El pillo sonriente - René Arce | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 19 de Abril, 2017
El pillo sonriente | La Crónica de Hoy

El pillo sonriente

René Arce

Detener a un pillo sonriente que sumió a un estado de la Federación en una de las peores crisis humanitarias (miles de personas entre asesinados y desaparecidas), que robó al erario público a placer, enriqueciendo a su familia y amigos cercanos, que endeudó por varias generaciones a los veracruzanos, que se jactó siempre de su cercana relación con el Presidente de la República, que permitió florecer al crimen organizado, etcétera, etcétera, no puede sólo ser motivo de aplausos o descalificaciones simplistas; nos debe obligar a reflexionar sobre lo que sucedió para que durante un sexenio haya ocurrido todo la anterior, sin que las instituciones del país hayan actuado para frenar a este criminal en su devastadora actuación.

Denuncias existían, la Auditoria Superior de la Federación había señalado un gran número de anomalías en el manejo del presupuesto, turnando a la PGR las denuncias correspondientes; padres de familia y familiares también denunciaron el secuestro y asesinato de muchos de sus cercanos. Periodistas fueron asesinados y amenazados directamente por el ex gobernador, nada sirvió, sólo la alternancia de gobierno estatal efectuada el año pasado permitió que la gran cloaca se abriera y se pudiera conocer el tamaño de los crímenes.

La duda no es si Javier Duarte corrompió a los tres poderes del estado de Veracruz o a casi todo el gobierno estatal y a la mayoría de los municipios; eso se da por descontado. Lo que aún está por investigarse es cuánto del botín obtenido llegó a personajes de la administración pública federal, cuánto a los dirigentes de los partidos, porque la impunidad de la que gozó, sólo pudo obtenerse lubricando con cantidades enormes de dinero, logrando que los que podían actuar para detenerlo se volvieran sus cómplices, disfrutando de la parte que les tocó y sólo mostraran indiferencia o en el peor de los casos, protección.

Acabar con la práctica de la corrupción es una tarea imposible, disminuirla, es cuestión de contar con instituciones totalmente autónomas de los distintos niveles de gobierno y tener leyes claras y posibles de aplicar. Los actos mediáticos que la mayoría de la veces son de carácter electoral no ayudan, incluso se dice, que para disminuir un escándalo hay que provocar un escándalo mayor, de esa manera se podrá desviar la atención sobre hechos que podrían dañar más a la cúspide del poder. Como podría suponerse en el asunto de las declaraciones de la empresa Odrebech, donde se señala, según una revista brasileña, que uno de los ex miembros del gobierno del actual presidente, el ex director de Pemex Emilio Lozoya, habría recibido 5 millones de dólares por otorgar contratos a esta multinacional.

Tampoco será con llamados al buen comportamiento o con ejercicios de reflexión religiosa, bastaría recordar que uno de los mayores escándalos de corrupción se dio en El Vaticano, cuando se descubrió que varios de los cardenales estaban involucrados en sucios negocios en el Banco Ambrosiano, el Instituto de Obras Religiosas y la Logia Propaganda Dos, que durante décadas habían realizado operaciones fraudulentas con los recursos económicos obtenidos de millones de feligreses de todo el mundo. El Papa Juan Pablo I (Albino Luciani) intentó sanear esta corrupción y reformar a esas instituciones, su Pontificado duró sólo unos cuantos días, ya que lo encontraron muerto en su habitación y hasta la fecha hay muchas sospechas de que fue asesinado por tocar este tipo de intereses. Por ello, reitero, es más importante tener instituciones y procedimientos adecuados para combatir la práctica de la corrupción que buenas conciencias o mesías que dicen que terminarán con la corrupción y muchas veces se muerden la cola cuando hablan.

Mail: renearcecirigo@gmail.com

Fb: René Arce

Web: renearce.com

Tw: @renearcemx

Imprimir

Comentarios