Una festiva marcha demanda que la ciencia sea vital en toma de decisiones | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 22 de Abril, 2017

Una festiva marcha demanda que la ciencia sea vital en toma de decisiones

Ayer caminaron juntos quienes la aman en la UAM, el IPN, la UNAM, el Cinvestav… Las políticas públicas deben diseñarse con evidencia científica. “Más posgrados, menos diputados”, una de las consignas

Una festiva marcha demanda que la ciencia sea vital en toma de decisiones | La Crónica de Hoy

La fuerza de las redes sociales sorprendió a los propios organizadores de la Marcha por la Ciencia en México. Cerca de mil 500 personas, principalmente jóvenes estudiantes e investigadores, caminaron ayer desde el Ángel de la Independencia hasta el Zócalo, para pedir al gobierno de la república que las decisiones de política pública se tomen con base en evidencia científica; que se invierta el 1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) a investigación y desarrollo, y que no haya recortes al número y asignaciones económicas para becas de posgrado.  

Algunos salieron con mariposas monarca, hechas con cartulina, en las manos, otros con gorros de calamar marino o de tiburón, e incluso había un hombre vestido como árbol. A lo largo del camino, por el Paseo de la Reforma, avenida Hidalgo, Eje Central Lázaro Cárdenas y calle 5 de mayo, se escuchaban los gritos emblemáticos de diferentes escuelas: los “Goya”, de la UNAM; los “Huelum”, del Politécnico y Cinvestav, y las porras de la UAM. Pero también nuevas consignas, que antes no sonaban en la vía pública de este país:

“Un país sin ciencia, no tiene conciencia”… “Más posgrados, menos diputados”… “Más doctores, menos senadores”… “Ciencia sí, recortes no. Becas sí, recortes no”,… “México, escucha, la ciencia está en la lucha”.

El sol descendiendo por el poniente, detrás de la columna del Ángel de la Independencia, estuvo sobre la espalda de los manifestantes todo el tiempo, quienes fueron encabezados por un contingente que transportó una manta gigante, de color azul, en la que podía verse el esquema de un átomo acompañaba a las frases “Marcha por la Ciencia y Día de la Tierra”.

En una de las aceras, unos visitantes japoneses miraban atentos la movilización, y uno de ellos, el señor Nobu, de 50 años, que al ver el contingente con pancartas de átomos y elipses de ADN comentó: “Yo sabía que en México hay científicos y que han participado en conferencias internacionales, como la de cambio climático, pero no pensé que hubiera tantos jóvenes científicos mexicanos”.

Uno de estos jóvenes, Juan José Rodríguez Espinosa, de 19 años de edad, estudiante del área 2, de ciencias en la Preparatoria 5, de la UNAM dijo sentirse orgulloso y emocionado por ver a tantos, como él defendiendo a la ciencia mexicana.

“Siento que es muy importante porque estamos dando a conocer nuestra inconformidad con los recortes que se hicieron este año a la ciencia y a la educación general”, explicó el joven, quien marchaba junto a su familia, entre ellos, un pequeño hermano de meses de nacido.

Y es que el corazón de la marcha fueron los jóvenes, organizados a través de cuentas de Facebook y Twitter.

“Algo que también es histórico fue la manera como nos organizamos, porque como gente joven conocemos el poder de las redes sociales y también demostramos que no necesitamos la convocatoria de organizaciones como la Academia Mexicana de Ciencias, que no se quiso sumar a la convocatoria y sólo ofreció una conferencia de prensa. Sí podemos organizarnos al margen de la burocracia que domina a las instituciones de investigación del país”, dijo César Jurado, estudiante del posgrado en Filosofía de la Ciencia de la UNAM.

Ayer caminaron juntos los que aman la ciencia dentro de la UAM, el Politécnico Nacional, la UNAM, los Institutos Nacionales de Salud, CIESAS, Cinvestav, la Sociedad Astronómica de México, y representantes de la Universidad de Guanajuato, el Colegio de Posgraduados y el Tecnológico de Monterrey, entre otras instituciones representadas.  

Fue una marcha donde se pudo contar más de un centenar de batas blancas, pero también había familias empujando carriolas y otras madres con bebés en brazos.  

Y fue, en realidad, un día histórico para la ciencia de todo el mundo, pues científicos de más de 600 ciudades, de los cinco continentes, salieron a las calles para defender su actividad. Los primeros en lanzar la convocatoria fueron los investigadores de Estados Unidos, pero el apoyo a este campo de la actividad humana se materializó en mítines, marchas y pláticas en Australia, Japón, Corea, Sudáfrica, España, Alemania, Inglaterra, Francia, en incluso se colocó una manta en favor de la Marcha por la Ciencia en el Polo Norte.

Muchos en la calle no sabían de esta marcha, pero se alegraron al verla.

“Me alegra ver a tantos jóvenes, porque las mentes de siempre no van a cambiar nada, y es importante que la gente pensante también tome las calles”, dijo Carlos Juárez, de 57 años. Más adelante, Marisol González, de 40 años, miraba la marcha junto a su familia y dijo: “No sabía de esta marcha, pero sí sé que la ciencia es muy importante para el futuro de nuestros jóvenes”.

Así entró y alzó su voz la ciencia en el Centro Histórico de Ciudad de México, pero en el interior de la República otros cientos se manifestaron en foros informativos, talleres y marchas en Cuernavaca, Chetumal, Puebla, Morelia, Irapuato, Guadalajara, entre otras ciudades, que sumaban 15, según reportes difundidos en redes sociales

La marcha mexicana, que se convocó en el marco del Día Mundial de la Tierra, fue histórica por varias razones pero la principal es que, en 217 años de historia independiente, nunca los científicos habían protagonizado una manifestación pública.

Imprimir