¿Qué le faltaba a Marisela Morales? - Leopoldo Mendívil | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 20 de Abril, 2017
¿Qué le faltaba a Marisela Morales? | La Crónica de Hoy

¿Qué le faltaba a Marisela Morales?

Leopoldo Mendívil

DR. RAÚL CERVANTES ANDRADE,

PROCURADOR GENERAL:

+Desde el lunes, el Canal 40
de TVA será

adn40; de ida, de vuelta
 y de más calidad

El 8 de julio del año 2013 todavía no eran claros los arreglos hechos entre la administración federal calderonista y la peñista, que apenas comenzaba, pero de que los habían establecido ni duda había. Marisela Morales Ibáñez, la nueva diplomática mexicana, era la gran prueba… Yo me había equivocado con ella y ese día lo debí reconocer:

“Suelo reconocer mis errores —escribí al director del Instituto Nacional de Estudios Jurídicos de la UNAM, Sergio García Ramírez— , pero ninguno mayor, me parece, que el publicado aquí el 3 de agosto de 2011.

Marisela Morales Ibáñez cumpliría, cuatro días después apenas, cuatro meses al frente de la Procuraduría General de la República, así que el principal motivo de ese error fue la prisa. De haber esperado un tiempo prudente, otra cosa hubiera sido esa columna.

“Primero presenté el decálogo de sus cualidades: 1.- abogada profesional; 2.- funcionaria de carrera en la procuración de justicia; 3.- conocedora profunda de la PGR; 4.- eficiente; 5.- experta; 6.- inteligente;  7.- con sentido común; 8.- honesta; 9.- valiente y 10.- mujer.

“El tiempo me demostró que fallé al menos en los puntos 4, 7 y ¡8..!, vitales todos para un buen desempeño de la función pública. Quizá debí cambiar alguno de esos por la condición de leal porque lo fue con su jefe, el presidente, pero devaluó su lealtad al país y,  en cambio, la que dio al jefe adoleció de una falta enorme de eficiencia.

“Lo que más me impresionaba de aquella procuradora general de cuatro meses fue que, hasta ese momento, había resultado mejor y más valiente que, al menos, sus antecesores panistas. Y si bien ya había cometido para entonces un grave error con la forma como realizó la depuración  de la PGR, la había ejecutado con tanta rapidez que aún no aparecían sus consecuencias.

“… Pero cuando éstas comenzaron a aflorar, lo escrito, escrito estaba ya y solo me quedaba esperar el momento de tener que reconocer los errores.

“Tal momento llegó a raudales y relativamente rápido, quizá por la celeridad con que el presidente comenzó a utilizar la procuración de justicia, pero al revés, como el arma que consideró letal para poder mantener su línea, más que a su partido, en el poder.

“Luego de la depuración, que esa sí fue iniciativa total de la procuradora, en el resto de las acciones ligadas a  la guerra contra el narco y al manejo político-electoral pronto se comenzó a identificar la mano presidencial moviendo la cuna, pero también fue claro que para esa clase de acciones Marisela no fue la persona indicada para operar ni rodearse de la gente experimentada en actuar desde los albañales; creyó en sus cuates y en personajes más cercanos a ella y el resultado fue todo el desbarajuste que ya prácticamente han regurgitado casi completo las coladeras con la pestilencia que le provocaron los testigos protegidos para cumplir las instrucciones que le llegaban desde Los Pinos, principalmente, pero también de la Defensa Nacional.

“El viernes pasado concluyó la guerra de los generales contra los generales, con el resultado de que los malos resultaron ser los buenos y están ya fuera de la cárcel. La gran pregunta es si serán sustituidos en las celdas que ocuparon, o si las Fuerzas Armadas deciden cargar solas el maltrato.

“Pero tan sucia la guerra contra el narco y la de los generales como la electoral. No solo sucia; quizá principalmente equivocada e inútil. ¿Para qué sirvió? Para puras vergüenzas porque las acusaciones sobre gastos excesivos y endeudamientos escandalosos contra los gobiernos priistas resultaron compartidas con los panistas y algunos de éstos incluso peor, pero fueron encubiertos hasta noviembre pasado. 

“A Marisela solo le faltaba resultar involucrada en  broncas administrativas, de dinero, y ya lo fue. Aun cuando siguen bajo investigación, ahí están los 92 millones de pesos gastados en 17 sistemas tecnológicos de los cuales 14 ya no operan, dos que fueron pagados pero no entregados y uno pagado a un sobreprecio de casi nueve millones de pesos.

“En este sentido lo peor sucedió el sábado último al trascender, en el diario que Marisela prefería para sus filtraciones mediáticas, la adquisición de dos equipos de espionaje telefónico capaces de vigilar a cuantos se quiera —aunque para aplicarlo deba existir un permiso judicial, pero sin permiso es el pan de cada día en todo el país—, a un costo hasta tres veces superior a los del mercado. Si por todo el resto la exprocuradora quizá librara la acción legal, estos asuntos presupuestales sí podrían concluir con su carrera diplomática…

“De sus pifias, pareciera que solo queda pendiente el caso de los ex gobernadores tamaulipecos acusados de facilitar la operación del cártel del Golfo en aquella entidad. Manuel Cavazos y Eugenio Hernández ya demostraron su inocencia, pero contra Tomás Yarrington la cosa fue peor porque en su contra se fue casi toda la jauría de testigos protegidos que Marisela tenía a su disposición, vinculados además con la DEA y usted sabe que todos resultaron unos mentirosos viles en los casos de los generales, de Noé Ramírez Mandujano y de varios más. ¿Por qué no habrían de ser igual en el de Yarrington? La nueva PGR tiene la palabra”.

Pues sí, procurador Cervantes, así de claras se veían las cosas, pero algo más que en aquellos momentos se ignoraba fue que la PGR tenía ya muy clara su conducta:

La mordaza…

 

Internet:  Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

Imprimir

Comentarios