Macron, presidente de Estados Unidos - Fran Ruiz | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 23 de Abril, 2017
Macron, presidente de Estados Unidos | La Crónica de Hoy

Macron, presidente de Estados Unidos

Fran Ruiz

Los franceses se encontraban ayer ante una encrucijada. Debían elegir entre cinco caminos: dos de ellos —uno socialista y otro conservador— que los llevaban al destino de siempre, al del bipartidismo en el que han vivido toda la vida; otros dos caminos eran antisistema y populistas —uno de derechas y otros de izquierdas—; y un quinto camino, el más improbable hace apenas un año, era también antisistema, pero antipopulista.

Algunos franceses escogieron el camino conocido del candidato socialista Benoit Hamon y el del conservador François Fillon; otros se decantaron por el del “indignado” de izquierdas Jean-Luc Melenchon, pero la mayoría escogió dos radicalmente opuestos: alrededor de un 24 por ciento eligió el camino que les mostró el joven Emmanuel Macron, un candidato antisistema, pero no un populista xenófobo, lleno de odio y de promesas demagogas, como lo es su adversaria, Marine Le Pen, que desde el otro camino logró atraer a un preocupante 22 por ciento de los votantes.

Quedémonos con la buena noticia. El camino que más gente atrajo no fue el de la populista ultraderechista, sino el del centroizquierdista liberal Macron. Otra noticia aún mejor (aunque de momento sólo sea una promesa): los perdedores de la jornada ya han pedido a sus seguidores que regresen a la encrucijada para que el 7 de mayo se metan por el sendero de Macron y, por segunda vez consecutiva, impidan una victoria de la candidata que promete derribar la Unión Europea y expulsar a los inmigrantes “criminales” del país.

Si ocurre esto, Francia habrá dado una lección de cómo se debe responder a la pregunta que nos pone de tan mal humor desde hace demasiado tiempo: ¿Qué hacemos para castigar a la casta política tradicional (corroída por la corrupción y el mal gobierno), sin tener que echarnos en brazos de falsos profetas populistas, que culpan de todo a los otros y tratan de vendernos soluciones mágicas para todo?

Los franceses decidieron ayer que la solución, para castigar a la derecha y a la izquierda tradicional, no era girar hacia la extrema izquierda de Melenchon, como dentro de dos domingos tampoco lo será girar a la extrema derecha de Le Pen. La solución será votar masivamente a Macron y su promesa de poner en marcha a la anquilosada Francia, sin tener que aplicar soluciones radicales, como sacar al país de la UE. Ni siquiera un atentado islamista en pleno corazón de París y en víspera de la apertura de urnas dio ayer la victoria a Le Pen, pese a que intentó criminalizar una vez más a los inmigrantes y a los “terroristas que conviven entre ellos”.

Por eso duele más la “tragedia americana” que sufrimos todos desde noviembre, porque los demócratas no vieron a tiempo que la fórmula para ganar al populista de derechas Donald Trump no era Hillary Clinton, una candidata de la vieja casta, ni tampoco era un candidato populista de izquierdas como Bernie Sanders, sino alguien nuevo, con ideas frescas, con el combate a la corrupción por bandera y desde luego progresista. Si Macron hubise competido contra Trump...

Pero veamos el futuro con optimismo. Los franceses, que pronto tendrán al presidente más independiente de su democracia, marcaron el camino que todos deberíamos seguir, incluidos, por supuesto, los mexicanos.

fransink@outlook.com

 

Imprimir

Comentarios