En mayo publicarían licitación para terminar centro cultural Cine Cosmos | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

En mayo publicarían licitación para terminar centro cultural Cine Cosmos

Para la terminación del Cine Cosmos se retomó el proyecto original de TEN Arquitectos y se le hicieron algunas adaptaciones.

En mayo se lanzará la licitación para terminar la construcción de la nueva imagen del Cine Cosmos, ubicado en la delegación Miguel Hidalgo, espacio que a partir del 2018 será un edificio perteneciente de la Red de Fábricas de Artes y Oficios (FAROS) de la Ciudad de México, dedicado a impartir talleres de artes escénicas y circenses. Esta licitación contempla la utilización de 67 millones de pesos que asignó la Secretaría de Obras y Servicios de la capital y la Secretaría de Cultura Federal, para que alguna empresa concluya el proyecto ejecutivo hecho en 2014 por el despacho del arquitecto Enrique Norten.

“El recurso ya está. Se asignaron 50 millones de pesos en el Programa de Obras y Servicios de la Ciudad de México y 17 millones se bajaron dictaminados por el Programa Federal de Apoyo a la Infraestructura Cultural de los Estados 2016 (PAICE). El proyecto se está revisando con la gente de obras, seguramente licitaremos en mayo, adjudicaremos en junio y lo ideal sería terminar este año pero eso no podría asegurarlo; sin embargo, pensamos que el primer semestre de 2018 podríamos abrir este nuevo FARO”, indicó a Crónica, Martín Alejandro Levenson, asesor de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México.

En el proyecto hecho por el despacho de Norten —TEN Arquitectos— se lee que el Cine Cosmos, ubicado en la esquina de calzada México-Tacuba y Melchor Ocampo, tiene más de 400 m2 y que en la década de los cincuentas del siglo pasado, junto con los cines Ópera, Teresa y Alameda, fue parte del corredor de cines mexicano que cruzaba la ciudad hasta el Centro Histórico.  Sin embargo, el Cine Cosmos cerró en los años noventas.

“Su rehabilitación como centro cultural, deportivo y social del siglo XXI consiste en un black box con capacidad para 400 personas, un foro interior y exterior con capacidad para 350 y 150 personas respectivamente, una terraza para eventos en la azotea, salones de usos múltiples y talleres en la primera crujía, además de salones de danza, área para exposiciones, cafetería y un mirador. El proyecto restaura la fachada y primera crujía original para conservar la historia y memoria cinematográfica y social del cine original”, describe el despacho.

Al respecto, Martín Alejandro Levenson, precisó que si bien el proyecto de TEN Arquitectos es bueno, tuvieron que realizar modificaciones para que el inmueble cumpliera los fines de la Red de FAROS.

“Estamos revisando con la Secretaria de Obras el proyecto ejecutivo, que es un proyecto complejo, pero estamos en el proceso de revisión para sacar la licitación con el recurso (67 millones de pesos)”

—¿Cuál será la participación de Norten?

—Nosotros retomamos el proyecto original de TEN Arquitectos, el cual se desarrolló para la delegación. Tuvimos que hacerle adaptaciones mínimas para darle la vocación que queremos.

“Tuvimos que (plantear) cerrar un foro que Norten había pensado abierto y dejar el espacio principal abierto para que la práctica de arte circense se pueda llevar a cabo. Los demás salones y oficinas ya estaban en el proyecto original, en algunos casos hicimos alguna división, pero básicamente respetamos el proyecto original”, agrega Levenson.

El asesor comentó que la participación con financiamiento de TEN Arquitectos, concluyó cuando presentaron el proyecto ejecutivo a la delegación Miguel Hidalgo, por lo que en el futuro, el despacho no recibirá pago de la Secretaria de Cultura capitalina y sólo estará al tanto de la construcción.

SEGUNDA ETAPA. La recuperación del Cine Cosmos como FARO inició hace tres años. Fue un trabajo que empezó la demarcación Miguel Hidalgo a cargo de Víctor Hugo Romo, pero desde el año pasado es un proyecto asignado a la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, por lo que el asesor Levenson desconoce la inversión total hecha en años anteriores al inmueble.

“El avance que hasta ahora hay es la adquisición del inmueble por parte de la delegación, después el proyecto se le dio a la Secretaria de Cultura. La delegación contrató la demolición de una vieja crujía, la consolidación de una crujía en la parte de adelante del inmueble y tuvo que hacer un trabajo muy fuerte de cimentación. Ya renovada la cimentación, consolidaron la crujía y se desarrolló toda una estructura de acero en la parte de atrás. Hasta ahí la delegación dejó el proyecto”

—¿Qué sigue?

—Terminar con la obra negra, hacer los muros y reparaciones, poner pisos, entre pisos, instalaciones eléctricas e hidrosanitarias, colocar la fachada, el muro de cristal, los acabados y la habilitación de los espacios junto con el equipamiento. Debemos rellenar esa estructura de acero con concreto, hacer las paredes y demás instalaciones.

EL PROYECTO. Martín Alejandro Levenson señaló que el Cine Cosmos no será rehabilitado, más bien, se está haciendo de nuevo inmueble respetando ciertas estructuras del cine.

“El viejo Cine Cosmos constaba de dos partes: una la crujía de adelante que es de concreto y una nave industrial en la parte de atrás (en donde estaba la sala de cine) que se tiró completamente”, precisa.

El nuevo FARO contará con dos espacios principales ubicados al centro: un salón de prácticas con 450 metros cuadrados por 12 metros de alto y un gran foro con 150 ó 200 butacas destinado a presentaciones.

“En la parte de abajo instalaremos camerinos, baños y dos salones grandes para prácticas. Arriba del foro habrá otros dos grandes salones, en la crujía de adelante habrá cuatro niveles que serán ocupados para diversas actividades culturales, como galería de exposiciones, oficina, salones y habrá otro pequeño foro para presentaciones de libros y eventos más pequeños”.

Por último, el asesor indicó que la coordinación y supervisión de las obras en el inmueble estarán a cargo de la Secretaría de Obras Públicas de la Ciudad de México, ya que la Secretaría de Cultura no tiene atribuciones para construir obra pública.

Imprimir