Leyes a capricho... no a conciencia - Marielena Hoyo Bastien | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 26 de Abril, 2017
Leyes a capricho... no a conciencia | La Crónica de Hoy

Leyes a capricho... no a conciencia

Marielena Hoyo Bastien

Cuando di con una reciente declaración del Presidente

 de la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO),

simplemente no lo pude creer. Las llaves de la despensa

en manos del glotón, me dije. Y es que…

Quien abierta y descaradamente ha procedido de forma

tan tiránica como ilegal. Quien para ello ha recurrido a la

Fuerza Pública con personal portando armas largas, y no

 ha reparado en mal usar recursos públicos y humanos sin

 la justificación debida. Quien ha propiciado y permitido

a todas luces dos cateos sin cubrir las formas, PERO,

todo ello no para capturar al líder criminal de la entidad

dizque a su cargo, sino para irse contra una mujer de la

 tercera edad, cuyo de-li-to fue dar hogar a poco más de

un centenar de perros abandonados en las calles de

Tepoz… sí… por compasión y porque su gana le da y

porque  puede y tiene cómo y con qué, ESE arbitrario

personaje, que además aspira a ser presidente de

México, presentará a sus colegas, el próximo 3 de mayo,

un ¡código de conducta! Sólo en México caray…

 Me refiero, claro, al perredista Graco Luís Ramírez

Garrido Abreu, gobernador de Morelos.   

 

Y otro que resultó igual de torpe fue César Camacho, líder de los priistas en la Cámara de Diputados, ya que desde que lo sentenció la semana pasada, cuando no pasó la iniciativa VERDE-DELFINES, sabíamos que mostraría músculo más que cabeza. En lugar de tratar de entender y atender puntualmente los pros y los contras de las disposiciones relativas que provocaron tanta controversia, optó por una actitud petulantemente caprichosa, amenazando con que obligaría la asistencia de sus huestes y rémoras para lograr el quórum necesario, lo que, obvio, daría como resultado que la votación se inclinara a su parecer, que NUNCA a favor de los animales a proteger; porque así fue y no de otra manera como se aprobó la trastocada reforma al 4º párrafo del Artículo 60 Bis de la Ley General de Vida Silvestre, alterada de tal modo, que su objeto inicial quedó en el olvido pese a tratarse de un importantísimo paso inicial para terminar con los espectáculos que usan y abusan de los mamíferos marinos.

Pasó, como dicen mis compañeros de causa, que el asunto terminó siendo un ejercicio frankensteiniano que concluirá afectando más que favoreciendo a ese grupo de especies, más no solamente a los que están en delfinarios, sino parejo a todos. También aquellos que se ubiquen en zoológicos con miras a su conservación, ya que la redacción, para peor, quedó inexacta, ambigua y hasta incongruente. En fin…

Que lo que ayer aprobaron 432 diputados presentes, de los 500 que debieron asistir, dio como resultado 242 votos obligados a favor, 190 en contra y cero abstenciones. Quiero imaginar que los ausentes tuvieron dignidad, y antes que votar algo que no los convencía optaron por faltar, pero como el hubiera no existe, me quedaré con la tentación. ¿Qué sigue?

Trabajar con los Senadores para tratar de componer las aberraciones de la propuesta, metiéndole más cerebro y técnica que arrebato; proponiendo y discutiendo todos los fundamentos, con el único fin de poder brindar a los animales afectados la seguridad de un bienestar permanente, pero más que nada, de un futuro promisorio que no se dará de quedar tal cual.

Más hubiera valido reventar la votación, partiendo de que la apuesta inicial era simplemente no permitir más delfinarios en un país que ha sido campeón de este abuso, y de pasadita, que se dejara de lucrar con el fraude de la delfinoterapia, que aparte, demostrado está, estresa mucho a los cetáceos, pero...

No todo resultó negativo en el poder legislativo. Ayer también, pero ahora en la Cámara de Senadores, pasó la propuesta de neto origen ciudadano y arropada por diferentes fuerzas políticas desde la Cámara de Diputados, para sancionar en todas sus vertientes las “peleas de perros”. No se esperaba otra cosa. 74 votos a favor. Cero en contra. Ninguna abstención. ¡Aplauso!, más…

Me quedo pasando aceite por el perrito al que el pasado domingo le asesinaron a su compañero humano (José Luís Trejo) en Torres del Potrero, CDMX. Permaneció echado al lado del cadáver, y a saber qué habrá sido de tan fiel criatura.

producciones_serengueti@yahoo.com

marielenahoyo8@gmail.com

Imprimir

Comentarios