queda afuera. Se hizo un homenaje a Pierre Boulez y a John Cage en El Colegio Nacional, que registró un lleno total, eso indica que sí hay un público, lo que se debe hacer es producir música que sea de buena calidad”, concluye José Luis Castillo. 

Imprimir