Emociones de la vida - Cristóbal Miguel García Jaimes | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 24 de Marzo, 2017
Emociones de la vida | La Crónica de Hoy

Emociones de la vida

Cristóbal Miguel García Jaimes

A estas altas horas de la madrugada la emoción no puede esperar. Estoy detrás de una pantalla que no hace otra cosa que destellarme con luz, tal cual centellador con un haz de partículas.

Quiero platicarles, amigos, que estoy muy emocionado porque dentro de poco tendré la oportunidad nuevamente de salir del país. Eso me llena de gusto, no por evocar un sentimiento negativo, sino por el contrario, considero que las fronteras no existen y que finalmente somos algo llamado: seres humanos. 

El planeta es nuestro, somos ciudadanos del mundo y sin lugar a dudas tenemos una responsabilidad como tal. De donde yo provengo, mi San Miguel Totolapan, pertenece a la comunidad no solo es decir “soy totolapense”, sino que además es aceptar responsabilidades para el mejoramiento de ésta.

A principios de mayo estaré con otros 199 líderes del mañana, para hacer un total de 200, en la Universidad de Gallen en Suiza. Me encuentro honrado con la distinción, pero también comprometido. Es una emoción estar nuevamente en esta nominación, que significa tres cosas: esfuerzo, esfuerzo y más esfuerzo.

Pasaré unos días en CERN  puesto que la invitación también me ha llegado, y aunado a esto también impartiré conferencia en España. Por lo que el aprender y compartir serán mis máximas en estas aventuras.

Sé que los sueños se hacen realidad, y eso lo he aprendido de muchas maneras. Sé que despertar temprano y acostarse tarde tiene frutos inimaginablemente dulces. Pero que también se deben disfrutar esos momentos que la vida te ofrece, y que al final de todo, el tiempo es unidireccionalidad y lamentablemente/afortunadamente no podemos volver a repetir instantes.

Estoy agradecido con la vida, con mi familia, desde mis hermanos hasta mis tíos, todos ellos han sido una pieza esencial y por ellos es que conocí un primer núcleo de unión. Después vinieron los amigos, y también llegaron para quedarse. En especial personas como mi “apá”. También llegó la hermosa chica poblana de ojos bellos y no se diga de todos ustedes, que también son parte de mí. Gracias por echarme porras. Por no dejarme caer y por estar conmigo. Y en especial a ti, mamá, esto va por ti también.

 

@chicoparticulas

 

Imprimir

Comentarios