México puede aumentar en 75% la electricidad que produce con geotermia | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

México puede aumentar en 75% la electricidad que produce con geotermia

México puede aumentar en 75% la  electricidad que produce con geotermia | La Crónica de Hoy

Científicos de 11 instituciones y 12 empresas mexicanas, que se agrupan en el Centro Mexicano de Innovación en Geotermia (CeMIE-Geo), entregaron un informe el 24 de marzo en el que se calcula que para el año 2030 el país puede generar 750 megawatts de electricidad adicionales, a partir de tecnologías que usen el calor subterráneo que se puede aprovechar en diferentes zonas del país.

México ocupa el cuarto lugar mundial en producción de electricidad por medio del calor del suelo, sólo detrás de Estados Unidos, Filipinas e Indonesia. La Comisión Federal de Electricidad (CFE) ya opera cuatro campos geotérmicos, en los cuales se han perforado 25 pozos con una profundidad promedio de 2 mil 500 metros y se tiene una capacidad instalada de mil megawatts, capaces de satisfacer la demanda de electricidad de dos millones de hogares.

En el primer semestre de 2016, el doctor José Manuel Romo Jones, responsable técnico del Centro Mexicano de Innovación en Energía Geotérminca (CEMIE-Geo), informó que cuatro regiones concentran el mayor potencial geotérmico debido a que hay altas temperaturas y son clasificados como lugares de alta entalpía: Cerro Prieto y Tres Vírgenes, en la Península de Baja California; Los Azufres, en Michoacán, y los Húmeros, en los límites entre Puebla y Veracruz.

“Los recursos geotérmicos pueden dividirse en grupos por sus temperaturas y su tipo de aprovechamiento. Pueden ser recursos de temperatura alta, con más de 180°C; temperatura  media, de 180 a 100°C,  y bajas temperaturas, con menos de 100°C. Los cuatro campos mayores son de alta temperatura o entalpía”, detalló Romo Jones.

A ese calor subterráneo también se le puede dar usos directos como calefacción y enfriamiento por bombas de calor, deshidratación de alimentos y usos industriales, la meta a 2030 es desarrollar este mercado según se expuso en el 5º Taller de Avance de Proyectos del CeMIE-Geo, realizado en el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE).

Ahí estuvieron investigadores del CICESE, la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, el Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias, la Universidad Politécnica de Baja California, del Centro de Tecnología Avanzada —CIATEC—, la Universidad de Guadalajara y de la UNAM -de los institutos de Geofísica, de Energías Renovables, de Ingeniería, de Geología y del Centro de Geociencias-) y de empresas  como la CFE, el Clúster de Energía Geotérmica y Renovables, Geotem Ingeniería, S.A. de C.V., Exploración, Perforación y Estudios del Subsuelo, S.A. de C.V., Geología, Minería y Consultoría, S.A. de C.V., Especialistas en Turbopartes, S.A. de C.V., Prados Camelinas, S.A. de C.V., Bajainnova, GS Energía, S.A. de C.V., Generadores de Negocios en Energías Renovables, S.C., Gerencia de Proyectos Geotermoeléctricos, CFE, GeoConsul, S.A. de C.V.

PIDEN CONTINUIDAD. Los integrantes del CeMIE-Geo dijeron que uno de los principales riesgos para que México no alcance a desarrollar su potencial geotérmico sería la suspensión del trabajo del CeMIE una vez que concluya el apoyo del Fondo de Sustentabilidad Energética (FSE) en 2018. Por ello, continúa su intención de constituirse en una asociación civil que integre las instituciones académicas con el sector gobierno y con empresas públicas y privadas.

En la actualidad, el grupo tiene en desarrollo 30 proyectos específicos que buscan potenciar el uso de esta fuente de energía. José Manuel Romo Jones, informó que luego de iniciar actividades a principios de 2014, tres proyectos ya concluyeron y el resto llevan más de la mitad de avance.

Este consorcio ha venido trabajando durante 32 meses (de febrero de 2014 a octubre de 2016), pero ha recibido recursos para 24 meses del cronograma de actividades (cuatro etapas de seis meses cada una). Esto ha ocasionado modificaciones a los planes de trabajo de los proyectos. Aunque todas las adecuaciones han sido autorizadas por el FSE en tiempo y forma, resulta necesaria una actualización del plan de trabajo general.

Imprimir