La defensa de la Constitución - Leonel Luna | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 20 de Marzo, 2017
La defensa de la Constitución | La Crónica de Hoy

La defensa de la Constitución

Leonel Luna

El concepto “defensa de la Constitución” genéricamente contempla todos los actos o acciones tendientes a garantizar la eficacia de la norma jurídica constitucional.

En un ejemplo extremo de esta idea, históricamente podemos rememorar la creación, por parte de Venustiano Carranza, (entonces gobernador de Coahuila) del “Ejército Constitucionalista” para “defender” la vigencia de la Constitución de 1857 frente a su descarada violación por parte del usurpador Victoriano Huerta.

En el moderno estado democrático y constitucional de derecho, la defensa de la Constitución se atribuye a los entes garantes de la misma: las instituciones. En México, particularmente, esta tarea se encomienda a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, al resolver respecto de diversos procesos de control constitucional como son las controversias constitucionales y acciones de inconstitucionalidad, entre otros.

No obstante, los sujetos legitimados para impugnar normas jurídicas (por ejemplo, la Constitución de la Ciudad de México) mediante cualquiera de estos procedimientos, representan intereses específicos: Los Partidos Políticos, la Procuraduría General de la República a nombre del Ejecutivo Federal, o la propia CNDH.

Nuestro país no cuenta con un sistema de control constitucional o defensa de la Constitución, en el que se muestren eficazmente los famosos “frenos y contrapesos” (check and balances) entre poderes de igual nivel o fuerza. En nuestro sistema, la Federación “aplasta” a las entidades federativas. La Federación se impone. Toma todas las atribuciones. Centraliza. Restringe la esfera de autonomía de las entidades federativas. No hay un principio de trato igual y respetuoso entre niveles de gobierno.

La Suprema Corte de Justicia, una instancia federal, es quien determina lo conducente respecto a los medios de impugnación en contra de normas de índole local, como lo es la Constitución de la CDMX.

Como sabemos, recientemente se han interpuesto diversos medios de impugnación (controversias constitucionales y acciones de inconstitucionalidad) en contra de la Constitución de la Ciudad de México, por parte de diversos sujetos legitimados para interponer estos medios de control, como son: la PGR, la CNDH, el Partido Morena y Nueva Alianza.

Siendo esta Constitución inédita, debemos considerar dos situaciones en el actual contexto:

1. Algunos de los integrantes de la Asamblea Constituyente fueron designados por instancias federales: El Senado, la Cámara de Diputados, el Ejecutivo Federal, y los dos partidos políticos nacionales que también han presentado medios de impugnación, todos estuvieron representados en la Asamblea Constituyente.

2. Al haberse extinguido el mandato de esa Asamblea Constituyente con la expedición de la norma, ¿quién fungirá como autoridad responsable en los procesos constitucionales ante la Corte? ¿Cuál será la representación dentro de esos juicios, de un órgano que ya no existe?

Respecto a esta primera situación, cabe señalar que la PGR se queja de invasión de competencias. La misma que representa a la federación, quien últimamente ha centralizado diversos ámbitos de actuación de las entidades federativas, como ha sucedido en las materias electoral y de transparencia, entre otras.

La CNDH impugna algunos de los derechos contenidos en la Constitución local ¿cómo puede el órgano nacional garante de los derechos humanos, estar preocupado porque en la CDMX se amplíen derechos, incluso más allá de lo que establecen diversos tratados?

La Impugnación del partido Morena, aunque razonable en lo que se refiere al referéndum constitucional, no ataca la constitucionalidad de la Constitución local.

En cuanto a la segunda circunstancia, no teniendo ya mandato alguno la Asamblea Constituyente, ¿qué pasará frente a una eventual declaración de inconstitucionalidad de algunos de sus preceptos? Ése es un supuesto no previsto en la Constitución Federal.

Al respecto, existen a su vez dos alternativas: 1) que se extienda el mandato de la Asamblea Constituyente de la CDMX, lo cual a su vez podría vulnerar el artículo séptimo transitorio de la reforma constitucional de 29 de enero de 2016; o 2) que sea el órgano legislativo de naturaleza local el encargado de defenderla, es decir la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

En este segundo supuesto, los diputados de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, estamos preparados para realizar una defensa de nuestro máximo ordenamiento jurídico local. Pero en el fondo, defender la Constitución de la CDMX, que nos ha costado años de esfuerzo y sacrificios, es tarea de todos los que amamos y trabajamos diariamente por nuestra Ciudad.

Imprimir

Comentarios