Ganar el corazón antes de educar la mente - Raúl P. Lomelí-Azoubel | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 10 de Abril, 2017
Ganar el corazón antes de educar la mente | La Crónica de Hoy

Ganar el corazón antes de educar la mente

Raúl P. Lomelí-Azoubel

Este fin de semana se llevó a cabo exitosamente el Quinto Festival del Libro en San Antonio, Texas. Hace unos meses, sus organizadores me solicitaron presentar a uno de los autores principales durante el evento a televisarse por la cadena C-SPAN. El libro a discutir sería There Goes the Neighborhood de Ali Noorani (director ejecutivo del Foro Nacional de Inmigración, una organización sin fines de lucro que promueve la importancia de los inmigrantes y de la inmigración en Estados Unidos) y la tésis central del mismo sobre cómo comunidades en Estados Unidos deben superar prejuicios y resolver el reto de la inmigración.

Tal vez los organizadores del Festival consideraron que mi “experiencia” en el tema me ayudaría a moderar la presentación del libro, lo que no sabían, y por lo que les estoy sumamente agradecido, es que en las semanas desde que recibí la copia del ejemplar para poder hacer el escrutinio en anticipación de su venta al público este fin de semana, lo he leído multiples veces y me ha ayudado a confrontar mis propios prejucios.

La actual política de inmigración, que se remonta ya un par de décadas atrás, no sólo afecta a inmigrantes indocumentados, sino tambien a refugiados, residentes permanentes, y hasta a ciudadanos estadunidenses que son aglomerados al grupo por su apariencia física o por la profesión de su religión. El libro nos narra cómo la mayoria de las voces del movimiento pro-inmigrante hemos estado enfocados equivocadamente, y casi exclusivamente, en un debate político y económico con la nación, mientras que las voces de oposición han estado enfrascadas en un debate cultural y local. Estados Unidos, en efecto, está viviendo una crisis de identidad, y ambos campamentos, pro y anti, estamos debatiendo algo distinto. Es como si estuvieramos hablando en distintos idiomas, o lo que es peor, sólo dentro de nuestros respectivos grupos y no con aquellos que piensan distinto a nosotros.

Ali Noorani, cruzando de norte a sur y de este a oeste los Estados Unidos los últimos años y entrevistando a decenas de personas del campamento anti-inmigrante, nos relata como demasiados estadunidenses blancos asumen lo peor cuando inmigrantes pasan a ser parte de sus comunidades. Narra muy temprano en su libro como hasta que la población blanca y conservadora vea estos cambios culturales (y demográficos) en sus vecindarios como un impacto positivo en sus vidas, la crisis de identidad sólo empeorará. En efecto, no sólo los inmigrantes están viviendo actualmente en Estados Unidos con temor ¡La población blanca y conservadora también está atemorizada! Tienen miedo a perder sus trabajos y sus hogares. Temor a que sus nuevos vecinos tengan una apariencia distinta a ellos, y que hablen con un acento diferente. Este temor está acompañado por la desconfianza y por una falta de respeto a la humanidad del inmigrante.

En efecto, es importante diseminar las importantes contribuciones económicas que la población inmigrante ofrece al país, pero fuera de los medios de noticias en español, no hemos tenido una estrategia como movimiento pro-inmigrante de mostrar a la población blanca y rural en Estados Unidos que también nuestras comunidades viven con ese mismo temor al prójimo, pero por distintas razones. Que desconfiamos de la policía y de su episodios de brutalidad. Que vivimos con la angustia de que un amigo o familiar sea deportado. En las palabras de Noorani, “ninguna comunidad en Estados Unidos tiene el monopolio del temor; todos vivimos en desconfianza de aquellos que no se ven o piensan como nosotros”.

Algo que no toca el libro, pero se los comparto, es que la percepción por parte de la sociedad blanca sobre latinos en Estados Unidos se nutre por la cultura popular y la industria cinematográfica. Aunque los latinos somos ya el 18 por ciento de la población, no representamos ¡ni el 2 por ciento de los roles estelares en películas y series de televisión! Y los roles secundarios suelen ser como criminales, drogadictos o narcotráficantes (¿les suena la historia?)

¿Por qué es esto importante? Porque una de las importantes conclusiones del libro es que no podemos educar mentes sin ganar el corazón primero; y que nuestra crisis de identidad nacional no es sólo acerca de nuestra situación actual sino sobre  nuestro futuro compartido. Me despido con lo siguiente: Ali Noorani ¡Gracias por mostrarme el camino para ganar más corazones en nuestra cruzada por una reforma migratoria!

rlomeli@saberespoder.com

Twitter: @lomeli_azoubel

 

Raúl es orgullosamente hijo de trabajadores migrantes, y laboró en los campos agrícolas en California los veranos de su juventud hasta su primer año de universidad. Es autor principal de 18 guías didácticas sobre temas de finanzas, salud, tecnología y civismo, con más de nueve millones de copias distribuidas en Estados Unidos. Actualmente es presidente del Consejo de Administración de SABE­R­esPODER, una organización dedicada al empoderamiento de la comunidad latina en Estados Unidos.

 

Imprimir

Comentarios