No bajes la guardia, el virus de la Influenza sigue presente | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 20 de Marzo, 2017

No bajes la guardia, el virus de la Influenza sigue presente

La influenza (también conocida como la gripe) es una enfermedad respiratoria contagiosa

No bajes la guardia, el virus de la Influenza sigue presente | La Crónica de Hoy
Hay varios tipos de virus de influenza, A, B, C y D

Según datos de la Secretaría de Salud en México, se ha detectado en algunos estados, un brote atípico de virus de influenza AH1N1, confirmando que de 3,705 casos, de los cuáles 2,058 son de AH1N1, con 285 defunciones corresponden a este tipo de influenza que concentra el mayor número de muertes registradas, siendo una constante que de los fallecidos (85% del total) no contaban con la vacuna estacional y el 70 % padecía obesidad, hipertensión o diabetes, como lo confirmó el director de Epidemiología de la Secretaría de Salud, Cuitláhuac Ruiz Matus, quien mencionó que la mayoría de los casos se han presentado en los Estados de Nuevo León, Querétaro,  Coahuila, Hidalgo, Tabasco y Ciudad de México.

Si bien esta enfermedad tiene mayor incidencia en época de frío, Pablo Kuri Morales, Subsecretario de Prevención y Promoción, señaló que todavía habrá bajas temperaturas por lo que se podría espera un repunte por lo menos los dos siguientes meses y mencionó también que no hay desabasto ni de vacunas ni de oseltamivir, tratamiento producido por 4 laboratorios, para este padecimiento y que igual efecto conseguirlo de patente o genérico, pidiéndolo por su nombre. Así mismo se confirmó que El IMSS está preparado para cualquier emergencia, como lo dijo su titular Mikel Arriola.

La influenza (también conocida como la gripe) es una enfermedad respiratoria contagiosa a través de gotitas de saliva que una persona portadora del virus expulsa al respirar, hablar, toser o estornudar, por lo que las acciones de: no saludar de beso, dar la mano cuando esté sucia, o no protegerse de toser o estornudar (haciéndolo en el ángulo del codo), son muy útiles para prevenir contagios.

Hay varios tipos de virus de influenza, A, B, C y D. Los virus A y B de la influenza en seres humanos son los que causan mayores daños y epidemias estacionales, pero hay que tener en cuenta que constantemente están mutando por lo que la aplicación de la vacuna anual, que contempla siempre nuevas cepas, es fundamental para evitar lo que puede ser una desde una enfermedad leve hasta una grave y en ocasiones mortal.

La influenza es diferente al resfriado, por lo general empieza súbitamente y se puede presentar uno o varios síntomas como:

  • Fiebre elevada con escalofríos. Pero en ocasiones no se presenta fiebre.
  • Tos
  • Dolor de garganta
  • Mucosidad nasal o nariz tapada
  • Dolores musculares y corporales
  • Dolores de cabeza
  • Fatiga exagerada o cansancio
  • Algunas personas pueden tener vómitos y diarrea, aunque esto es más común en los niños que en los adultos.

Si bien la mayoría de las personas que contraen la influenza se recuperan en pocos días, algunas pueden desarrollar una serie de complicaciones como consecuencia de la influenza y enfermarse gravemente.

Cualquier persona puede enfermar gravemente por influenza pero los grupos de mayor riesgo son los niños pequeños, adultos mayores de 65 años, mujeres embarazadas y personas con ciertas enfermedades crónicas como obesidad, diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares y otras respiratorias como EPOC, asma, enfisema, provocando una de las  complicaciones más graves que es la neumonía.

Entre las complicaciones están:

Infecciones en vías respiratorias altas, como son las fosas nasales, oídos y garganta, o de las vías respiratorias inferiores como los pulmones.

Otras complicaciones graves, son la miocarditis (la inflamación del tejido que rodea el corazón), encefalitis (inflamación del cerebro), insuficiencia orgánica (disminución de en la función de uno o más órganos), septicemia (Infección grave y generalizada por la presencia de gérmenes patógenos a la sangre), Insuficienca renal o respiratoria y por supuesto la muerte.

La única y mejor forma de prevenir la influenza AH1N1, otras graves y la estacional es por medio de la vacuna, que es gratuita y se aplica en todos los centros de salud cada año y para evitar complicaciones, la atención en las primeras horas de presentarse la enfermedad es crucial, ya que existen medicamentos antivirales para controlarla.

Tú puedes prevenirla y evitar daños y riesgos a tu salud y a tu vida, así como a la de tus familiares y seres queridos:

  1. Ante los primeros síntomas acuda a su centro de salud o con su médico y siga el tratamiento tal y como se lo indiquen.
  2. Evite el contacto directo con personas que estén enfermas. Si usted se encuentra enfermo, mantenga la distancia con otras personas para evitar que ellos también se enfermen.
  3. Guarde reposo en su hogar cuando esté enfermo. Si es posible, permanezca en su hogar, si son niños, hay que evitar que vayan a la escuela y no debe acudir al trabajo y lugares en donde hay concentración de personas.
  4. Cúbrase la boca y la nariz. Cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo al toser o estornudar o hágalo en el ángulo de su codo. Así podrá evitar que quienes se encuentren cerca se contagien y hágalo siempre que acuda a un hospital o centro de salud.
  5. Lávese las manos frecuentemente durante el día, esto ayudará a protegerse contra los gérmenes. Si no se dispone de agua y jabón, utilice un desinfectante para manos a base de alcohol.
  6. Evite tocarse los ojos, la nariz o la boca. Los gérmenes a menudo se diseminan cuando una persona toca algo que está contaminado con gérmenes y luego se toca los ojos, la nariz o la boca.
  7. Practique otros buenos hábitos de salud. Limpie y desinfecte las superficies de contacto más comunes en el hogar, en el trabajo o en la escuela, especialmente cuando alguien está enfermo. Duerma bien, manténgase activo físicamente, controle su estrés, beba mucho líquido y coma alimentos nutritivos.
  8. No es difícil protegerse contra la influenza y sus consecuencias, lo que es difícil es enfrentarlas por evitar la vacuna, no acudir al médico, y no mejorar los hábitos de higiene, alimentación y prevención indicados.

 

Imprimir