El populismo amenaza a Francia (y a Europa) en las elecciones más reñidas | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 20 de Abril, 2017

El populismo amenaza a Francia (y a Europa) en las elecciones más reñidas

Incertidumbre. Los franceses acuden el domingo a las urnas con cuatro candidatos casi igualados en las encuestas: Le Pen, la favorita de Trump; Melenchón, indignado y bolivariano: Fillon, perseguido por la sombra de la corrupción, y Macron, la esperanza antipopulista. Sólo dos de ellos irán a segunda vuelta. Si pasan los dos primeros, prepárense para una nueva sacudida global

El populismo amenaza a Francia (y a Europa) en las elecciones más reñidas | La Crónica de Hoy

No hace falta que abran las urnas para constatar un hecho irreversible. Nada será igual en la política francesa a partir del lunes, cuando ya se conozcan los ganadores y perdedores de las reñidas elecciones del próximo domingo. El bipartidismo que ha sostenido la V República desde los tiempos del general De Gaulle morirá porque ya hay un perdedor seguro: Benoit Hamon, candidato del histórico Partido Socialista. La formación que reforzó el papel de Francia en el mundo, de la mano de François Mitterrand, se asoma al abismo con un humillante 7% en las encuestas, castigado severamente por la impopularidad del actual presidente François Hollande, tan quemado que tomó la decisión inaudita en un mandatario francés de no presentarse a la reelección.

La sombra de la corrupción casi destruye también a la derecha tradicional francesa. Al ambicioso ex presidente Nicolás Sarkozy, una causa en los juzgados por financiamiento ilegal le costó perder la candidatura y presentarse a la reelección, mientras que François Fillon, ganador de las primarias del refundado partido “Los Republicanos”, resistió a duras penas el escándalo de corrupción que enfangó de lleno a su mujer y que le estalló en plena campaña.

Sólo el miedo de muchos votantes conservadores y católicos a que pasen a segunda vuelta un candidato de izquierdas y la líder de la extrema derecha, Marine Le Pen, que promete un referéndum para sacar a Francia de la Unión Europea (UE), mantuvo con vida a Fillon.

Empate técnico. Descartado, por tanto, el socialista Hamon, la última encuesta da un inédito empate técnico entre cuatro candidatos. La xenófoba Le Pen, que arrancó la campaña como favorita, impulsada por el populismo ganador de su admirado Donald Trump, cayó a un segundo puesto, perjudicada por el empuje del independiente Emmanuel Macron, que se define como “socioliberal” y que encarna la esperanza de muchos miles de franceses que reniegan de décadas de bipartidismo tradicional, pero que se niegan a abrazar el populismo, tanto el de extrema derecha de Le Pen, como el de extrema izquierda de Jean-Luc Melenchon, la otra estrella emergente de la política francesa, que consechó mejor que nadie el estado de indignación de los ciudadanos con la “casta política”.

De mantenerse en las urnas lo que anuncia el sondeo publicado ayer por Ifop-Fiducial, Macron ganaría la primera vuelta con un 24 por ciento de los votos, un aumento de medio punto respecto a la última medición, que constata un estancamiento de Le Pen, que se queda con el 22.5%, aunque suficiente para pasar a la segunda vuelta, el 7 de mayo.

En cualquier caso, el sondeo revela que las elecciones del domingo serán muy reñidas, ya que los otros dos candidatos con posibilidades pisan los talones a Le Pen. Fillon se encuentra tres puntos por debajo (19.5%), mientras que Melenchon está a cuatro puntos (18.5%).

Momento Macron. La encuesta regala premio a los dos mejor colocados. A Le Pen le concede el voto más fiel, con apenas un 15% de sus votantes que podría cambiar su voto a última hora. A Macron, que no sale tan bien parado en fidelidad, con un 22% que podría abandonarlo, le anuncia que, si logra finalmente pasar a segunda vuelta, se convertiría en el futuro presidente de Francia por los próximos cinco años.

En el duelo final entre Macron, que goza del respaldo de las clases medias altas europeístas y con más estudios, ganaría con el 61%  de los votos, mientras que Le Pen, la más popular entre la clase obrera a costa de repetir que los inmigrantes les roban los puestos de trabajo, perdería con un 39%.

Sin embargo, no hay que olvidar el fiasco de las encuestas, que daban por seguras las victorias del “no” al Brexit, y de Hillary Clinton en las elecciones de noviembre pasado en Estados Unidos.

El escenario más probable es que Le Pen y Macron pasen a segunda vuelta, pero si un vuelco logra que sea Melenchon el que se enfrente a Le Pen en la batalla del 7 de mayo, el próximo lunes amaneceríamos con un seguro terremoto financiero a escala global, ya que se enfrentarían dos candidatos populistas y extremistas, que acabarían, por dar jaque mate al euro y pondrían en peligro la existencia misma de la Unión Europea, para alegría del nuevo líder mundial antisistema y antiglobalización: Trump.

 

Emmanuel Macron

Ex ministro del presidente François Hollande, saltó del barco socialista cuando empezó a arder y se presentó de independiente como “social-liberal”. Apuesta por limpiar de corrupción la clase política anquilosada, pero sin por ello renunciar a una Unión Europea fuerte, lo que lo convierte en el favorito de Merkel y hasta de Obama (que ayer lo llamó). Si buscan quién sería su “alter ego” político, ahí está el canadiense Justin Trudeau.

 

François Fillon

El candidato de la derecha moderada apela abiertamente al voto católico, que aún no se repone de que se haya aprobado el matrimonio entre personas del mismo sexo en la tierra de Juana de Arco, lo que lo convierte en atractivo para el votante rural del llamado “desierto francés”, pero también lo convierte en una anticuado para el “oasis parisino”. Con decir que su político más admirado es la Dama de Hierro, Margaret Thatcher, está todo dicho.

 

Marine Le Pen

Su mayor pesadilla sería que le pasase como a su compañera populista peruana, Keiko Fujimori, quien, como la francesa, heredó el partido de su padre y dos veces seguidas salió derrotada, pese a ser favorita, porque el resto de partidos le dio la espalda en segunda vuelta. La líder del Frente Nacional perdió en 2012 y podría ocurrirle ahora lo mismo en mayo, si pasa a segunda vuelta y el resto de partidos conspiran contra ella, entre otras cosas por querer convertirse en la Trump europea.

 

Jean-Luc Melenchon

Se siente el líder de los indignados franceses, o lo que es lo mismo, una mezcla entre Pablo Iglesias, candidato del partido antisistema español Podemos, y el demócrata radical estadunidense Bernie Sanders. Quedó tan contento con su fulgurante en la carrera electoral, que se permitió el lujo de decir la mayor estupidez de la campaña: solicitar que Francia ingrese en la moribunda Alianza de Naciones Bolivarianas. Si, después de esto, encima gana, podemos dar por perdida a Francia.

 

fransink@outlook.com

 

Imprimir